• Diario Digital | Domingo, 21 de Enero de 2018
  • Actualizado 09:50

ENTREVISTA A JESÚS MAESO DE LA TORRE, AUTOR DE “LAS LÁGRIMAS DE JULIO CÉSAR”

Jesús Maeso de la Torre: “Los españoles somos fundamentalmente romanos”

Las dos últimas novelas histórica de Jesús Maeso de la Torre transcurrían en el Extremo Oriente, con “Las lágrimas de Julio César” regresa a nuestra tierra que tantas veces ha tratado en diversas épocas. Es, probablemente, el autor ubetense uno de los mejores escritores de novela histórica de nuestro país. Durante los últimas dos décadas, sus libros han ocupado los puestos más altos en la lista de ventas y con esta obra está consiguiendo idénticos resultados.

 

Jesús Maeso de la Torre: “Los españoles somos fundamentalmente romanos”

En los últimos años hemos coincidido en numerosos encuentros y ahora nos volvemos a encontrar, por segunda vez, en el Certamen Internacional de Novela Histórica de Úbeda, la ciudad que le vio nacer y con la que mantiene grandes vínculos, tanto familiares como emocionales. Como presidente del jurado del Premio del Certamen, está haciendo una gran labor de difusión de este género de novelas y de su tierra. Charlar con Jesús Maeso de la Torre es siempre una delicia, lo hemos podido hacer caminando por la ciudad y sentados en la terraza de una cafetería enfrente del Ayuntamiento de su ciudad. El resultado de esas charlas se condensan en la siguiente entrevista.

Después de su periplo por Oriente regresa a España pero a la época romana.  ¿Qué le ha atraído de esa época? :

Los españoles somos fundamentalmente romanos, como puede verse en nuestra cultura, y el mundo del derecho. Somos herederos de su modo de vivir. Muchas de las claves de nuestra Historia están en Roma. De modo que si la novela histórica es un motivo de reflexión, volver a Roma es necesario en tiempos tan convulsos.

El personaje central es Julio César, del que dice que se cuentan muchas patrañas sobre él. ¿Cómo fue realmente?

Sin lugar a dudas el genio más completo que dio Roma. Ambicioso, hábil diplomático, sesudo escritor, magnífico orador, estratega indómito y político excepcional, amén de hombre compasivo, gran amante, canon de la moda romana, el político más admirado de su época y ejemplo de gobernantes.

¿Qué patrañas, de las que se cuentan habitualmente, le gustaría desenmascarar?

No fue asesinado porque deseara acabar con la República, sino porque se atrevió, siendo líder del partido popular, a menoscabar los privilegios de los poderosos optimates o patricios, acostumbrados desde el Senado a dirigir la política que ayudaba únicamente a sus intereses.

Maeso-V¿Qué significó Hispania para Julio César?

En Gades, siendo un desconocido cuestor, comprendió que estaba llamado a un cursus honorum espléndido y en ella inició sus conquistas y acabó- en Munda- con su gran rival- su yerno y amigo Pompeyo. Estuvo cuatro veces en la Península y nos comprendió como nadie.

¿Fue Julio César una persona obsesionada con el destino?

César apenas si admitía a los dioses, pero como todo romano era muy supersticioso y creía en su destino de gran fortuna y prestigio, al creerse descendiente de Venus, Eneas el troyano y el rey de Roma, Anco Marcio

¿Le obsesionaba la interpretación de los sueños y de las señales?

Mucho. La aclaración que le hizo la sacerdotisa del templo gaditano de Melqart sobre un sueño incestuoso, que significaría a la postre su ascenso al poder en Roma, resultó definitivo para su carrera.

En su periplo por Hispania, no podía faltar un episodio en Gades, que usted tanto conoce y ama, ¿Cuál fue la relación de César con esa ciudad?

Gades era ciudad federada de Roma con ciudadanos romanos dentro de sus murallas, y allí fue donde conoció a un personaje providencial en su carrera: Lucio Cornelio Balbo, que se convirtió, con su inteligencia recursos y habilidad diplomática, en un consejero clave para él y para Roma.

En la vida de Julio César, ¿cuál fue el país que más le marcó?

Roma era su obsesión, pero todos marcaron muescas en su vida: Hispania, la Galia, Egipto, Grecia y Mauretania, pues guerreó y gobernó en ellos. Era un hombre imbuido por la cultura griega y deseaba semejarse en su universalidad a Alejandro Magno.

Maeso-P

“Los materiales históricos verídicos y los elementos ficcionales inventados de una novela deben convivir y el lector no ha de notar el límite donde ambos conviven”

En la novela nos topamos tanto con personajes reales como ficticios. ¿Es el secreto de la novela histórica saber conjugar ambos tipos de personajes?

Indudablemente. Los materiales históricos verídicos y los elementos ficcionales inventados deben convivir y el lector no ha de notar el límite donde ambos conviven.

Las mujeres fueron muy importantes en la vida de Julio César. Entre Cleopatra, Eunoë, Julia, Calpurnia y Servilia, ¿cuál cree que le influyó más?

La mujer a la que más quiso fue a su hija Julia, quien al morir de parto tras su matrimonio con Pompeyo, hizo que entrara en llanto devastador en Londinum. A su amante Servilia, con la componía versos en la cama, la adoraba y a Calpurnia la respetaba simplemente. Eunoë la africana y Cleopatra la Ptolomaica fueron tan solo amores políticos.

¿Por qué sigue atrayendo, en la actualidad, el mundo romano?

Porque muchas de nuestra raíces históricas están en él.

¿Va a escribir algún libro más sobre Roma o va a cambiar de registro?

En el próximo invitaré a mis lectores a trasladarse a la América Hispana del siglo XVIII.

Estando en Úbeda, no podemos dejar de preguntarle sobre el Certamen Internacional de Novelas Histórica. ¿Cree necesario certámenes como este?

Imprescindibles para que surjan nuevos valores de este género y premiar novelas editadas que tuvieron éxito de lectores y de crítica.

¿Qué es lo que más le ha sorprendido de esta nueva edición?

La fraternidad que ha reinado entre los intervinientes, escritores, prensa, críticos, blogueros, organizadores y autoridades. Impagable.

¿Se ayuda desde las instituciones públicas lo necesario a iniciativas como las de Úbeda?

Se ayuda parcamente desde distintos organismos, pero debido a que va teniendo un gran reflejo en el mundo cultural del país y fuera de él, precisa de apoyos más generosos desde la municipalidad y los organismos provinciales y regionales involucrados en la cultura.

Puedes comprar el libro en: