• Diario Digital | Domingo, 21 de Enero de 2018
  • Actualizado 23:43

La escritora barcelonesa Marta Rebón publica el ensayo narrativo "En la ciudad líquida"

"En la ciudad líquida" es un conjunto de ensayos narrativos en los que la autora explora la influencia que la literatura ejerce en los destinos individuales, moldeando las geografías íntimas de las formas más inesperadas. Marta Rebón escribe una carta de amor a la literatura que indaga en la relación sobre lengua, viaje, escritura y espacio.

Marta Rebón
Marta Rebón
La escritora barcelonesa Marta Rebón publica el ensayo narrativo "En la ciudad líquida"

Las ciudades líquidas son aquellas cuyos contornos se reflejan en las aguas de un río o de un mar. Pero, para la autora, son también una metáfora del espacio interior que habitamos cuando, en estado de suspensión, se lee, se traduce o se escribe.

"En la ciudad líquida" es mucho más que una ciudad, es mucho más que un viaje, es mucho más que un libro. Es seguir a Dostoievski en su primer periplo por Europa, visitar la habitación y media de Brodsky en San Petersburgo, la dacha donde Pasternak compuso Doctor Zhivago o las fincas familiares de Nabokov, su paraíso perdido. Es también una cartografía personal en Oporto, Tánger o París poblada por Bishop, Saint-Exupéry o Tarkovski. Ir de la mano de Marta Rebón por todos estos paisajes literarios resulta una aventura fascinante.

Este libro se divide en tres movimientos: "Derivas o viajes", "Matrias e interiores" y "Exilios". El primero parte de la premisa de que aprender es una deriva, un viaje cuya meta es incierta, y en él aparece, entre otros temas, el primer periplo de Dostoievski por Europa, cuyas impresiones recogió en su obra más desconocida. En "Matrias e interiores", la autora visita la famosa habitación y media de Brodsky o la dacha de Peredélkino, donde Pasternak escribió El doctor Zhivago, además de condensar el laberinto cultural de San Petersburgo. En "Exilios", asoma el bisabuelo africano de Pushkin que, del Camerún, pasó a servir en la corte del zar, se recorren las tres fincas familiares de Nabokov, a setenta y cinco kilómetros de San Petersburgo, el paraíso perdido al que el autor de Lolita nunca pudo (ni quiso) volver tras su exilio a través de Crimea...

La magnífica escritura de Marta Rebón nos ofrece ahora una nueva perspectiva: su propia mirada del mundo, su elegante voz, su sabiduría.

Marta Rebón nació en Barcelona en 1976. Licenciada en Humanidades y Filología Eslava, Máster en Humanidades, prepara una tesis doctoral sobre la narrativa de no ficción en la Europa del Este. Traduce obras literarias desde hace más de una década, con especial dedicación a la novelística rusa. Actualmente reside en Tánger.

Puedes comprar el libro en: