• Diario Digital | Lunes, 18 de Diciembre de 2017
  • Actualizado 13:58

Reino de Cordelia recupera "Trampas" de Max Aub, tal y como lo concibió el autor

Reino de Cordelia recupera "Trampas" de Max Aub, tal y como lo concibió el autor

Jugó siempre: mientras sufría la dureza de los campos de concentración y también en la tranquilidad de su domicilio en el exilio. En su correspondencia hay abundantes cartas en las que menciona su intención de publicar un volumen titulado "Trampas", del que aparecieron Algunas trampas en 1968 en la revista mexicana Diálogos y en 1970 en la española El Urogallo. Suponen la punta del iceberg, menos de la cuarta parte de los cuatrocientos doce aforismos sobre el juego que componen el libro completo.

Pedro Tejada Tello, investigador de la obra de Aub, que ya dio a la imprenta los Crímenes ejemplares de este gran escritor español, ha logrado que Trampas llegue a la imprenta por primera vez tal y como la concibió su autor. Este inédito se ilustra a dos tintas con los palos de la baraja, el tarot, fichas de dominó, figuras de ajedrez de ajedrez, bolas de la lotería... en busca de un placer estético a la altura del texto. Juguetón por naturaleza, eterno travieso del ingenio, Max Aub se pregunto aseverando: «¿Qué finalidad tiene el juego que no sea la hermosura?».

Max Aub (París, 1903 - México D.F., 1972) fue uno de los escritores en español más relevantes de su época, pese a que a lo largo de su vida mantuvo cuatro nacionalidades: alemana, por sus padres; francesa, por nacimiento; española, por haber pasado su juventud en Valencia; y mexicana como tributo al país donde se exilió tras la Guerra Civil española. Dramaturgo, novelista, poeta, ensayista, artista plástico...

Su obra está plagada de juegos y aristas, como la pseudobiografía Jusep Torres Campalans (1958). Entre sus novelas destaca la serie El Laberinto Mágico —formada por Campo cerrado (1943), Campo de sangre (1945), Campo abierto (1951), Campo del Moro (1963), Campo francés (1965) y Campo de los almendros (1968)—, Las buenas intenciones (1954) y La calle de Valverde (1961). Regresó efímeramente a España en los años setenta, experiencia de la que surgió su libro autobiográfico La gallina ciega (1971).

Puedes comprar el libro en: