• Diario Digital | Lunes, 23 de Abril de 2018
  • Actualizado 03:52

ENTREVISTA A AMELIA NOGUERA, AUTORA DE “ESCRITA EN TU NOMBRE”

Amelia Noguera: “Escrita en tu nombre trata sobre la capacidad de los seres humanos de superarnos y de luchar por nuestros sueños”

Amelia Noguera comenzó su carrera literaria autopublicándose sus libros. Fue tal el éxito que consiguió en Internet que muy pronto varias editoriales la ofrecieron la posibilidad de publicar sus novelas. La primera que publicó fue “La marca de la luna”, a la que siguieron otras dos novelas más.

Amalia Noguera
Amalia Noguera
Amelia Noguera: “Escrita en tu nombre trata sobre la capacidad de los seres humanos de superarnos y de luchar por nuestros sueños”

Escrita en tu nombre” es su cuarta novela publicada en papel con la que espera poder convertirse en una escritora más conocida a nivel popular. Una novela de segundas oportunidades que será difícil para el lector pueda olvidar. La novela tiene la particularidad de hacer tanto reír como llorar con una historia de amor interétnica donde una joven española y un músico iraní emprenden un viaje por Europa y Asia en los convulsos años ochenta, gran parte de la novela está basada en hechos conocidos por la autora madrileña. En la entrevista, Amelia Noguera nos cuenta algunos de los secretos de su última novela, el resto los deberá de encontrar el lector en la lectura de la novela.

¿Cuándo surge la idea de contar una historia tan intimista?

Comencé a escribir esta novela para comprender una experiencia muy grave que le ocurrió hace mucho tiempo a mi padre, que es el padre de Malena y el único personaje que no tiene nombre. Luego la amplié con la terrible experiencia de uno de mis mejores amigos, a quien le sucedió lo mismo que a Omid: al cumplir los dieciocho años, su padre pagó para ayudarle a escapar de la guerra contra Irak, en la que se usaba una estrategia denominada de desbordamiento por la que se enviaba a una infantería numerosísima pero apenas armada, que ocasionaba infinidad de muertes entre sus propios soldados, sobre todo entre los más jóvenes.

La unión de los dos mundos debía hacerse desde la sensibilidad, son historias que se basan en la realidad y me tocan demasiado cerca como para haberlas escrito de otro modo.

¿Es el destino el tema fundamental de su novela? ¿Cree en él?

El tema central es la capacidad de los seres humanos de superarnos y de luchar por nuestros sueños, por lo que deseamos o por lo que amamos. Y no creo en la predestinación como el designio de un ser superior que decide sobre nuestro futuro. Pero el destino de cada uno está escrito en nosotros de algún modo, en el sentido de que tenemos que salir al mundo vestidos con lo que somos. Todos nacemos en un cuerpo dado, dentro de una familia concreta y en un lugar. Todo eso, necesariamente, nos condiciona.

¿Está el destino escrito en nuestros nombres?

Hay que leer la novela para saberlo.

Cuando dos personas tan diferentes se encuentran, ¿qué surge?

Omid y Malena son personajes antagonistas: a él le determina su pasado, es como es por lo que ha vivido. Sin embargo, Malena vive de un modo concreto debido a su forma de ser. Entre ellos surge una atracción que va más allá de lo físico: se ayudan a superar sus miedos y luchan por ser felices.

En la actualidad, hay más muertes por suicidios que por guerras y yo me inclino por interpretar que, a pesar de todo, estamos mejorando, aunque también dé mucho que pensar

Ambos protagonistas, Omid y Malena, son personajes atormentados. ¿qué le llama la atención de estos personajes?

Y de ambos me llama la atención lo mismo: sus valores. Siendo un refugiado y habiendo sufrido mucho por ello, Omid, al igual que mi amigo, es una de las personas más íntegras que he conocido. Malena es cien por cien ficción, pero lo que más me atrae de ella es su humanidad, es un personaje que podría ser cualquiera de nosotros.

También hay un cierto choque de culturas. ¿Debemos ser más comprensivos con otras creencias, tanto religiosas como culturales?

En todas mis novelas demuestro que creo que la respuesta es que sí, aunque la palabra para mí no sería “comprensión” sino “empatía”. Debemos sentir más empatía por todos los demás seres. Ponerse en el lugar de los otros ayudaría a evitar los choques de todo tipo, incluso el de civilizaciones, que defendía hace ya mucho Huntington.   

Noguera¿Es el mestizaje es símbolo de los nuevos tiempos?

Llevamos mezclándonos desde que el primer homínido salió de África e incluso antes. No somos nada originales. Quizás ahora se perciba con más claridad, pero ya hace mucho que no queda nadie sin mezclar en el planeta, salvo casos extrañísimos de grupos humanos en hábitats muy apartados o con una cultura extremadamente racista, y quizás incluso esto sea discutible.

El tema de los desplazados, inmigrantes, está presente en el caso de Omid. ¿Es el problema de los desplazados una de las lacras de la sociedad actual?

Yo diría que la lacra son las circunstancias que provocan que haya desplazados. Pocas personas desean irse del lugar donde nacieron, donde vive su familia y sus amigos, y donde quizás vivieron felices, a otro sitio en el que, habitualmente, no se les quiere. Las guerras, el hambre, la pobreza, las injusticias, la desigualdad provocan esos grandes movimientos de personas y esas lacras todavía constituyen graves problemas sin resolver. Según algunos, como Pinker y otros nuevos optimistas, vamos mejorando; otros son pesimistas. Pero ahora hay más muertes por suicidios que por guerras y yo me inclino por interpretar que, a pesar de todo, estamos mejorando, aunque también dé mucho que pensar.

Escrita en tu nombre” es una novela viajera con diferentes escenarios. ¿Por qué le gusta tanto embarcar a sus protagonistas en viajes?

Escribo por muchas razones, una de ellas es abrirme al mundo. Si mis personajes viajan, yo también y los lectores nos acompañan. En “La marca de la luna” viajamos a Praga, a Madrid, a Sevilla y a Jaipur; en “La pintora de estrellas” desde Madrid, a Asturias y a París; solo “Prométeme que serás delfín” transcurre en una pequeña población madrileña, Arroyomolinos, aunque sin mencionarla.

¿Viajar expande el alma?

Sí. Debería ser obligatorio viajar una vez al año, como poco. Se aprende mucho sobre uno mismo y sobre los demás observando cómo viven y son los otros. A menudo, dejan de ser “bárbaros” para convertirse en amigos.

“Creo en las segundas oportunidades y en las terceras, las cuartas… Nunca hay que dejar de intentarlo”

¿Cree en las segundas oportunidades?

Por supuesto. Y en las terceras, las cuartas… Nunca hay que dejar de intentarlo.

Sus protagonistas son personas supervivientes con grandes dosis de superación y esperanza. ¿Qué características destacaría de ellos?

En esta novela hay dos personajes principales y varios secundarios, pero todos son protagonistas. De todos destacaría el mismo rasgo: son personajes muy reales, es difícil no encontrar en “Escrita en tu nombre” a alguien con quien sentirse de algún modo identificado. A veces, con varios.

Sus libros, cada vez más, van reduciendo la longitud de los capítulos. ¿Qué busca con ello?

Cada novela que escribo tiene una estructura diferente. Me gusta jugar con el estilo, con las voces narradoras, con la ambientación, con la forma, etc. para provocar diferentes efectos. En “Escrita en tu nombre”, hay capítulos muy cortos que aportan agilidad a la estructura y, sobre todo, diferentes puntos de vista alrededor del tema central.

Amor, humor y sentimientos son los elementos indispensables para una buena novela.

Hay novelas fabulosas que no tienen alguno de ellos así que no creo que sean indispensables, pero, siempre que es posible, los incluyo en mis obras.

¿Qué elementos añadiría a esta lista?

Universalidad. Que de lo concreto se llegue a lo universal. Todas las grandes novelas que yo admiro lo consiguen: casi todos sus lectores están convencidos de que en algún momento se han sentido, son o han vivido como alguno de sus personajes.

Puedes comprar el libro en: