• Diario Digital | Martes, 21 de Noviembre de 2017
  • Actualizado 11:12

Entrevista a Leandro Pérez, autor de “Las cuatro torres”

“Me parece muy necesaria la figura del editor al más puro estilo americano”

Si llega por el norte a Madrid, el skyline de la ciudad con el que se encuentra el viajero es el de las cuatro torres que emergen de la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid. ¡Menudo pelotazo urbanístico se marcó Florentino Pérez hace unos años! Tanto el autor de la novela “Las cuatro torres”, Leandro Pérez, como el protagonista, Juan Torca, es lo que se encuentran cuando llegan a la ciudad desde su ciudad natal, Burgos.

Entrevista a Leandro Pérez, autor de “Las cuatro torres”

Ambos son burgaleses, ambos han paseado en invierno por el frío Espolón y ambos comparten muchas cosas y otras tantas, no. El autor llegó a Madrid para estudiar periodismo y trabajar, posteriormente, en la sección de cultura de El Mundo. La literatura era lo suyo y su papel era el mismo que ahora el mío. Estaba al otro lado de la grabadora. Ha pasado, gracias a su novela, de entrevistador a entrevistado, después de muchos años de haber abandonado la práctica periodística diaria. Juan Torca llegó a Madrid como un “náufrago”, después de haber pasado por múltiples experiencias en el ejército y como mercenario. Un náufrago a la deriva que irá encontrando poco a poco su camino, como lo ha encontrado Leandro Pérez en la literatura.

“Juan Torca lleva conmigo más de veinte años, desde los años de la universidad. Lo he tenido siempre conmigo, aunque no se parece nada a mí. Él ha sido un soldado, un mercenario que ha hecho cosas sucias”, describe el escritor burgalés a su protagonista que ha llegado para quedarse porque ha compuesto un personaje que atrapa al lector y él se ha cuidado de conformar un personaje novelesco con muchas ramificaciones que nos irá contando en sucesivas entregas.

Con las características de este personaje, al autor solo le faltaba encontrar una buena trama donde ubicarle. “No quería que fuese un detective a la americana, frío y sin sentimiento. Le quería con una vida intelectual y sentimental”, describe Leandro Pérez. En el libro le retrata como una persona que lee y, sobre todo, ve series americanas como Los Soprano, The Wire o Hermanos de sangre. Y esa trama la encontró en el Real Madrid. “Yo siempre he sido hincha del Madrid”, se confiesa.

Sin embargo, nunca ha escrito de deportes y no lo parece porque cuando habla de fútbol, lo hace con criterio. “Para mí Mourinho es un amarrategui y las semifinales que se perdieron en la Champions fueron por culpa suya”, afirma categórico y sincero, aunque no guste a los hinchas del Madrid lo que dice. Como a él no le gustó el comportamiento del entrenador, “que no es tan inteligente como se cree él”, dice uno de los personajes de la novela, cuando metió un dedo en el ojo al fallecido Tito Vilanova.

Basándose en los hechos acaecidos en el Real Madrid en el otoño del 2011 ha montado un thriller o novela negra sobre el equipo de la capital donde el protagonista no es ni el equipo ni ninguno de los integrantes de él. “La novela la definiría como negra, pero también merengue. Vamos, me ha quedado una novela grisácea. Además no he querido convertir a personajes reales en personajes de ficción”, dice con humor Leandro Pérez, dando un contrapunto a su seriedad castellana. En aquellos días no se hablaba de otra cosa en el foro del topo de la plantilla que hacía llegar a la prensa las intimidades de lo que se cocía en el vestuario.

Pero el verdadero protagonista es Juan Torca, “una persona acostumbrada a desenvolverse al borde de la ley”, señala el autor de Las cuatro torres. Aunque el Real Madrid está omnipresente en toda la trama del thriller, “el fútbol no es sólo un deporte que practicamos y que entusiasma a todo el mundo. El fútbol es un negocio colosal que da mucho poder e influencia”, analiza. De ahí que a los empresarios, sobre todo de la construcción, les interese detentar el puesto de presidente de un gran club. “Ya lo dijo Ramón Mendoza: ser presidente del Real Madrid es más importante que ser ministro”, recuerda o más aún, presidente del gobierno.

“La novela no está escrita contra nadie. Mi pretensión era escribir una novela entretenida que le guste a la gente”, se sincera y añade: “me lo he pasado muy bien escribiendo y estructurando la novela”. De hecho, la estructura de la novela tiene la misma que un partido de fútbol incluyendo la prórroga y los penaltis y, sobre todo lo que más le gusta es “tener el feed-back de los lectores, que me digan dónde me he equivocado, en qué puedo mejorar”, apunta. Para ello, cree que Internet está haciendo un gran papel por la posibilidad que da a lectores de todo el mundo para leer su libro, pero también busca el consejo de sus amigos, de su mujer y del editor.

Las cuatro torres empezó a escribirla en 2012, por tanto todo lo que cuenta acababa de pasar. De todas formas le ha llevado un buen trabajo el proceso de recopilación de datos. “Si no investigas no tienes nada que contar”, apunta. De ahí el por qué la novela es una obra casi de orfebrería, donde no queda nada al azar y no hay ninguna pieza que sobre o que falte. Para ello, ha tenido buenos maestros a los que ha leído. Recuerda que le han influido escritores del género negro como Henning Mankell, Petros Márkaris, George Simenon, Juan Madrid y Lorenzo Silva.

“Me parece muy necesaria la figura del editor al más puro estilo americano. Un editor que tutele la obra desde el principio”, opina. Él lo ha conseguido gracias al editor Emilio Albi y varios amigos, como el escritor Arturo Pérez-Reverte, que han ido leyendo la novela desde que sólo tenía el primer capítulo, “he sido un escritor de primeros capítulos”, desvela. Todos los consejos los ha tenido en cuenta, pero al final ha sido su opinión la que ha prevalecido. Pero, “eso sí, siempre haciendo lo que me sale de las narices”, recalca.

La situación del mundo del libro la considera magnífica pese a la crisis. “La gente tiene la opción de leer más libros y más fácilmente. Gracias al ebook pueden leer mi libro en Guatemala, por ejemplo, sin que se haya editado allí. Hay que verlo de una manera positiva, como una oportunidad. Todos los negocios cambian y hay que adaptarse a los nuevos tiempos. Eso sí, apoyando al librero tradicional”, cree con convicción.

A un madridista como él, no se le puede dejar de preguntar por los inicios tambaleantes del Real Madrid en esta temporada. “El Madrid siempre está en crisis salvo el día en que gana la Champions League”, concluye con toda la razón. El Madrid está presente en toda la novela, pero no es el protagonista. Es Juan Torca el verdadero motor de Las cuatro torres. Una persona que nos acompañará en más aventuras. Un desposeído que se ha ido centrando, encontrando su sitio y que, estamos seguros, husmeará, meterá la nariz en muchos enigmas que a trancas y barrancas irá sacando adelante.

Puedes comprar el libro en: