• Diario Digital | Martes, 21 de Noviembre de 2017
  • Actualizado 11:14

"Un domingo como otro cualquiera", el regreso de la bestseller australiana Liane Moriarty después del éxito de la serie televisiva "Pequeñas mentiras"

"Un domingo como otro cualquiera", el regreso de la bestseller australiana Liane Moriarty después del éxito de la serie televisiva "Pequeñas mentiras"

Liane Moriarty demuestra una vez más en esta novela su maestría para introducir al lector en una historia y atraparlo desde el primer párrafo. El libro se adentra en las repercusiones para los protagonistas de un desagradable incidente que tiene lugar «un domingo como otro cualquiera» en una barbacoa en el patio trasero de una casa de Sídney. En ella participan tres parejas —Erika y Oliver, un matrimonio formal con una vida muy planificada; Sam y Clementine, una pareja desordenada y pretendidamente más bohemia y divertida; y los anfitriones, Vid y Tiffany, dos personas singulares y menos sofisticadas— junto a sus hijas.

Los personajes abandonan por un momento sus rutinas para adentrarse en una reunión «improvisada» que, sin querer, les conduce a terrenos pantanosos en los que se mueven con dificultad y de los que les resulta imposible salir intactos. A partir de ese día, nada en sus vidas volverá a ser como antes.

La autora utiliza un suceso muy concreto para reflexionar sobre las vidas de personas en apariencia normales que, ante algo inesperado, reaccionan dejando asomar odios, resentimientos y frustraciones, justificados por infancias difíciles y secretos familiares —patologías psiquiátricas, alcoholismo…—, que han dado lugar a complejas relaciones de amistad y de pareja.

La historia se mueve entre dos líneas temporales, volviendo varias veces a ese acontecimiento principal que intercala con el relato de las consecuencias de lo que ocurrió ese
«domingo como otro cualquiera», pero sin terminar de desvelarlo hasta casi el final de la novela. Este recurso añade intriga y permite a Moriarty desplegar su gran destreza para contar historias.

¿Qué puede ser tan grave como para provocar todas esas reacciones en los personajes? ¿Y tan espantoso como para mantener al lector en tensión desde el principio y conseguir que no deje de especular hasta el final de la novela sobre las posibles desgracias que pueden ocurrir en una barbacoa: un comportamiento indecente, una pelea, un asesinato, una revelación…, o todo a la vez? Mil cosas horribles van a pasar por nuestra mente durante la lectura, algo de lo que la autora, por supuesto, es muy consciente.

El libro comienza con Clementine rememorando lo sucedido el día de la barbacoa en una charla en el salón de actos de una biblioteca, ante una audiencia formada mayoritariamente por ancianos del barrio.

Clementine, violonchelista, y Erika, que trabaja como contable, son amigas desde que eran pequeñas, pero su relación siempre ha resultado algo complicada. En la actualidad, debido a las obligaciones de cada una (maridos, trabajos, hijas, en el caso de Clementine), se han podido distanciar y liberar un poco la una de la otra, lo que ha resultado un alivio para ambas. Sin embargo, una inesperada invitación a una tarde de barbacoa en casa de los vecinos de Erika va a reavivar de nuevo los problemas de su relación.

La merienda se celebra precisamente el mismo día en que Erika y Oliver quieren pedirles algo muy importante a Sam y Clementine. Y aunque esta última se queda absolutamente
sorprendida y considera que hacer lo que les proponen le resultaría «repugnante», les asegura que lo considerará; sigue así fingiendo la relación de amistad con esa persona que considera «tóxica» e incómoda. Moriarty utiliza este encuentro de los dos matrimonios antes de la barbacoa para comenzar a crear la enrarecida atmósfera con la que estos cuatro personajes acudirán a la reunión, haciendo saber así al lector que nada puede salir bien.

Justo después de esta conversación, acuden a casa de los anfitriones, Vid y Tiffany, una pareja muy sociable, espontánea y algo vulgar. Ninguno de los invitados los conoce bien, pero Sam y Clementine se divierten bastante con ellos y los consideran una tabla de salvación en ese momento, ya que así no tendrán que pasar la tarde solo con Erika y Oliver tras la tensa conversación. En la barbacoa disfrutan con las bromas y las insinuaciones de sus anfitriones —especialmente Sam y Clementine, que incluso tontean con ellos—. Mientras tanto, las hijas de Sam y Clementine, Ruby y Holly, se entretienen con Dakota, la hija de Vid y Tiffany; todo discurre de forma agradable... hasta que tiene lugar un hecho terrible, que los deja completamente atormentados por la culpa.

Liane Moriarty (Sídney, 1966) tuvo una variada trayectoria profesional antes de dedicarse por completo a escribir: trabajó durante años en marketing y publicidad, dirigió su propio negocio, The Little Ad Agency, y fue redactora publicitaria freelance escribiendo desde contenidos para sitios web hasta anuncios de televisión.

En medio de todo este recorrido profesional escribió un libro para niños titulado The Animal Olympics —que no encontró editor— y después se matriculó en un máster de escritura en la universidad, cuyo proyecto final, Three Wishes, fue su primera novela publicada. Desde entonces ha escrito seis novelas más para adultos: The Last Anniversary, Lo que Alice olvidó, The Hypnotist’s Love Story, El secreto de mi marido, Pequeñas mentiras y Un domingo como otro cualquiera.

En agosto de 2013, la quinta novela de Liane, El secreto de mi marido, se convirtió en un best seller en Estados Unidos en tan solo dos semanas; se colocó en el número 1 de la lista de The New York Times y llegó a vender dos millones de ejemplares en todo el mundo. Sus siguientes novelas, Pequeñas mentiras y Lo que Alice olvidó, también fueron grandes éxitos.

El secreto de mi marido va a ser llevado a la gran pantalla por CBS Films en una adaptación producida y protagonizada por Blake Lively.

Por su parte, la miniserie de la HBO Big Little Lies basada en la novela Pequeñas mentiras, y en cuyo guion ha intervenido la autora, se ha proclamado como una de las grandes vencedoras de los Emmy en 2017, consiguiendo ocho premios. Las protagonistas e impulsoras del proyecto, Nicole Kidman y Reese Witherspoon, preparan ya la segunda temporada. Ambas actrices también han comprado los derechos cinematográficos para producir la adaptación de Un domingo como otro cualquiera.

Liane Moriarty vive en Sídney con su esposo y sus hijos y, con el nombre de L. M. Moriarty, es además autora de la serie de libros para niños Space Brigade.

Sus best sellers Pequeñas mentiras y El secreto de mi marido están publicados también en Suma de Letras.

Puedes comprar el libro en: