• Diario Digital | Martes, 20 de Febrero de 2018
  • Actualizado 22:02

Stephen King y su hijo firman "Bellas durmientes", una distopía feminista sobre un mundo más pacífico y más justo

"Bellas durmientes" es la espectacular colaboración entre Stephen King y su hijo Owen King nos ofrecen la historia más arriesgada de cuantas han contado hasta ahora. es una distopía feminista, cuya hipótesis es la posibilidad de que las mujeres abandonen este mundo hartas de la violencia y el maltrato.

Stephen King
Stephen King
Stephen King y su hijo firman "Bellas durmientes", una distopía feminista sobre un mundo más pacífico y más justo

La violencia que se ejerce sobre las mujeres y hartas de esta crean una sociedad sin hombres. La historia en definitiva es una parábola sobre la posibilidad de un mundo exclusivamente femenino, más pacífico y más justo.

No es precisamente un tema nuevo, en la literatura o el cine. Lo que destaca en esta versión particular es su brillantez. En un futuro tan real y cercano que podría ser hoy, y con una fantasía espectacular, que en todo momento se apoya en la lógica y en la reflexión, los autores convierten la idea de que las mujeres abandonen el mundo para crear otro en un cuento conmovedor, en una aventura emocionante a veces violenta y a veces tierna.

La novela contiene ciertos pasajes que recuerdan a Apocalipsis, pero también al descenso dantesco de los personajes de "La cúpula" a medida que el tiempo apremia, con un personaje central cuya dualidad desorientará a más de un lector: en las propias palabras de los autores, Evie Black es la Madre Naturaleza, la Bella Durmiente atrapada en el castillo, y Maléfica, la bruja, todas al mismo tiempo y en el mismo cuerpo.

Todo comienza en el condado de Dooling, Virginia Occidental, cuando una misteriosa mujer conocida como Evie Black asesina a un violador y a un amigo de éste, dejando viva a una joven adicta. A partir de la extraña apari­ción de Evie en esta región de los Apalaches, todas las mujeres del planeta son víctimas de una misteriosa epidemia: una vez que se duer­men, un capullo blanco surge de ellas, aislán­dolas del mundo exterior y llevándolas a otro lugar. Y aquellos adultos que cometen el error de despertarlas, destruyendo las hebras de las crisálidas en el intento, terminan asesinados: liberar a las mujeres de los capullos las hace presas de un instinto homicida incontrolable que solo se detendrá cuando vuelvan a dormir­se, algo que tendrá lugar después de haber eli­minado a quien las haya despertado.

Las consecuencias empiezan casi inme­diatamente: hombres desorientados y preo­cupados por sus esposas, novias, hijas y ma­dres, buscando desesperados una solución a Aurora, esta enfermedad de la cual nadie pa­rece tener información ni cura; otros hombres que, abandonados a sus instintos primarios, consideran que tienen que tomarse la justicia por su mano, eliminando los capullos y justi­ficando a quien quiera escuchar que las pro­pias mujeres son las culpables y sus actos son responsables de esta situación. Hay casos de violaciones de mujeres dormidas y otros en los que sus hombres las esconden para defender­las. Y, finalmente, algunas mujeres que hacen todo lo posible y a su alcance para mantenerse despiertas y postergar lo inevitable. Y otras que incluso entregan a sus hijos para no hacerles daño antes de volver a dormir. El mundo se está quedando sin mujeres.

Pero hay una mujer que es inmune a la epi­demia. Evie Black, prisionera (y protegida) en el Centro Penitenciario de Mujeres de Dooling, puede dormir y despertar sin problema alguno, además de tener otros talentos, como comuni­carse con ciertos animales e insectos, o saber cosas de los habitantes de Dooling que nadie le ha contado. Y en ella reside la única espe­ranza de una humanidad que, de no encontrar cura, quedará extinta tal como la conocemos en menos de cien años. En un mundo donde el tiempo se ha vuel­to un bien indispensable, el futuro de toda la humanidad queda en manos de unas pocas personas en la prisión de mujeres, quienes tendrán que mantener con vida a Evie Black, ya que creen que en su cuerpo reside la cura a Aurora, esté viva o muerta.

Entretanto, las habitantes de ese mundo femenino empiezan a plantearse su futuro. El destino de todas las mujeres del planeta de­pende de su decisión. Las madres echan de menos a sus hijos, otras a sus parejas o senci­llamente sus vidas, y la posibilidad de regresar empieza a plantearse. Algunos hombres por su parte se organizan para asaltar la cárcel y obli­gar a Evie a desvelar el misterio. Solo ella cono­ce el lugar exacto del Árbol por cuyo tronco se accede a ambos mundos.

Stephen King es autor de más de cincuenta libros, todos best sellers internacionales. Su obra "22/11/63" fue elegida por The New York Ti­mes Book Review como una de las diez mejores novelas de 2011 y por Los Angeles Times como el mejor libro de intriga del año. En 2003 fue galardonado con la medalla del National Book Award Foundation for Distinguished Contribu­tion to American Letters; en 2007 fue nombrado Gran Maestro de los Mystery Writers of Ameri­ca, y en 2014 recibió la National Medal of Arts. Vive en Bangor, Maine, con su esposa Tabitha, también novelista.

Owen King es autor de Double Feature y To­dos a una (Plaza & Janés, 2005) y coeditor de ¿Y ahora quién nos salva? Nuevos superhéroes y sus sorprendentes historias (cortas). Esta es su primera novela juntos.

Puedes comprar el libro en: