www.todoliteratura.es

El cómico Miguel Lago presenta en Madrid su libro "Gamberro y caballero"

Gamberro y caballero
Gamberro y caballero

El humorista Miguel Lago presenta "Gamberro y caballero", un libro en el que vuelca sus reflexiones más cínicas haciendo uso de su arma infalible, esa mezcla de ironía y mala leche, gamberrismo y caballerosidad, retranca gallega y formalismo de corbata, el próximo jueves 16 de marzo, a las 19.30 horas, en la Casa del Libro de Gran Vía de Madrid, en un acto en el que también intervendrán el presentador de televisión y escritor Christian Gálvez, el cómico Agustín Jiménez y el periodista Jota Abril.

En Gamberro y caballero «nos hace querer ser tan miserables como él. Y eso le hace único. La brillantez de Lago quizá no se afinque en solo hacerte reír. Lago dobla la apuesta y te convierte en partícipe de sus opiniones, de su polarizada opinión sobre muchos de los temas actuales que te rodean y en los que te reflejas. Y si no te reflejas en sus opiniones, te ríes con ellas», escribe en su prólogo Christian Gálvez, que no duda en alabar la comicidad de «este hijoputa, este miserable, este nuevo Zar de Balaídos, este funambulista del humor».

Miguel Lago debutó en El Club de la Comedia en 2000 para pasar después por Comedy Central (cómico del año 2012), Antena 3 o Telecinco. En su primer libro de humor, publicado por La Esfera de los Libros, afronta sin concesiones, hablando claro, esos momentos estelares que vivimos a diario: cambiar pañales, intentar darse de baja en una compañía telefónica, el karaoke, las extraescolares de tu hijo, jugar al fútbol, aguantar a una madre enfadada…

«No quiero decir que a mí me caiga mal todo el mundo, todavía no, pero ya veremos cuando llegue a los setenta años. Lo que sí debo reconocer es que hay muchas situaciones cotidianas que me incomodan y que me hacen reaccionar como lo haría Larry David, y esto provoca un montón de divertidas discusiones», escribe el autor en una de las piezas de este libro.

A lo largo de más de treinta capítulos, Lago da rienda suelta a sus opiniones y nos regala sus ideas en torno a las situaciones más cotidianas: «las extraescolares y otras formas de morirte del asco», «el arte de librarte de compromisos utilizando WhatsApp», «las críticas mejor por la espalda»… en un texto acompañado por las ilustraciones del también cómico Agustín Jiménez.

Miguel Lago (Vigo, 1981) no ha cejado en su empeño de hacer reír al público desde que debutó sobre el escenario de El club de la comedia en 2000, en su primer certamen amateur, siendo un imberbe de dieciocho añitos. Ha pasado por Comedy Central (cómico del año 2012), Antena 3, Telecinco... y regresó a El club en 2015 pero ya con más pelo en la cara y en su versión «profesional».

Su estilo directo, libre y sin censura le ha convertido en una referencia en el mundo de la comedia y, por qué no decirlo, en objeto de la crítica de la «policía del humor» que tan presente está en estos tiempos de lo políticamente correcto.

Como actor ha trabajado en Curso del 63, su secuela Curso del 73 y, más recientemente, en la serie de Netflix Las chicas del cable. También canta (mal), baila (peor) y ahora resulta que escribe, algo esperado como licenciado en Filología Hispánica que es y autor de todos sus espectáculos, y en este caso lo hace manteniendo esa manera tan suya de contar las cosas llena de sarcasmo, un puntito de mala leche y mucha retranca, que para eso es gallego. Su obra Soy un miserable disfruta actualmente de un más que notable éxito en los teatros de toda España.

Puedes comprar el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(1)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame

Comenta esta noticia (Login)
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de TodoLiteratura
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.