• Diario Digital | Sábado, 18 de Noviembre de 2017
  • Actualizado 01:05

Lorenzo Luengo presenta su thriller psicológico “El dios de nuestro siglo”

“El entorno cada vez corrompe antes a los niños”

El dios de nuestro siglo” es la primera obra que publica el escritor madrileño Lorenzo Luengo en Seix Barral. “Una novela que no queríamos dejar escapar ya que es muy potente y engancha desde la primera página”, afirmó la jefa de prensa del sello Elena Blanco en la rueda de prensa de la presentación de la novela. El escritor llevaba cuatro años sin publicar ninguna novela.

Lorenzo Luengo
Lorenzo Luengo
Lorenzo Luengo presenta su thriller psicológico “El dios de nuestro siglo”

Lorenzo Luengo se considera un escritor lento, no le gustan las prisas y sí el expresarse de manera concienzuda. “Cuando te planteas la literatura no como una forma de comunicarse si no como de arte, el género del texto lo plantea el propio narrador. Yo lo que he hecho es matar muchos géneros para descubrir nuevos subgéneros”, explica el autor a preguntas de los periodistas.

Para Lorenzo Luengo, “el género negro plantea muchos interrogantes de una forma muy diferenciadora ya que cuestiona la realidad. El mundo infantil está evolucionando de manera rapidísima, están ocurriendo cosas que, por supuesto, sabemos, pero hay otras que no, y otras muchas cosas que están a punto de ocurrir y todavía no nos las imaginamos”.

El dios de nuestro siglo” tenía que ubicarse en Estados Unidos porque el autor necesitaba que discurriese la novela cerca de los desiertos donde se hicieron las pruebas atómicas en los años cuarenta. La protagonista es Daniella Mendes, detective de treinta y tres años, que asume la búsqueda de tres niños —Jon Rosario, Dave Mulkern y Latrena Dersimonian— desaparecidos durante un verano de temperaturas devastadoras en una ciudad situada entre Texas y Nuevo México. Una ciudad especialmente tranquila, en ese entorno aparentemente ideal de las colinas, donde viven familias de clase alta.

Daniella descubre la obsesión de Jon y Dave (12 años) por las conjeturas científicas, los cómics de un genio demente que habita una caravana en el desierto y la vida secreta de Latrena, de 11 añios, (con su peligrosa imitación del mundo adulto) en la cara oculta de Internet.

La novela es un informe policial dirigido a dos personas: el capitán Cesana y la doctora Werneck, escrito en primera persona por Daniella, entre el 24 de julio y el 20 de agosto de 2013, un período de tiempo que abarca exactamente un mes lunar

Lo que comienza como un caso más se convierte para Daniella en un proceso interior —triangulado por la ciencia, la religión y la filosofía— que transforma su visión del Universo, y la precipita a una urgente búsqueda para recuperar ese cimiento sólido que consideramos “lo real”.

“Estados Unidos es la metáfora de todas las imágenes que nos obsesionan. He vivido unos años allí y conozco de primera mano lo obsesionados que están por las desapariciones de niños. Cuanto más al interior del país nos vayamos, más obsesionados están”, describe así Lorenzo Luengo la psicosis en la que viven los americanos, hasta tal punto que no se puede tocar a un niño en la calle sin que te miren mal. “Todo lo que ocurre en USA tiende a pasar en otros países poco después”, rubrica.

El mundo de la infancia está cambiado de manera exagerada y veloz. “Algunos padres sienten miedo de lo que es un hijo hoy en día. Es casi un enigma o un misterio para los padres. La imagen de inocencia del niño es una imagen ideal. Ahora los niños pierden la inocencia mucho antes”, expone de manera concisa Lorenzo Luengo. “El entorno cada vez corrompe antes a los niños”, afirma taxativamente y añade “los niños copian los modelos de conducta de los mayores muchas veces a través de la televisión”.

“La televisión afecta al comportamiento de los padres y de los niños. Se pervierten y se corrompen antes y no hay un sentimiento sancionador porque se ve a la televisión como positiva”, señala. Sin embargo, los niños, cada vez más, están influidos por Internet. Los padres no tanto porque no han convivido con Internet como han convivido con la televisión. “Ahora, el aprendizaje de la vida la tienen los niños en Internet. Donde también hay mucha pornografía emocional”, subraya.

El escoger la voz femenina para escribir la novela no le ha supuesto esfuerzo alguno. “No he tenido ningún problema, además la mujer tiene una sensibilidad mayor cuando hablamos de cuestiones infantiles”, sostiene. Además, opina que “el misterio es ante todo femenino y en la novelas hay varios secretos”. “El dios de nuestro siglo” encierra muchos misterios que el lector irá desvelando poco a poco. No quiere terminar sin señalar el poder de la novela que “tiende que profetizar su propia destino”, concluye.

Puedes comprar el libro en: