• Diario Digital | Domingo, 17 de Diciembre de 2017
  • Actualizado 23:04

ENTREVISTA A VALERIO MASSIMO MANFREDI, AUTOR DE “TEOTOBURGO”

Manfredi: “Germania no se romanizó por culpa del emperador Augusto”

Valerio Massimo Manfredi tiene nombre de emperador romano, quizá por ello haya escrito tantas novelas sobre Roma; sin embargo, su gran despegue como autor de novelas históricas se deba al rey macedonio Alejandro III. Su trilogía “Alexandros” fue un gran éxito de ventas desde el mismo año de su publicación, 1998. A Manfredi no le gusta que le digan que es un escritor de novelas históricas. “Yo soy novelista de cualquier género”, afirma en la suite del hotel Palacio de Úbeda, preparada por la organización del Certamen Internacional de Novela Histórica de Úbeda para realizar la entrevista.

Manfredi: “Germania no se romanizó por culpa del emperador Augusto”

Novelista o arqueólogo, Valerio Massimo Manfredi es una persona rigurosa en cualquier de las actividades que emprende. “Primero fui arqueólogo, después una pequeña editorial de Bolonia me pidió que escribiese una novela de historia. Yo, ya había publicado varios libros sobre arqueología e historia, así que en ese momento comencé a crear mi obra narrativa. Eso sí, Alexandros supuso un punto de inflexión en mi carrera”, expone el escritor de Módena en un castellano muy correcto. La trilogía fue traducida a 29 idiomas y publicada en 75 países. “Gracias a Alexandros me han invitado a muchísimos países , he conocido medio mundo y construí una casa a mi estilo con una gran biblioteca”, desvela afable el escritor.

Durante los días en que se han desarrollado las jornadas de Novela Histórica en Úbeda tuve la oportunidad de conversar con él en diversas ocasiones. Valerio es una persona afable, cercana, sencilla y un gran profesional, tanto como escritor, arqueólogo o conferenciante. Su principal virtud es la rigurosidad. Todo lo que emprende lo hace basándose en amplios conocimientos de la materia que en ese momento quiera desarrollar. Ahora, trabaja más de arqueólogo que de novelista. “Me gustaría morirme con el pincel de arqueólogo en una mano y el bolígrafo de escritor en otra. Busco ser muy original”, dice entre risas y añade “no empiezo a escribir una novela hasta que no tengo una buena idea”.

Manfredi-vertical

Los protagonistas del libro “Teutoburgo” luchan cuatro días y cuatro noches en la cruenta batalla que da título al libro y donde los romanos fueron derrotados por los germanos. Manfredi se trasladó hasta ese bosque, testigo del desastre, en la Baja Sajonia de la actual Alemania. Allí el escritor depositó una rosa blanca en el suelo en recuerdo a los fallecidos. La XVIII Legión romana luchó contra los imponderables y las malas decisiones del emperador Augusto. “Envió a un hombre como Publio Quintilio Varo que era más un gestor, sin experiencia militar alguna, que un soldado. El emperador se comportó como si la provincia estuviese totalmente romanizada y no era así, ya que el proceso de romanización de las llamadas tierras bárbaras se interrumpió aquel noveno año de nuestra era”, explica doctamente el escritor italiano en la torre de la suite de hotel donde está alojado y desde donde se ve toda la ciudad renacentista.

“Roma construyó carreteras o vías en todas sus posesiones, urbanizó las ciudades, hizo bibliotecas, termas, acueductos, etc., y empleó nuevas técnicas en la agricultura y en la siderurgia, todo eso no llegó a Germania por muy poco, estuvo a punto de ser romanizada pero no fue así. Probablemente si la romanización se hubiese llevado a cabo, monstruos como Hitler no hubiesen existido”, declara durante nuestra conversación.

“Los mejores emperadores de Roma nacieron en Hispania”

“La grandeza de Roma era que asimilaba a los pueblos que conquistaba y los hacía suyos. De hecho, los mejores emperadores de Roma nacieron en Hispania”, recuerda. Para el escritor ese era la mayor virtud de la romanización. “Los esclavos, si luchaban con sus dueños, podían llegar a ser libertos y poseedores de tierras. La romanización, muchas veces, llegaba con los viejos legionarios que se establecían en diferentes lugares.

“Roma unificó la parte meridional de Europa con la parte céltica, incluida la Galia, sólo le faltó la parte germánica. Si la hubiesen conquistado no hubiese habido invasiones bárbaras, no hubiese habido guerras de religión porque Roma abogaba por la libertad de todos los cultos y no hubiese habido, el gran mal de la Edad Media, que fue la peste, las epidemias. La higiene en Roma era fundamental”, sostiene el autor de “La última legión

manfredi y legionarios

Después de la entrevista, presentó su libro en el salón de plenos del ayuntamiento de Úbeda donde dio una lección magistral sobre esa batalla que cambió del destino de Roma y de todos los europeos. Manfredi con rigurosidad, a la vez que amenidad, subyugó a las personas presentes que vieron entrar al escritor escoltado por una decuria imperial romana. Unir el espectáculo con la cultura es una fórmula que en Úbeda la saben utilizar a la perfección con excelentes resultados.

Puedes comprar el libro en: