• Diario Digital | Jueves, 18 de Enero de 2018
  • Actualizado 20:30

'EL PRIMER ASESINATO DE FRANCO'

La carrera de asesinatos de Francisco Franco la empezó con el general Balmes

Tras "La conspiración del general Franco" acerca de la autoría de la muerte de Balmes y la implicación del Caudillo, 'El primer asesinato de Franco' prueba que se trató de un asesinato.

Angel Viñas Martín
Angel Viñas Martín
La carrera de asesinatos de Francisco Franco la empezó con el general Balmes

Ángel Viñas vuelve a ocuparse de Franco tras La otra cara del Caudillo y Sobornos. Esta vez en compañía de dos grandes expertos en Anatomía Patológica y Aeronáutica con objeto de aclarar uno de los acontecimientos más desfigurados de la guerra civil: la extraña muerte en accidente del general Amado Balmes, comandante militar de Gran Canaria.

Un análisis crítico de evidencias, algunas conocidas y otras nuevas, permite establecer con absoluta seguridad que se trató de un asesinato. A la par se desmienten patrañas como las supuestas dudas de Franco sobre incorporarse a la sublevación, el auténtico significado del famoso vuelo del Dragon Rapide y la necesidad de aterrizar en Las Palmas. Así se desvela, por fin, una de las páginas más tenebrosas de la biografía de Franco, mantenida oculta hasta hoy en día. 

Ángel Viñas Martín (Madrid, 1941) ha combinado tres carreras. En la académica, tras obtener sendos premios extraordinarios en la licenciatura y en el doctorado en Ciencias Económicas en la UCM y el accésit al Premio Nacional Fin de Carrera (y estudios adicionales en Berlín, Glasgow y Hamburgo), ganó la cátedra de Estructura Económica en Valencia en 1975. Se trasladó a Alcalá, UNED y UCM, en donde se jubiló como catedrático emérito en 2011, tras enseñar en las facultades de Económicas y de Historia. Ha sido vicedecano (Alcalá), vicerrector (UNED y UIMP) y director general de Ordenación Académica. Doctor honoris causa por la Universidad de Alicante.

Como funcionario (Técnico Comercial y Economista del Estado, número 1 de su promoción) trabajó en los ministerios de Comercio, Hacienda (Instituto de Estudios Fiscales), Economía y Asuntos Exteriores (Bonn y Bruselas). Fue asesor ejecutivo de los ministros Fernando Morán y Francisco Fernández Ordóñez. En el plano internacional estuvo destinado en el FMI (Washington) y en la Comisión Europea, donde fue director para las relaciones con América Latina y Asia, de relaciones políticas multilaterales y de seguridad y de derechos humanos y ayuda a la democratización. Embajador de la entonces Comunidad Europea ante Naciones Unidas (Nueva York).

El primer asesinato de Franco renueva por completo la historia de los orígenes de la sublevación militar de julio de 1936

En su vertiente como historiador y analista ha escrito ampliamente sobre la UE (incluida una visión desde dentro del funcionamiento y crisis de la Comisión Europea), relaciones internacionales y de seguridad y, en particular, sobre la guerra civil y el franquismo a tenor de tres ejes principales: el contexto internacional y el papel del «oro de Moscú» en la resistencia republicana, relaciones hispano-norteamericanas, política de defensa y ciertas vetas oscuras en el comportamiento de Franco. 

Miguel Ull Laita (Zaragoza, 1941) ha desarrollado las diferentes facetas de su actividad profesional y laboral siempre en relación con la sanidad pública. Realizó la licenciatura en Medicina y Cirugía (1967) y el doctorado en la UAM (1991). Entre 1967 y 1970 ejerció como médico residente y después como facultativo especialista (responsable del Servicio de Anatomía Patológica) en el Hospital Nacional de Enfermedades Infecciosas (Hospital del Rey), dependiente de la antigua Dirección General de Sanidad (Ministerio de la Gobernación), después AISNA. Entre 1972 y 1974 trabajó en la entonces Residencia Sanitaria José Antonio de la S. S. (hoy Miguel Servet) de Zaragoza, como médico adjunto del Servicio de Anatomía Patológica. En 1974 se trasladó a la Residencia Sanitaria Virgen de Lluch (actual Hospital de Son Dureta) de Palma de Mallorca, como jefe de sección con funciones de jefe del servicio de la especialidad (primero interino y ratificado después mediante oposición). Puso en marcha la especialidad de Anatomía patológica en dicho hospital y en el ámbito balear. Hasta 1980 realizó una intensa labor asistencial, docente e investigadora.

En 1980, mediante oposición, se trasladó como jefe de sección y en calidad de jefe del servicio de la especialidad al Hospital General de Elche, que creó y desarrolló. En él llevó a cabo igualmente una intensa labor asistencial, docente e investigadora. Fue promotor y primer director del Banco de Tejidos del hospital. Producto de esta actividad asistencial fueron cuarenta y cinco publicaciones en medios nacionales e internacionales y treinta y seis comunicaciones a congresos. También ha desarrollado actividad docente como profesor adjunto de Anatomía Patológica en las Universidades de Zaragoza y Alicante y como profesor asociado de Biopatología en esta última. Ha sido director gerente de los Hospitales de Elche, Complejo Hospitalario de Salamanca y cofundador y primer director del Centro Nacional de Investigación Clínica y Medicina Preventiva (actual Hospital Carlos III).

Ha dirigido durante cinco ediciones (1988 a 1992) un Curso de Gestión Hospitalaria (300 horas) para Centroamérica y Belice, con sede en San José (Costa Rica), y docente de Servicios Hospitalarios en sendos cursos de gestión Hospitalaria en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia, 1988 y 1989) y Asunción (Paraguay, 1990 y 1991), organizados todos por el Ministerio de Sanidad y Consumo y el Instituto de Cooperación Iberoamericana (Ministerio de Asuntos Exteriores). 

Cecilio Yusta Viñas (Guadalajara, 1937) cumplió el servicio militar en el Ejército del Aire, en las bases aéreas de Matacán (Salamanca) y Torrejón de Ardoz (Madrid). Tras ingresar por oposición como controlador de tráfico aéreo (Dirección General de Aviación Civil) se hizo piloto y colaboró como profesor de vuelo elemental en el Aeroclub de Madrid (Cuatro Vientos). Obtuvo el título de piloto de transportes en la Escuela Superior de Vuelos de Salamanca.

Ingresó en Aviaco y luego en Iberia como auxiliar, y fue ascendiendo hasta llegar a la categoría máxima de comandante de esta última, donde trabajó durante treinta y cuatro años. Aparte de un buen número de aviones de escuela y de turismo (avionetas) ha volado material Convair 440, Fokker (F-27 y F-28), Douglas (DC-3, DC-9 y DC-10), Boeing (727) y Airbus. Estuvo tres años destinado en la flota Fokker-27 en Canarias. Frecuentó los aeródromos del África occidental y los del archipiélago canario y operó en Tenerife-Norte prácticamente a diario, aeropuerto en el que experimentó los fenómenos meteorológicos habituales a este campo que se analizan en el presente libro y otros de carácter extraordinario y menos conocidos.

Ha sido instructor de teórica e inspector de las operaciones por delegación de la Autoridad Aeronáutica. Está diplomado en meteorología aeronáutica e investigación de accidentes aéreos. En los últimos años, trabajó como tutor e instructor en línea con pilotos de nuevo ingreso y comandantes para la suelta. Alcanzada la edad de retiro en Iberia, se hizo cargo de la dirección de enseñanzas de la Escuela Adventia en Salamanca, hasta su jubilación.

Es miembro de número del Instituto de Historia y Cultura Aeronáuticas del Servicio Histórico y Cultural del Ejército del Aire (SHYCEA) y socio de la Asociación Española de Historia Militar (ASEHISMI). Está en posesión de la Cruz al Mérito Aeronáutico.

Ha aportado numerosos artículos a la revista Aeroplano y publicado José Ramón Calparsoro (Un piloto español en la Legión Cóndor), De azafata a TCP, La Aviación Militar española en su centenario, El infante Alfonso de Orleans y de Borbón (pionero de la aviación), Cien años del vuelo París-Madrid (Védrines) y, como coautor, Los hermanos Wright. 100 años, Mirando al cielo, Las mujeres en la Aeronáutica y 25 Militares de la República. En la actualidad está trabajando en una historia de las líneas aéreas en España y en las biografías de los jefes de la Aviación Militar española en sus primeros cien años (1911-2011). Precisamente uno de ellos fue el general de brigada Amado Balmes.

Puedes comprar el libro en: