• Diario Digital | Miércoles, 22 de Noviembre de 2017
  • Actualizado 19:23

Entrevista a Javier Menéndez Flores y Melchor Miralles, autores de “El hombre que no fui”

“Sobre el caso de los marqueses de Urquijo sigue habiendo un halo de secretismo”

 

El día que la megaestrella literaria Ken Follet visita Madrid, quedo con Javier Menéndez Flores y Melchor Miralles. Ni que decir tiene que tanto el libro que han escrito como los autores son más interesantes que el libro y la figura del galés, que ya aburre demasiado. Ambos periodistas y, por supuesto, escritores acaban de publicar una interesantísima novela sobre el poco esclarecido caso del asesinato de los marqueses de Urquijo, “El hombre que no fui”, que acaba de editar “La Esfera de los Libros”.

Entrevista a Javier Menéndez Flores y Melchor Miralles, autores de “El hombre que no fui”

Javier Menéndez Flores es uno de los más reconocidos periodistas culturales de España. Especialista en música, ha realizado interesantísimos libros sobre Joaquín Sabina, Dani Martín y otros, y también tiene en su haber un par de novelas. Melchor Miralles es periodista de investigación. Si tuviésemos que señalar todas sus investigaciones colapsaríamos esta página web. Sus investigaciones sobre ETA o el GAL han dado la vuelta a toda nuestra península y más allá.

Ahora, han decidido poner sus ojos sobre un crimen que no ha sido lo suficientemente aclarado, el asesinato en Somosaguas de los marqueses de Urquijo. Un caso que convulsionó nuestro país, y eso que en aquella época noticias escabrosas, precisamente, no faltaban. Casos como el del Dioni, la dulce Neus o el de los propios marqueses, estremecieron a un país que daba los primeros pasos dubitativos por la recién estrenada democracia.

A Melchor Miralles le gusta escribir acompañado, se nota que es un periodista de pura raza, y en esta ocasión propuso a Javier Menéndez Flores escribir sobre los marqueses más famosos del comienzo de nuestra democracia. “La idea del libro fue de Melchor. Él trató bastante a un hermano de uno de los protagonistas del libro, Javier Anastasio, y cubrió el asesinato para el desaparecido Diario 16. Melchor es, ante todo, una persona muy generosa”, describe Javier a su compañero de fatigas mientras tomamos un café en el hotel que hay enfrente de teatro Infanta Isabel.

Ambos escritores estuvieron algo más de un año trabajando sobre los sumarios del caso, un total de 7.000 folios. Entrevistaron a Javier Anastasio; a Ángel López Navarro, el vigilante jurado que encontró los cuerpos de los marqueses; al inspector de policia Romero Tamaral y a Vicente Díaz Romero, mayordomo de la casa de los Urquijo. “Myriam –la hija de los marqueses- no quiso hablar porque quiere seguir pasando desapercibida y tiene su vida hecha, lo mismo le ocurre a su hermano, Juan de la Sierra, que vive en Panamá y no quiere este tipo de publicidad”, manifiestan los escritores madrileños.

Es tal la complicidad que tienen ambos escritores que su voz se nos antoja única cuando hablamos con ellos, igual que la que utilizan en las entrevistas del “periodista” a Javier Anastasio en “El hombre que no fui”. Los dos grandes protagonistas de la novela son el propio Javier Anastasio y "el periodista", del que no llegamos a conocer su nombre pero intuimos quién está detrás de esa voz.

Los autores defienden que “todos los libros sobre el crimen de los marqueses de Urquijo se publicaron en caliente y son demasiado sensacionalistas. Ahora casi han pasado 40 años y se pueden analizar los hechos con mayor perspectiva y saber lo que ocurrió en el caso más mediático de la crónica negra española”, explican.

Aunque con sólido fundamento periodístico, “El hombre que no fui” es una novela con un fuerte valor intrínseco. Entre novela negra y thriller documental, bien escrita y entretenida, aborda un caso sobre el que “sigue habiendo un halo de secretismo”, afirman, y añaden “por eso no había una clara intención de que Javier Anastasio volviera a España. Había un culpable que, además, se había suicidado en extrañas circunstancias. Nadie quería remover el caso”. Hay que tener en cuenta que los métodos policiales no eran, en aquel entonces, absolutamente democráticos. Todavía quedaban demasiados comisarios que venían de otra época.

Reconocen que durante el periodo de documentación encontraron demasiadas irregularidades, algunas tan llamativas como el lavado de los cuerpos de los marqueses antes de la autopsia. “Desparecieron con el lavado demasiadas pruebas, lo mismo que cuando el administrador y el hijo, Juan de la Sierra, abren la caja de caudales de su padre y se ponen a quemar documentos”, exponen con claridad meridiana.

Antes del asesinato, el marqués quería hacer una donación de 200 millones de las antiguas pesetas a su fundación, a lo que los hijos se oponían. En la novela queda claro que Rafael Escobedo no tenía un sólido móvil para matar a los marqueses. Tenía régimen de separación de bienes con Myriam de la Sierra y por lo tanto poco que ganar con la muerte de sus exsuegros. En la novela se dan muchas claves para que el lector intuya quién podría haber estado derás del asesinato.

Los autores quisieron dar a “El hombre que no fui" una estructura de novela. "Así es más atractivo para el lector y conseguíamos un doble propósito: desmontar uno de los casos más célebres de la crónica negra española y, por otro lado, una novela negra trepidante”, señalan al unísono.

“Todo lo hemos hecho juntos. Teníamos claro desde el primer momento a dónde queríamos llegar y hemos actuado como una sola cabeza”, afirman. El hilo conductor de la novela es Javier Anastasio. “Pero no es una hagiografía. No es una larga columna de opinión sobre el caso. Es una crónica novelada del caso Urquijo en clave de thriller”, repiten, porque quieren dejar claro que es "ante todo" una novela con una sólida investigación que el lector puede comprobar con la lectura. Tampoco quieren desvelar las conclusiones de la novela. “Quien lo quiera saber que lea el libro”, subrayan.

El protagonista del libro, Javier Anastasio, vivió huido más de dos décadas en Brasil, Uruguay, México y Argentina. Sobrevivió gracias al dinero de sus padres y a las exclusivas periodísticas. Como la que protagonizó en la entrevista con el "Loco de la Colina", que le llegó a pagar 100.000 dólares. “A Anastasio le vemos como una persona muy cuerda que ha superado todas las dificultades de su vida y que ahora vive tranquilo”, dicen.

En apenas una semana, ya se ha puesto a la venta la segunda edición. Todo un éxito para un libro que trata de manera diferente el caso Urquijo. “Lo más difícil ha sido dar con la estructura adecuada, que se basa en cambios temporales desde el presente hasta los años en que sucedieron los hechos. Cuando dimos con ella, todo salió con facilidad”, concluyen los escritores, encantados con los resultados que está obteniendo su novela y la atención que se les está prestando. Tanto que ya está en marcha una serie documental de tres capítulos sobre el libro que emitirá Atresmedia.

Puedes comprar el libro en: