• Diario Digital | Domingo, 21 de Enero de 2018
  • Actualizado 09:28

ESPAÑA, UN PAÍS DE NOVELA NEGRA

Las doce mejores novelas negras del 2017

La pujanza de la novela negra en nuestro país se nota cada año más. Las crisis económica y política que venimos padeciendo la última década tiene su canal de difusión, preferentemente, en este género literario. La novela negra se ha comido a la novela realista y, ahora, es la narrativa negra la encargada de denunciar los atropellos y tropelías del poder y de todos los adláteres que viven en derredor suyo.

Antigua cárcel de mujeres de Segovia
Antigua cárcel de mujeres de Segovia
Las doce mejores novelas negras del 2017

Buen ejemplo de todo esto es la novela negra que creemos es la más completa de las que se han publicado este año. “El final del hombre” del guionista y escritor Antonio Mercero que ha escrito una novela potentísima con una gran protagonista, la inspectora transexual Sofía Luna. Para ser su debut en el género, no ha podido tener mejor entrada en este mundo sórdido y criminal que es la novela negra. La novela trata temas como el bullying en el trabajo, la discriminación sexual, el feminismo, etc. Temas todos ellos muy actuales y que Antonio Mercero sabe utilizar a su conveniencia para montar una novela con una original intriga que va in crescendo en cada una de sus páginas.

El segundo lugar ha sido para la novela del escritor argentino Ernesto Mallo, “El hilo de sangre”, esta novela es el canto del cisne de su protagonista más querido, el Perro Lascano, que llega a la hora de su jubilación con un montón de misterios sobre su infancia sin resolver. Nuestros detectives se nos van haciendo viejos, pero no las tramas como vuelve a demostrar César Pérez Gellida en “Konets”, el inspector Ramiro Sancho le ha valido al escritor vallisoletano para escribir una serie de ocho novelas que van desde la investigación más convencional a la más inaudita, de la ciencia-ficción al más puro hard-boiled. Sin duda, una de los grandes valores de nuestra novela negra.

David Lagercrantz ha conseguido con “El hombre que perseguía su sombra” encaramarse a la cuarta posición de nuestra lista. Su nueva entrega, la segunda de su trilogía, ha superado con creces a las novelas de Stieg Larsson. Sus editores suecos no han podido estar más atinados con su elección. En esta nueva entrega nos encontramos con una Lisbeth Salander más inquietante que nunca, que como nos diría el autor: Trump nunca hubiera ganado las elecciones con ella en el mundo. La siguiente posición es para “Sé que estás viva” del periodista de sucesos Nacho Abad que ha conseguido hacer un perfilado, de cada uno de los personajes de su novela, antológico. Lo que nos hace creer que está perdiendo su tiempo en esos programas matinales en los que trabaja.

La sexta posición es para “Mala hierba” de Agustín Martínez, otra gran novela negra a ritmo de thriller mediterráneo en donde consigue un ambiente de western muy agobiante que hace al lector que se le revuelvan las tripas con los sucesos que va narrando. Por supuesto, nada es lo que parece. La séptima plaza es para “El asesino del acantilado” de Antonio Manzanera. Su peculiar estructura, de atrás hacia adelante, la hace ser una obra revolucionaria en cuanto al desarrollo de la trama. Esta es una de esas novelas que se merece una mayor y mejor difusión. Una novela a la altura de los grandes clásicos americanos.

El asesino del acantilado” una de esas novelas que se merece una mayor y mejor difusión. Una novela a la altura de los grandes clásicos americanos.

En octavo lugar se sitúa “Offshore” del escritor griego Petros Márkaris, esta es una gran novela policiaca que se desarrolla en un país en una profunda y larga crisis económica, de claro contenido social, está muy pegada a los acontecimientos que estamos padeciendo, que no viviendo en algunos de los países del sur de Europa. Lectura obligada para conocer al país helénico. El noveno puesto corresponde a “Los ritos del agua” de Eva García Sáenz de Urturi, la segunda entrega de su trilogía planetaria. Eva ha conseguido que sus lectores al pasear por Vitoria se estremezcan profundamente. Su pulso narrativo y sus cuidadas tramas novelísticas hacen de ella una sólida escritora del género negro. Creo que no nos equivocamos a señalarla como futura ganadora del Premio Planeta, ya lo verán.

La décima posición corresponde a “Los dioses carnívoros” de Rafael Balanzá, gran escritor con una maestría envidiable en los aspectos literarios que consigue narrar situaciones de profundo contenido psicológico y desequilibrante. Otro escritor a seguir. Las dos últimas posiciones de nuestra lista son para “Flor seca” de Graziella Moreno, una novela de palpitante actualidad, donde los diversos cuerpos de seguridad de Cataluña muestran sus diferentes formas de actuar, siempre con descoordinación. La autora conoce está situación muy bien porque ha trabajado en diferentes juzgados catalanes durante gran parte de su vida. Y el último puesto es para “Tantos lobos” de Lorenzo Silva, uno de los grandes maestros del género negro, en esta ocasión nos sorprende con cuatro relatos de sus dos protagonistas favoritos. Lo inaudito del escritor madrileño es que nos sigue sorprendiendo con todos y cada uno de sus libros y más en esta ocasión con las dificultades que plantea unos relatos de las dimensiones que ha escogido.

Después de leer todas estas novelas negras y muchas más, estamos en disposición de afirmar que nuestro país es el escenario ideal para este género. Cada día más, nuestras vidas se parecen a lo narrado en las novelas negras clásicas. Vivir para ver, aunque no sé si vivir así nos merece mucho la pena.