• Diario Digital | Domingo, 21 de Enero de 2018
  • Actualizado 23:42

“Con pecado concebido” de Sergi Escolano

“Con pecado concebido” de Sergi Escolano

La literatura de humor en España está mal vista. Se editan pocos libros de humor y los que lo hacen suelen ser rematadamente malos, sobre todo de humoristas graciosillos que salen en televisión que creen que por escribir un monólogo para algún programa tienen derecho a contarnos chistes malos encadenados sin ningún guión y trama. Desde los tiempos de Enrique Jardiel Poncela y que me perdone Eduardo Mendoza, no había leído una novela tan divertida e irreverente. Porque irreverente lo es un rato y si no que se lo digan a Malcolm I, el primer Papa negro de la historia ficticia, que querría ser el décimo.

El mundo vuelve a estar en peligro. Una abyecta trama se pergeña en las profundidades calurosas del Infierno. La llegada de Fede al paraíso de la maldad remueve los cimientos de esta institución tan maltratada por los libros religiosos. La venganza de las fuerzas del mal se diseña con mimo y meticulosidad para deshacerse de una vez por todas del señor de los cielos. ¡Y qué mejor que engendrar en la Tierra al nuevo Anticristo!

Había que escoger un lugar para engendrarlo. ¡Y qué mejor que hacerlo en Barcelona! ¡Cómo se nota que el autor es de allí y además acérrimo culé! Más sabiendo que el inefable Pelusa es considerado por muchos dios, un dios que ha caído en todos los vicios, bien podría ser el padre en lugar de Lucifer. No fue así y el ser rojizo y cornudo deberá asumir su papel, por el que le pagan.

Enterados los servicios secretos celestiales de la fecundación del Anticristo, suenan alarmas para las que no estaban preparados y preparan su plan de contraataque que no es otro que engendrar a un nuevo Mesías, ya que Jesús no está dispuesto a bajar otra vez a la Tierra, es de todo punto entendible, le trataron muy mal y no sólo los romanos, hasta su padre le dejó tirado.

Sin embargo, esa nueva venida de un nuevo Mesías hace que salten las estructuras celestiales. La Santísima Trinidad dejará de ser trina y será cuatrina, de dice así o cuatrinca, cuatreña, cuadrina o cuatrín. Un verdadero follón no saber la denominación correcta.

Con pecado concebida” se desarrolla tanto en el cielo como en el infierno y también en Barcelona. Sergi Escolano nos va contando lo que sucede en las tres dimensiones, aunque probablemente haya más. Por el cielo discurren ángeles, serafines y querubines de dudosos nombres actuales. La pluma del autor bautiza a estos seres con nombres apropiados. Lo mismo ocurre en el infierno y en Barcelona. Aquí asistimos a las concepciones de ambos futuros protagonistas, la búsqueda en el caso del Mesías supone algunas equivocaciones llenas de hilaridad.

La novela no es para tomársela en serio, no se la ha tomado en serio ni el autor, sino para reírse y disfrutar. Escolano ha ido desmontando muchas de las historias que la Biblia refleja. Miradas a la luz de la ciencia son auténticas invenciones. Con el libro disfrutará el escritor inteligente y el que no lo es. Vaya, que disfrutarán todos, se reirán con las ocurrencias del autor y los únicos que no se reirán, como siempre, serán los intransigentes. Si este libro fuese una obra de teatro, quemarían el escenario; si fuese una película, habría manifestaciones en contra en la puerta de entrada. Como es un libro, no pasará nada porque saben que en España nadie lee.

Por eso, Sergi Escolano se ha tenido que ir a publicar su libro a Oviedo, ciudad más que tradicional, en vez de hacerlo en Barcelona, ciudad más que liberal, o eso era antes. En cualquier caso, es una novela con la que el que no se ría es que no tiene sangre en las venas. Es original, llena de pequeños detalles con los que un lector atento se percatará de la fina ironía y gruesa que despliega. Libro que está bien escrito, bien editado con unas, -pocas-, ilustraciones fantásticas. Donde se nota que han disfrutado haciéndolo desde el portero de la editorial, un tal Pedro, hasta el más alto responsable, un tal Salvador, pasando por la primera mujer que lo ha leído, una tal Eva y por el último que lo ha leído, un tal Javier.

No hagan caso de lo que han leído en esta crítica y compren el libro, por favor, no se lo descarguen ilegalmente, harían la puñeta a las personas que con cariño han compuesto esta pequeña joya de humor patrio, donde por reírse se ríen de todo y de todos. Un libro terapéutico que lleva esa conocida máxima de: reírse es sano y alarga la vida. ¡Quizá por ello los protagonistas del libro sean inmortales!

Puedes comprar el libro en: