• Diario Digital | Jueves, 14 de Diciembre de 2017
  • Actualizado 18:03

“YO NO ENTIENDO LA VIDA SI NO ESCRIBO”, AFIRMÓ PAULA IZQUIERDO

¿Se debe seguir celebrando el Día de la Mujer Escritora?

El pasado 16 de octubre se celebró el Día de la Mujer Escritora, para celebrarlo se reunieron en el espacio literario La Plaza de Poe un grupo de escritoras madrileñas de lo mejorcito del panorama narrativo y literario del país. Eva Losada Casanova, directora del centro, Natalia Carrero y Paula Izquierdo debatieron sobre la polémica cuestión de ¿se debe seguir celebrando el Día de la Mujer Escritora? Y las conclusiones fueron muchas y variadas.

Paula Izquierdo, Eva Losada Casanova y Natalia Carrero
Paula Izquierdo, Eva Losada Casanova y Natalia Carrero
¿Se debe seguir celebrando el Día de la Mujer Escritora?

Días como el de la Mujer Escritora, sirven para reivindicar la situación real de la mujer en el mundo literario y, también, para abordar las diferentes maneras con las que afrontan el proceso de creación de sus obras, algo que hace que se enriquezca la república de las letras. Las tres escritoras platean dicho proceso de formas casi antagónicas. Eva Losada se enfrenta a la creación con brújula y deja volar su imaginación en círculos concéntricos, Paula Izquierdo cuando se sienta a escribir, sabe perfectamente hacia donde se ha de mover la trama de su obra, conoce de antemano el final y Natalia Carrero es la que utiliza más su hemisferio derecho. Visualiza su obra y la plasma en pequeños dibujos o croquis. Tres formas diferentes para conseguir un mismo objetivo: seducir al lector con sus historias.

Las tres escritoras madrileñas tuvieron su tiempo para explicar sus propuestas literarias. Pero, lo mejor, antes de entrar en materia, era hacer un repaso a la literatura femenina para saber en qué terreno nos movemos. Eva Losada Casanova con espíritu erudito, a la vez que divulgativo, hizo un repaso de la historia de la literatura femenina. “La primer novela que se escribió fue La novela de Genji que la escribió una mujer, Murasaki Shikibu. Fue frisando el comienzo del segundo milenio”, recordó la escritora o, mejor aún, nos informó porque este servidor no tenía ni la más remota idea de tamaña información.

También aprendí que la primera novela histórica que se escribió lo hizo una mujer. Madame de La Fayette publicó en 1678 de forma anónima “La Princesa de Cléveris”. Pero ahí no quedan los logros femeninos. Ann Radcliffe escribió en 1764 la primera novela gótica y después siguieron las publicaciones de Jane Austen, de George Sand, de las hermanas Brontë, de Emily Dickinson, todo un plantel de geniales escritoras donde no podía faltar Rosalía de Castro, que escribió la primera novela en gallego, o Simone de Beauvoir.

Después de esta introducción histórica, tomó la palabra Natalia Carrero, autora de la aclamada novela “Yo misma, supongo”, que habló sobre su original manera de escribir. La autora utiliza muchas imágenes en sus libros y se apoya en ellas para confeccionar unas originales tramas que son un canto a la literatura. “Me apoyo mucho en los dibujos que confecciono para los libros”, apuntó la escritora de la editorial Rata.

Finalizó el turno de intervenciones Paula Izquierdo que lleva unos veinte años escribiendo con gran éxito, tanto de lectores como de galardones literarios, que acumula sin rubor. Novelas, relatos o ensayos, Paula le da a casi todos los géneros y lo hace con mucha dignidad. Desde que comenzó su exitosa carrera es consciente de por dónde deberían ir sus pasos. Esa estrategia le ha ido de maravilla. Para ella, lo importante es escribir, aún con la pierna rota. “Gracias a ella, he podido escribir sin parar estos últimos cinco meses. Yo no entiendo la vida sin escribir. Es mi razón de ser para seguir viva”, afirma con su voz cavernosa a la vez que irónica.

Todas las escritoras se muestran de acuerdo del fracaso de la narrativa en la actualidad. Además, señalan los peligros de la autoedición. En lo que no están tan de acuerdo es si se debe seguir celebrando el día que se festejó. Paula cree que hombres y mujeres han de ser iguales y que celebrar el día de la Mujer Escritora es reconocer que los dos sexos no están al mismo plano. Eva, sostiene, que días cómo éste son necesarios porque todavía no hay total igualdad y para demostrarlo cita: en 115 años sólo 12 mujeres han ganado el Premio Nobel –bien es verdad que en los últimos diez años lo han ganado tres veces- pero sigue siendo poquísimo.

Con otros premios como el Goncourt o el Cervantes pasa lo mismo. El premio francés ha ido a parar a ocho escritoras en un siglo y el español a 4 mujeres en 40 años. Un escaso 10%. En los últimos diez o doce años, la balanza se ha ido equilibrando bastante pero echar la vista hacia atrás no deja de ser denigrante. Eva ha sido la única escritora que ha ganado el Premio Fernando Quiñones y este año Paula ha ganado el Premio Logroño, parece que algo está cambiando y que la única ganadora es la literatura. Celebrémoslo.009