• Diario Digital | Martes, 21 de Noviembre de 2017
  • Actualizado 18:30

Entrevista a Tomás García Yebra, autor con Pilar Pablo de “Viaje por la Cocina Navera”

“Los libros tienen que servir para hacer un mundo mejor"

Escribía Robert Louis Stevenson en su famosa novela “El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde” que “el hombre no es realmente uno, sino dos”. A Tomás García Yebra le sucede precisamente eso es dos personas a la vez. Una es el escritor con el que firma sus novelas y otro es Percy Hopewell, un viajero británico amante de la tierra abulense. De hecho, ambos fundaron la magnífica librería “Historia Secreta de Navas del Marqués”.

Cocinero, cocinero
Cocinero, cocinero
Entrevista a Tomás García Yebra, autor con Pilar Pablo de “Viaje por la Cocina Navera”

Siempre que quedo con Tomás, espero poder encontrarme con Percy pero nunca lo consigo. Debe ser que cuando uno entre por una puerta el otro sale por la otra. Espero que la próxima vez que vaya a su librería pueda coincidir con él para poder entrevistarle. En una mañana de cierto sábado veraniego en la que se podría cocinar sin fuego, nos citamos a la puerta de la librería donde Tomás lleva horas preparando un suculento plato con productos de la tierra y con sus libros.

Viaje por la Cocina Navera” es un libro escrito a fuego lento, con amor y con dedicación. El amor lo pone la cocinera navera Pilar Pablo. La dedicación a la literatura, en este caso a la transcripción de las hasta ahora fórmulas magistrales y secretas de esta cocina abulense, la pone el escritor madrileño Tomás García Yebra, que tiene fuertes vínculos familiares con esta tierra que ya considera como suya y donde disfruta con sus amigos de una vida placentera dedicada a la tertulia, a la librería y a la literatura.

Lo primero que me dice, nada más saludarnos y darnos un abrazo es “soy un cocinilla”. ¡No esperaba menos! Si escribes un libro sobre cocina y no eres “un cocinilla”, iríamos mal, amigo. Pero Tomás es un cocinilla que no tiene mucha idea de cocinar pero sí de aprender y hacerse con los mandos de esa cocina económica que vemos en una de las fotos de las guardas del libro. Que, por cierto, lleva tres ediciones en la editorial MAXTOR, una empresa que sabe cómo editar los libros y lo hace con gusto y originalidad.

Pilar Pablo es una señora del pueblo que ha ganado dos años consecutivos el concurso de potes que se organiza en las fiestas de Navas del Marqués”, cuenta el escritor con una sonrisa en los labios que no va a perder durante toda nuestra conversación. Quizá sea porque estamos dando buena cuenta de unas patatas revolconas con unos torreznos crujientísimos. La idea de escribir el libro partió de Tomás y reconoce que “no sabía muy bien dónde me metía. Estuvimos cocinando un año las recetas más arraigadas de nuestra cocina navera que yo repetía en mi casa para ver si había aprendido bien la lección. Quedábamos todos los lunes para cocinar alguno de estos platos”.

Para Tomás García Yebra, “la cocina navera se basa en cuatro pilares fundamentales: el cerdo, la huerta, el corral y la tahona. La leche y la carne se llevan la fama, tampoco debemos olvidar el queso, los embutidos y la repostería que es de lo mejorcito de la provincia de Ávila”. De lo único que se queja el escritor es que no ha podido sacar ciertas recetas reposteras de los confiteros naveros. “Guardan las recetas en lo más oculto de su memoria, te dan igual alguna pista pero nada más”, subraya entre risas.

El autor del libro, no quería hacer un recetario al uso. Su punto de vista nace del reconocimiento de que no sabe casi nada de cocina. “Es un punto de vista honrado. Así que, según iba aprendiendo a cocinar, lo iba escribiendo”, dice risueño. Aunque reconoce que estuvo un tiempo en que no sabía cómo arrancar hasta que un día dio con la fórmula del libro. En el libro incluye conversaciones con Pilar Pablo, que según Tomás tiene cuatro apellidos naveros. Queda todavía lejos de los ocho vascos.

Tomás García Yebra cree que profundizando en las tradiciones de su pueblo, le salen muchas cosas del mundo entero. Parte de lo concreto para ir hacia lo universal, como antes lo hicieron grandes escritores, de ahí que escribir los cotilleos que se dan en el pueblo hace que se asocien a cotilleos de otros lugares lejanos. También incluye refranes de la zona o de alguno de sus habitantes. “Para vivir la vida en un voleo, toma por las mañana un poleo”, es uno de ellos.

Este escritor que lo mismo escribe una novela, un libro de viajes o un recetario de cocina es ante todo un profesor. “Me gusta enseñar, disfruto haciéndolo. Mi vocación es la de profesor, no la de periodista que sólo trata de vender un texto o lo que sea”, explica este periodista que fue un auténtico maestro en el periodismo cultural de nuestro país. En la actualidad da cinco talleres de literatura, cuatro los hace en Madrid y otro en su librería los sábados. “La literatura hay que hacerla con pasión, por eso yo enseño a mis alumnos a que deben de comenzar con cosas que les motiven, esto sirve tanto para las lecturas como para las escrituras”, puntualiza y añade “los libros tienen que servir para hacer un mundo mejor”.

Ya lleva unos cuantos años retirado en Las Navas del Marqués y el paso del tiempo le está haciendo más reflexivo, sereno y filosófico, al estilo Miguel Delibes. Para él, la literatura tiene que servir para compartir. “Es lo más divertido del oficio. Da y recibirás. Por eso, yo aprendo, enseñando”, concluye el escritor. Ya en alguna de sus novelas ha tratado el mundo de la enseñanza, que tan mal está en nuestras tierras. Nos despedimos hasta una próxima ocasión, esperando que sea pronto y que la entrevista haya quedado sabrosa de verdad, como los platos que estos dos sabios de la cocina preparan para deleite de sus lectores.

Quien esté interesado en el libro puede asistir a la presentación que el jueves, 10 de agosto se llevará a cabo en el Espacio Cultural Caja de Ávila (junto al castillo de Magalia) de las Navas del Marqués, durante el verano realizará más presentaciones en los distintos barrios del pueblo.

Puedes comprar el libro en: