• Diario Digital | Miércoles, 21 de Febrero de 2018
  • Actualizado 10:08

“SE ESTÁ CONFUNDIENDO CULTURA CON ENTRETENIMIENTO”

Llega la puesta de largo de “Una casa en Bleturge” de Isabel Bono

Todo el mundo se pregunta qué es Bleturge, incluso a la propia autora le cuesta un poco describirlo. “Bleturge es un refugio que está en un descampado”, dice en la presentación oficial del libro. La idea se la dio un amigo de Facebook Purranki, lehendakari de los caminos a quien ha dedicado el libro. “Todavía no lo sabe, veréis que sorpresa se lleva cuando se entere”, apunta divertida Isabel Bono durante la presentación del libro a los medios de comunicación.

Llega la puesta de largo de “Una casa en Bleturge” de Isabel Bono

Cuando en el pasado mes de septiembre se hizo público el fallo del jurado de premio Café Gijón 2016, pocas personas conocía a Isabel Bono. Nosotros ya habíamos tratado su excelente poemario “Cahier” en estas páginas, pero no conocíamos su prosa, entre otras cosas, porque no había publicado ninguna novela; “Una casa en Bleturge” es la primera que publica, una obra con un fuerte acento poético. Ya lo dijo José María Guelbenzu en la presentación “enseguida me di cuenta que el libro estaba escrito por una poetisa”.

Como en las últimas convocatorias del premio, el consistorio de Gijón estuvo representado por Montserrat López Moro, concejala de Cultura. “El premio es una especie de embajada cultural nuestra. Siempre hemos apostado por la cultura y el libro es un instrumento de primer orden para la formación”, señaló la concejala que antes había sido profesora de colegio y sabe bien de lo que habla.

Una casa en Bleturge” se puso a la venta hace diez días, “y ya hemos tenido que lanzar una segunda edición”, afirmó exultante la editora Ofelia Grande y más en estos tiempos de crisis que parece que le cuesta remontar a todo lo que tenga que ver con la lectura, “es cierto que no estamos en el peor de los momentos pero tampoco estamos en el mejor”, dijo la editora de Ediciones Siruela, ¡vamos que seguimos igual!, como aquella canción de Julio Iglesias. Aunque parezca mentira, el premio Café Gijón lleva ya 68 años, y no tiene intención de jubilarse de momento porque “una sociedad que está leyendo, está aprendiendo y avanzando”, corroboró la concejala.

Para Ofelia Grande, la novela sorprendió a todos los miembros del jurado. “¿Cómo es posible escribir un libro tan bonito de un hecho tan duro?”, se preguntaban los miembros del jurado. El hecho es la muerte de un hijo, lo más doloroso que puede pasar a unos padres. Guelbenzu explicó con unas certeras pinceladas el estilo de la autora malagueña, “escribe capítulos cortos, por orden cronológico y tiene un sistema de fragmentación de los capítulos que funciona muy bien, usa varias voces en la narración aunque la que predomina es la de la madre”.

Isabel Bono todavía no se cree que haya podido ganar el premio. “Estoy como en una nube porque todavía no me creo que sea una novela. Se lo pregunto a todo el mundo y me dicen que sí pero yo tengo mis dudas, creo que tendré que esperar a la segunda novela para creérmelo”, razona la autora de “Una casa en Bleturge”. “El proceso de escritura ha sido muy caótico y he tenido que ir encajando las piezas una vez terminé de escribir todo, lo hice poniendo sobre mi cama todos los folios de la obra”, reconoce la escritora. Respecto a la edición dijo sentirse encantada, "además han utilizado una foto mía para la portada".

La poetisa y novelista se mostró muy crítica con las redes sociales y los medios de comunicación. “En Facebook hay muchas sombras, es como una nueva cueva de Platón, yo que soy muy visceral no me gusta nada y cada vez me va a gustar menos, de hecho no duré más de dos meses en esa cueva”, apunta. Casi opina lo mismo de la televisión y otros medios audiovisuales. “Se está confundiendo cultura con entretenimiento”, sentencia y queda claro que la escritora no es ninguna neófita en el mundo de la cultura y que tiene una desarrollada inteligencia que no la impide decir la verdad.

Para concluir nos da pistas sobre su futura obra, “yo siempre voy a escribir de manera fragmentada. El pensamiento es fragmentado, no es un discurso que se pueda mantener por horas y de manera lineal”, detalla y finaliza “yo no quería escribir algo triste. Sí dramático, pero no triste. Creo que en lo dramático hay también humor y algo de ironía”.

Isabel Bono escribe cuentos y poemas desde la infancia. Con varios libros de poesía publicados, entre los que destaca "Cahier”. Considera que “Una casa en Bleturge" es su primera novela porque es el primer trabajo en narrativa con el que se siente al fin cómoda.

Puedes comprar el libro en: