• Diario Digital | Domingo, 22 de Julio de 2018
  • Actualizado 01:16

Se acaba de poner a la venta el libro Imogen Hermes Gowar "La sirena y la señora Hancock", una sorprendente novela georgiana

"La sirena y la señora Hancock", de Imogen Hermes Gowar, es una deslumbrante historia sobre sirenas y prodigios en el Londres del siglo XVIII. 

Se acaba de poner a la venta el libro Imogen Hermes Gowar "La sirena y la señora Hancock", una sorprendente novela georgiana

Desde que enviudó, la vida del armador Jonah Hancock transcurre de manera tan rutinaria como solitaria. Sin embargo, en septiembre de 1785, todo su mundo da un giro tan inesperado como emocionante. Una oscura noche, y tras mucho tiempo sin noticias del Calliope, uno de sus barcos, recibe la apremiante visita del capitán del mismo: ha vendido la embarcación allá por los mares de China para hacerse con lo que, a todas luces, es una sirena... Aunque en su momento fuese capturada viva, la criatura es ahora un cadáver espeluznante, que tiene el aspecto apergaminado, enjuto y parduzco de un colérico bebé con uñas afiladas y cola de pez.

La sirena y la señora Hancock​Pronto el señor Hancock decidirá buscar en Londres un concurrido café donde poder exhibir su sirena. El rumor sobre el temible espécimen marino correrá rápido por astilleros, cafés, salones y burdeles. Todo el mundo quiere contemplar la maravilla del señor Hancock; una atracción realmente provechosa que no pasará desapercibida a la señora Chappell, madama de uno de los salones de alterne más conocidos de la capital, que con el reclamo del novedoso fenómeno pretende organizar una serie de fiestas espectáculo que aporten nuevos bríos al negocio. Y al tiempo, saque partido a la más que rentable suerte del cándido armador. Después de muchos años aislados del mundo, Hancock podría ver abrirse ante él las puertas de la alta sociedad. Y quizás también del amor, en su faceta más obsesiva...

En la primera de aquellas fiestas por todo lo alto, conoce a Angelica Neal, la mujer más deseable en la que jamás hubiese posado su mirada, y una cortesana, seductora e inteligente, de las más cotizadas. La enfermiza ambición de la señora Chappell se ha puesto en marcha: Angelica será la encargada de hacer inolvidable la velada a Hancock quien, obsesionado aún por el recuerdo de su esposa y por el fantasma de su bebé muerto, asiste consternado a todo lo que en aquel burdel acontece. Ha comercializado con el poder de convocatoria de su criatura, sin percatarse de otros cantos de sirena que no puede disipar, los de la caprichosa y bella Angelica que consigue embarcarlo en una potente corriente de deseos y anhelos realmente inevitables. Este encuentro marcará el nuevo rumbo de sus vidas.

Aunque Angelica ya había escapado del servicio de Chappell y disfrutaba de una vida cortesana gracias a la protección de su amante, un duque. Tras la muerte de este, todavía le quedan muchos cabos por atar antes de poder vivir por su cuenta y al ritmo frenético (repleto de fiestas y lujos) que le gusta llevar. Gracias a sus inapelables artimañas se dejará cortejar por el ingenuo armador, al tiempo que intentará engañarle para hacerse con su sirena, o quizás buena parte de su dinero. Tanto Angelica como Hancock se han dejado llevar, cada uno a su manera, por ansias (dinero, reconocimiento y ascenso en la escala social) que se antojan inexorables, y se aventuran a nuevos rumbos vitales en común, con los que seguro aprenderán una lección —al menos— tan básica como irrebatible: las cosas más valiosas son precisamente las que tienen un precio más alto. En aquel Londres georgiano donde la alta sociedad se entrega a vicios, apetitos y deseos insaciables, ¿adónde los llevará su ambición? Surgirán dudas, miedos, anhelos insatisfechos, mentiras, afectos no correspondidos, locuras, envidias... Pero, aun así, ¿podrán rebelarse contra el poder destructivo que, según dice la tradición, tienen las sirenas?

Imogen Hermes Gowar estudió Arqueología, Antropología e Historia del Arte, para posteriormente dedicarse a trabajar en museos. Algunas de las muchas piezas y artefactos museísticos con las que trabajó se convirtieron en fuente de inspiración para que se lanzase a la narración de historias. Relatos de ficción que fueron decisivos para que en 2013 ganase la beca de la fundación The Malcolm Bradbury Memorial Trust para estudiar un máster en Escritura Creativa en la Universidad de East Anglia (UEA), Reino Unido. La sirena y la señora Hancock fue finalista del premio MsLexia a la primera novela y llegó a la final del premio para escritores de la Fundación Deborah Rogers en su primera convocatoria.

A sus treinta años, está viendo cómo crece el número de países en los que se está publicando su novela. De momento, está a la venta en Reino Unido, España, Canadá, Países Bajos, Alemania, Hungría, Italia, Rusia y Croacia. Además, los derechos han sido vendidos al cine y hace solo unas semanas Hermes Gowar fue reconocida por The Observer New Review como una de las escritoras noveles a seguir este presente 2018, sangre renovadora y vital —cada vez más necesaria— en el actual panorama literario de ficción. Finalmente, y para poner la guinda a una incipiente trayectoria narrativa, La sirena y la señora Hancock está entre las novelas seleccionadas para el Women’s Prize for Fiction 2018.

Puedes comprar el libro en: