• Diario Digital | Lunes, 18 de Junio de 2018
  • Actualizado 13:20

La escritora japonesa Yoko Tawada publica su novela "Memorias de una osa polar"

"Memorias de una osa polar" es una fábula de una saga de osas polares que se expresan como lo podemos hacer nosotros. Con esta singular historia, éstas osas nos acercándose a nuestra verdadera identidad.

La escritora japonesa Yoko Tawada publica su novela "Memorias de una osa polar"

Esta es la historia de tres generaciones, las de la abuela, la madre y el hijo. Es una historia que recorre buena parte del siglo XX y los acontecimientos históricos que lo marcaron y que se desarrolla en varios países. Pero tiene una peculiaridad: sus tres protagonistas son osos polares, osos con raciocinio y sentimientos propios de los humanos, que actúan en circos o viven en zoos, pero que también escriben sus memorias. Y es que lo que Yoko Tawada ha hecho en este libro delicioso, bellísimo y fascinante es poner al día las fábulas de Esopo o Lafontaine.Memorias de una osa polar_portada

La novela arranca con la abuela, nacida en la Unión Soviética, que trabaja en un circo, escribe unas memorias que se convierten en best seller y se exilia en Canadá. Su hija Tosca, bailarina, se instala en la Alemania del Este en la época del muro de Berlín, se dedica también al circo y mantiene una estrecha relación con su entrenadora Barbara, emocionalmente frágil. El hijo de Tosca, Knut, nace en el zoo de Berlín, está muy unido a su cuidador, Matthias, y se convierte en una estrella, aunque no todo es tan maravilloso como parece... Y un dato interesante: tanto el personaje de Knut como el de su madre están basados en osos reales; el cachorro Knut se convirtió en la sensación del zoo de Berlín e incluso fue fotografiado por Annie Leibovitz para una portada de Vanity Fair.

El lector tiene en sus manos un libro singular, sorprendente y rebosante de gran literatura. Un libro protagonizado por osos que nos habla de cómo somos los seres humanos y de los avatares de nuestra historia reciente, de cómo nos comunicamos, cómo sentimos, cómo nos relacionamos con nuestro entorno, y también de nuestros anhelos y pesares. 

Yoko Tawada nació en Tokio en 1960, se trasladó a Hamburgo cuando tenía veintidós años y se instaló en Berlín en 2006. Escribe tanto en japonés, su lengua materna, como en alemán, idioma elegido para Memorias de una osa polar. Ha publicado novelas, cuentos, piezas teatrales y ensayos, y ha recibido numerosos galardones, entre ellos el Premio Akutagawa, el Tanizaki, el Adelbert von Chamisso y la Medalla Goethe. Por "Memorias de una osa polar" se hizo merecedora del Premio Warwick para Obras Traducidas Escritas por Mujeres. El jurado consideró la obra como «un libro inusual, divertido y triste a la vez, personal y sin embargo muy político... Rara vez se ha descrito la sociedad con tanta agudeza, ni ha parecido tan extrañamente caprichosa. La fantasía mágica choca con la tosca demagogia política».

Puedes comprar el libro en: