• Diario Digital | Lunes, 19 de Febrero de 2018
  • Actualizado 16:50

“CUÍDATE DE MÍ”, DE MARÍA FRISA, LAS MUJERES A CARGO DE UNA INVESTIGACIÓN POLICIAL

María Frisa: “En el terreno social, vivimos una involución”

Nunca se había publicado en España una novela en la que las protagonistas de una novela negra fuesen dos mujeres. “Cuídate de mí” es una novela que rompe muchos esquemas.

María Frisa: “En el terreno social, vivimos una involución”

Cuídate de mí es la primera novela que tiene como protagonistas una pareja de policías que son dos mujeres”, afirma el editor de la novela Alberto Marcos en la rueda de prensa de la presentación de esta insólita novela negra. Berta y Laura son la pareja protagonista, ambas policías, una madre de familia y la otra soltera e independiente, ambas sobradamente preparadas, al igual de la autora de la novela, la escritora barcelonesa afincada en Zaragoza, María Frisa.

“Mi novela pretende ser una denuncia social de la sociedad en la que vivimos, donde hay demasiados episodios de abusos sexuales, violencia de género y, por supuesto, de bullying, profesional y de todo tipo”, denuncia la escritora en su comparecencia ante los medios de comunicación. Una de las funciones de la novela negra es precisamente eso, la denuncia de todo tipo de injusticias.

Para María Frisa, en casi todas las profesiones las mujeres tienen un techo de cristal, “o de cemento” que cuesta muchísimo a las mujeres romper. De momento, la equiparación de géneros en una mera entelequia. “A las mujeres las cuesta mucho acceder a puestos directivos en empresas u otras organizaciones. Miren cuantas mujeres hay en la Real Academia Española, por ejemplo”, dice con convicción.

Frisa- V“Yo quería que en mi novela las mujeres fuesen protagonistas. Las dos policías son mujeres fuertes, aunque muy diferentes entre sí, ya que tienen ambas sus propias inquietudes. Berta tiene muchas dificultades para conciliar su vida laboral con la familiar. Laura, más independiente, es psicóloga y una gran profesional que vive para su trabajo. Ambas están destinadas en el Servicio de Atención a la Mujer de Zaragoza, una división de la Policía Nacional que se encarga de investigar los casos de delitos sexuales y de violencia de género. La autora se ha basado en dos personajes reales que la han ayudado en el proceso de documentación de la novela.

Según la autora barcelonesa, su novela no es meramente negra, “tiene un sesgo psicológico muy acentuado”, señala. La novela comienza cuando aparece asesinado una persona que había sido acusada y absuelta en un juicio por violación que realmente había cometido. “He querido reflejar el entorno del violador y cómo la sociedad se ensaña con la culpabilidad de las víctimas. Muchas mujeres creen que son culpables de lo que las ha pasado. Que si no debería de haber bebido, que si la falda era demasiado corta, que si debería haberme defendido mejor”, desgrana María Frisa con un tono de indignación.

“Hay que hacer una mayor inversión económica para desarrollar una labor de prevención para que no ocurran estas desgracias. Socialmente, estamos involucionando y los colegios tienen mucho la culpa. Ahora las jóvenes han asumido que tener celos es un síntoma de amor”, recapitula la escritora afincada en Zaragoza y añade “hay muchas mujeres que no se atreven a denunciar lo que las ha sucedido por miedo. El caso de Woody Allen es paradigmático. Si es verdad lo que dicen, dejaré de ver sus películas y eso que me han gustado mucho siempre”.

“Quiero que el lector se plantee cosas que no se ha planteado”

La escritora tiene como prioridad, a la hora de escribir, que quiere "que el lector se plantee cosas que no se ha planteado hasta ahora sobre temas como la violencia de género o los abusos sexuales”, afirma con rotundidad. Quien lea la novela se los volverá a plantear de una manera diferente. Para escribir su nueva novela ha estado trabajando ocho años, cuando el tiempo la ha dejado. “Desde el principio tenía claro el título que debería poner, además tiene un doble significado, por un lado, es una invitación a protegerse y por otro a que se cuiden”, desvela María Frisa.

María Frisa

La novela tiene una subtrama que es el ciberacoso, algo que ha sufrido la propia autora cuando publico su libro “75 consejos para sobrevivir en el colegio”. “Recibí muchos insultos en la red, sobre todo en Twitter”, recuerda la escritora. Sufrió un auténtico linchamiento moral incluso por personas que no habían leído su libro. Algo muy usual en nuestras redes sociales que, en muchas ocasiones, se parecen a los realities-show de nuestras televisiones.

Para María Frisa, “la verdad no existe, por eso he dado un capítulo a cada protagonista de manera alterna. Quería que el lector sacase sus propias conclusiones ya que cada persona saca unas conclusiones diferentes a la de otra. Esto tiene que ver mucho con la Programación Neurolinguística que dice que la verdad es un territorio. Nuestros mapas mentales los construimos con nuestros recuerdos y cada persona tiene los suyos”, opina.

“Cuando empecé a escribir la novela no habían ocurrido casos como el que hemos vivido recientemente como el de La Manada, visto desde esa perspectiva creo que me he quedado cortísima en cuanto a denuncia social”, ha concluido la autora su intervención en la presentación de su primera novela para adultos.

Puedes comprar el libro en: