• Diario Digital | Jueves, 18 de Enero de 2018
  • Actualizado 20:17

El nuevo poemario de Fernando Zamora ahonda en su literatura despojada y cómplice dirigida a los lectores más inquietos y soñadores

El escritor y artista plástico palentino Fernando Zamora publica "Tratado de conservación", título número veinte de la colección Cálamo Poesía

El nuevo poemario de Fernando Zamora ahonda en su literatura despojada y cómplice dirigida a los lectores más inquietos y soñadores

Están de enhorabuena los amantes de la poesía limpia y cómplice que siempre brinda el escritor y artista plástico Fernando Zamora (Palencia, 1939), porque ha vuelto a las librerías con un nuevo poemario inédito, "Tratado de conservación", donde ahonda en su lírica despojada, a la vez llena de guiños para los lectores más soñadores e inquietos. El autor, que presentó esta obra a finales de 2017 en su ciudad natal, ofrecerá un recital poético el próximo viernes 26 de enero en Valladolid.Tratado de conservación

Con "Tratado de conservación" alcanza la veintena de títulos la colección Cálamo Poesía, que dirige el poeta y crítico César Augusto Ayuso, que incluye en su catálogo nombres de las letras tan significativos como los de Alda Merini, Cristina Peri Rossi, Francisco Pino, Carlos Pujol o Claudio Rodríguez, entre otros.

Fernando Zamora es —en palabras de Ayuso, profundo conocedor y estudioso de su obra— «autor de una poesía que nace del silencio y vuelve a él; y así se muestra en este nuevo libro, Tratado de conservación: su propósito de que la palabra vibre un momento, solo un momento, que haga un quiebro vivaz, o súbita resplandezca en su huida; con poemas delgados, sin alharacas, como un escorzo, como un susurro, con su duende... poemas que crean un señuelo para soñadores y desasosegados: no cesan de decir mientras invitan a callar».

Según el poeta, crítico literario y director de la colección Cálamo Poesía, idéntica vena literaria se percibe en los anteriores libros de este género publicados por Fernando Zamora, entre los que cabe destacar Fragmentos y variaciones (1994), Silva de sílabas (2004), Virado a sepia (2006) y Libro para quemar (2007), e incluso en las prosas que escribió para Palencia, remota y alba (Ediciones Cálamo, 1998), que componen junto a unas excelentes fotografías de Javier Ayarza su complementaria visión personal de la provincia palentina, a través de su patrimonio paisajístico y artístico.

UNA DÉCADA. Con este Tratado de conservación de Fernando Zamora alcanza el título número veinte la colección Cálamo Poesía, una serie iniciada hace una década por el editor José Ángel Zapatero para publicar este género con una vocación muy selectiva en cuanto a la calidad de las obras y una edición formalmente muy limpia, donde prima el valor del texto poético, que se ofrece en la lengua original y en la traducción al castellano cuando el autor no es de habla hispana.

Ha sido el caso de las obras publicadas al escritor francés Jacques Ancet, la italiana Alda Merini y la gallega Olga Novo, traductora al castellano de su antología Los líquidos íntimos. Además de ellos, en esta colección han aparecido poemarios de Joaquín Galán, Fermín Herrero, Luis Ángel Lobato, Javier Lostalé, Elisa Martín Ortega, Catalina Montes, Esperanza Ortega, Julia Otxoa, Francisco Pino, Carlos Pujol, Claudio Rodríguez —con su poemario favorito, Alianza y condena— y Jesús Hilario Tundidor, que inició la colección con su libro Fue.

DOS VERTIENTES. Fernando Zamora, que ejerció la profesión de la medicina como cirujano, siempre ha cultivado la poesía, que ha compaginado con su otra gran pasión creativa, las artes plásticas, entendidas ambas en sentido amplio y como vasos comunicantes. De esa síntesis brotan sus libros-objeto, ejemplares únicos entre los que sobresale su Libro de hilos (2005), dentro de una amplia y variada obra vinculada con diversas corrientes de la poesía más vanguardistas.

De hecho, su nombre ha figurado, junto a casi un centenar de artistas, entre los seleccionados para la exposición Constelaciones. Poesía experimental en España (1963-2016), muestra celebrada durante el primer semestre de 2017 en el Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León (MUSAC). Los comisarios Luis Marigómez, Esperanza Ortega, José Luis Puerto y Tomás Sánchez Santiago ofrecieron en el museo de la capital leonesa un recorrido por la poesía hispana más experimental del último medio siglo, donde se podían encontrar desde obras originales de poesía visual y sonora a libros-objeto, poemas-objeto, vídeo-poemas y otras acciones poéticas, siempre en un campo híbrido entre la literatura y las artes visuales. Esta exposición se muestra desde el pasado 20 de septiembre y hasta el próximo 7 de enero en Córdoba.

"Tratado de conservación" pertenece, sin embargo, a la línea de su poesía netamente verbal, pero donde también se aprecia ese original duende personal de Fernando Zamora, «duende que no resulta ajeno a la burla, al volatín, porque la palabra es —tiene que ser—, ante todo, libre; y la sociedad la domestica y la conturba, la saca de su ser para hacerle decir lo que no debe... Y el poeta la libera de esa torpeza, de su extravío, para que simplemente vuele», según explica Ayuso, para quien el escritor palentino «aparece en este poemario como un flâneur a la caza de instantes y signos, para devolverlos despojados e inocentes, liberados a su vez de la presura del tiempo; si bien sus poemas no solo son eutrapelia, guiño cómplice, sino también apunte íntimo, temblor elegíaco».


Puedes comprar el poemario en: