• Diario Digital | Martes, 21 de Noviembre de 2017
  • Actualizado 17:50

Manuel Gutiérrez Aragón apadrina a la joven escritora Sofía González Gómez

“En la literatura hay que encontrar el equilibrio entre la acción y la introspección”

No ha podido encontrar mejor padrino Sofía González Gómez que Manuel Gutiérrez Aragón para presentar su primer libro de relatos “Una playa de septiembre” que acaba de publicar la editorial La Isla de Siltolá. Manolo ha sido uno de los cineastas más importante que hemos tenido en España en la segunda mitad del siglo pasado y no lo es del siglo XXI porque en el año 2007 decidió no volverse a poner detrás de una cámara. Desde entonces ha querido ocupar su tiempo escribiendo, tanto libros de ficción como ensayos y, por supuesto, leyendo a jóvenes escritores.

Manuel Gutiérrez Aragón apadrina a la joven escritora Sofía González Gómez

El título del libro de relatos viene de un poema de Miguel D´Ors donde se vale de una metáfora en que se compara el corazón de una mujer a la que nunca llegó a amar con una playa en septiembre. Amar a una o en una playa en septiembre debe ser difícil porque siempre la asociamos a la soledad. Las playas en ese mes; sobre todo en Cantabria, como bien sabe el bueno de Manolo, suelen estar los suficientemente desiertas para dar paso a la nostalgia. Tanto la autora como Gutiérrez Aragón son de tierra adentro, ella de Pedro Muñoz en plena Mancha quijotesca y él de Torrelavega a escasos 20 kilómetros del embravecido mar Cantábrico.

Eso no ha impedido a Sofía González Gómez escribir 19 relatos que están interrelacionados entre si, con una protagonista que aparece en muchos de ellos. Para Manuel Gutiérrez Aragón sus relatos son “afanosos y telegráficos. No hay nada superfluo. No sobra ni falta nada”, dijo el director cinematográfico en la presentación que tuvo lugar en la librería madrileña Rafael Alberti ante una amplía concurrencia. “Sus cuentos son muy descarnaros”, remató. Hace muchos siglos el Conde Lucanor escribió “hice este libro con las menos palabras posibles” es, precisamente, la máxima de la narradora.

Para el escritor cántabro, los cuentos de Sofía destilan autenticidad. “Van más allá de la verdad y parecen que han pasado la prueba de fuego de haberlos vivido”, señaló el director cinematográfico que traía bien hechos los deberes y añadió “en los relatos hay muchas referencias a novelas y a películas, algunas que yo no he visto”. Las características principales de la narradora manchega, según Gutiérrez Aragón son “relatos muy sentidos que nos hacen reflexionar con un esquema narrativo muy fuerte”.

Sofía González Gómez, en su intervención, dio las gracias a presentador, editor, amigos y demás personas presentes en el acto. Con voz emocionada apuntó que sus relatos “tienen estructura de araña, con varias direcciones narrativas para dar una sensación global. Todos ellos tienen que ver con un estado de ánimo y con una sociedad líquida”. Ahora está muy de moda eso de la sociedad líquida que viene a ser como la fragilidad de los vínculos humanos y no con el deshielo de los polos y sus posibles inundaciones, ni mucho menos con Venecia.

La nueva sociedad líquida se basa en la preponderancia de las redes sociales que están cambiando los hábitos de las amistades actuales, que van dejando de lado el contacto físico con las personas. Terminó diciendo la autora que en sus relatos “busco el equilibrio entre la acción y la introspección, aunque creo que hay que conseguir hacer todavía más sencillo el estilo narrativo”.

Puedes comprar el libro en: