• Diario Digital | Jueves, 14 de Diciembre de 2017
  • Actualizado 18:11

EL REGRESO DEL ELADIO MONROY

Alexis Ravelo retoma su saga más golfa y crítica con "El peor de los tiempos"

La serie de Eladio Monroy nació como un divertimento: un intento de llevar el hard boiled norteamericano de los años cuarenta a la Gran Canaria de comienzos del siglo XXI y, al mismo tiempo, de homenajear desde la parodia a los personajes de la novela negra española de la Transición: Eladio Monroy es tan comilón como Carvalho; es tan buscavidas como Toni Romano; lleva encima, como Méndez, los libros más insospechados.

El peor de los tiempos
El peor de los tiempos
Alexis Ravelo retoma su saga más golfa y crítica con "El peor de los tiempos"

Desde la primera novela comenzó a colarse en el discurso del narrador (y en la vida de Eladio) una clara orientación hacia las consecuencias de la desigualdad, una mirada hacia los más desfavorecidos y su contraste con la voracidad de quienes viven en el territorio del privilegio. Todas las novelas de la serie parten del crimen más convencional para acabar llegando a esferas de poder en las que la iniquidad se viste de cuello blanco: blanqueadores de capitales, mercaderes de lo público, políticos corruptos o empresarios corruptores abundan entre los antagonistas cuyos trapicheos Eladio Monroy desvela en sus torpes investigaciones.

Eladio Monroy no es policía ni detective. Ni siquiera un periodista. Pensionista de la marina, complementa su mísero sueldo con encargos bajo cuerda. Tan sarcástico como sentimental, tan culto como maleducado, se enfrenta a cada problema con astucia, perplejidad y grandes dosis de mala baba. No es que le apetezca andar por ahí investigando a la gente y haciendo justicia. Lo único que quiere es ir echando días para atrás en la ciudad que lo vio nacer. Pero, irremediablemente, siempre acaba viéndose obligado a hacer cosas que nadie hará si no las hace él.

En esta quinta entrega, Monroy se ve obligado a salir de su retiro para buscar a Elvira, la hija de su viejo amigo Pepiño Frades. En principio, no hay misterio: parece un asunto sencillo, cuestión de entrar y salir, patear un par de calles, hacer algunas llamadas, conseguir una dirección o un número de teléfono. Pero el rastro de Elvira Frades conduce a sórdidos territorios a los que se accede por la puerta de atrás de los salones más lujosos. Así arranca la quinta de Eladio Monroy, el Mike Hammer de la calle Murga, experto en meterse en líos y en salir de ellos a hostia limpia.

Alexis Ravelo (1971) es un escritor calvo que nació y aún sobrevive a régimen de cervezas y bocadillos de chopped en Las Palmas de Gran Canaria. Contra todo pronóstico, ocupa un lugar relevante en la narrativa española actual. Además de novelas, ha escrito libros infantiles, volúmenes de relatos para adultos, guiones, obras teatrales y hasta el libreto de una ópera.

Su primera novela fue Tres funerales para Eladio Monroy, que abre una serie de novelas protagonizadas por el mismo personaje: Solo los muertos, Los tipos duros no leen poesía y Morir despacio. También publicó el díptico «La iniquidad», formado por La noche de piedra y Los días de mercurio.

La estrategia del pequinés supuso su descubrimiento por parte de la crítica y los medios nacionales. Constantemente reeditada y a punto de ser adaptada al cine, obtuvo el Premio Dashiell Hammett 2014, así como otros galardones entre los que figuran el Premio Tormo 2014 o el Premio Novelpol 2014 (ex aequo con Rosa Ribas y Sabine Hofmann por Don de lenguas). Tras esta novela, vinieron otras, también de semen y sangre: La última tumba (XVII Premio de Novela Negra Ciudad de Getafe), Las flores no sangran (Premio Valencia Negra 2014 y también traducida al francés) o El viento y la sangre, escrita con seudónimo como M. A. West. Ahora, tras explorar otros caminos literarios con sus novelas más recientes (La otra vida de Ned Blackbird y Los milagros prohibidos), Ravelo retoma su saga más golfa, irreverente y crítica. Y, como siempre, sospecha que Dios está de vacaciones.

Puedes comprar el libro en: