• Diario Digital | Lunes, 18 de Diciembre de 2017
  • Actualizado 06:09

‘Tiempos de David’, de Alfredo de Cossío

‘Tiempos de David’, de Alfredo de Cossío

Menos mal que existen las cubiertas porque con este título probablemente estuviéramos esperando leer sobre polvo de arena, luchas de religión y Oriente Medio. Pero no. En la cubierta aparece un hombre disparando en un club de tiro y más o menos es lo que vamos a encontrar dentro. Aunque muchos de los nombres tengan reminiscencias bíblicas, aunque ciertas partes de la historia traten dilemas y mitos universales – no es casual que el “maestro” del protagonista, que es David, se llame Saúl –. Pues bien, ¿qué nos cuenta esta novela? Alfredo de Cossío nos presenta a David, peruano en la ciudad de Lima con un trabajo estable, tipo de empleo de aquellos que nuestros abuelos consideran dignos y de éxito, con pareja, coche de marca y casa propia. Eso es todo lo que tiene pero el libro ahondará en todo lo que le falta. Las posesiones de David no cubrirán la ansiedad por conocer quién es él y qué hace ahí. Lima será para él una ciudad insoportable, violenta, atropellada e incurable. Con un carácter de cierto halo influenciable, David empezará a cuestionarse su vida a través de unas preguntas que también serán lanzadas a nosotros, al lector. A partir de esas preguntas y de un accidente que se convertirá en giro argumental, le acompañaremos en su descenso vital y posterior resurgimiento, en su madurez. Porque de eso trata Tiempos de David’, de la madurez en este combate a muerte que es la vida.

Todo aprendizaje implica mancharse los zapatos de barro, bajar al fondo de uno mismo y plantarle cara a los fantasmas; implica la superación de envites, de escollos, de barreras que nos pone el día a día. Y eso es lo que le tocará vivir a David. Y a nosotros, si no lo hemos vivido ya. David encontrará voces que le guiarán en el camino, se apartará de otras. Su novia, el telediario, el gimnasio, el club de tiro: lugares clave en una historia de autoconocimiento que busca traer a la actualidad escenas bíblicas. Sí, los tiempos de David han cambiado, ha pasado el tiempo, pero los problemas de David, los problemas de él y los tuyos y los míos son los mismos. Y si los problemas siguen estando aquí, ¿qué podemos hacer nosotros entonces? Pues, como le dice el Saúl peruano y moderno al también peruano y moderno David: «estamos acá para dejar de ser víctimas». Como nosotros, los que buscamos la salvación en los libros.

Puedes comprar el libro en: