• Diario Digital | Jueves, 20 de Septiembre de 2018
  • Actualizado 02:46

ENTREVISTA AL AUTOR DE “GOLPES”

Pere Cervantes: “La literatura debe escapar de cualquier opinión que no nazca del amor incondicional al arte”

El escritor Pere Cervantes es un consumado especialista en el género policiaco, su experiencia en los cuerpos de seguridad del estado le hacen ver la realidad desde ambos lados del escenario de la vida. “Golpes” es su cuarta novela, el protagonista es un ex policía boxeador. Como en toda buena novela de género, éste es un perdedor que lucha por el honor y la justicia en solitario.

Pere Cervantes
Pere Cervantes
Pere Cervantes: “La literatura debe escapar de cualquier opinión que no nazca del amor incondicional al arte”

La novela está basada en hechos reales que el autor conoce de primera mano. Es una obra que indaga en la pérdida de la verdadera identidad y sobre la importancia de la amistad y el tener quien te acoja en la vida. En la entrevista, Pere Cervantes nos adelanta algunas de las claves de esta vigorosa y original novela negra.

El haber sido miembro de la policía, ¿le hace ver la realidad con otros ojos?

Es evidente que el poder vivir situaciones a las que otras personas ni siquiera se acercaran en toda su vida, hace que adquieras una mirada singular. Y es justo esa mirada la que utilizo en mis creaciones literarias, tratando de ofrecer una visión inédita.

Varios policías se han pasado a la escritura en estos últimos años. ¿Por qué cree que sucede esto?

No creo que esa afirmación sea del todo exacta. Me refiero a lo de “varios”. De hecho hay muchos menos policías que abogados, psicólogos o periodistas que escriban, sin embargo por el hecho de deambular en el género negro parece que el foco está puesto en los integrantes de los cuerpos policiales. Soy de los que cuando hablo de literatura hablo como escritor y no como el “policía” que además escribe. Ya que cuando ejerzo de policía no soy el “escritor que además es policía”.

¿Qué le decidió a usted a dar ese paso?

Hace más de dos décadas que decidí dar rienda a esa creatividad a la que tanto tiempo, de un modo subconsciente o empujado por prejuicios internos, la había echado el freno. Como lector ávido que soy desde los 6 años y enamorado del cine, a pesar de frecuentar otros derroteros nunca me alejé de la posibilidad de convertirme en un creador.

¿Es más contundente la crítica en la narrativa de ficción que en el periodismo o la policía?

No tienen nada que ver. Sobre el periodismo no le podría comentar nada pero respecto a la crítica de una actuación policial, podríamos decir que obedece a muchos factores socio-políticos. Afortunadamente la literatura debe escapar de cualquier opinión que no nazca del amor incondicional al arte.

En “Golpes” se ha buscado un protagonista que proviene del lado oscuro de las fuerzas de seguridad. ¿Se debe a su dilatada experiencia?

No. El motivo no es otro que el haber tenido el privilegio de conocer la historia de primera mano ya que el protagonista real de la historia me visitó varias veces al salir de prisión. Nuestras charlas, que en un principio no tenían nada que ver con la finalidad de escribir una novela, fueron cuajando en mi mente creativa y despertando mi curiosidad e inquietud por temas como la pérdida de identidad, la incapacidad de querer y los entresijos del mundo del narcotráfico.

La mezcla de ficción con la realidad ha resultado ser todo un desafío

La novela está basada en hechos reales. ¿Es más difícil escribir un libro basado en algo que ha sucedido o hacer pura ficción?

Son experiencias muy distintas pero ambas gratificantes. Admito que la mezcla de ficción con la realidad ha resultado ser todo un desafío. Un modo de reivindicar ciertos matices que la sociedad de hoy aparta de su vista, pero con el sello estampado de tratarse de “un caso real”.

¿Cómo definiría a su protagonista Alfa?

Es un tío atípico que huye de la normalidad, no soporta llevar una vida ordinaria, aburrida y tiene por religión el código de valores propio que ha ido elaborando en los distintos combates existenciales que ha mantenido en su vida. Es un alma libre aunque herida.

Un buen protagonista de novela negra, ¿tiene que ser un perdedor?

Alfa no se siente un perdedor. Es más bien un tipo fiel a sus principios y muy consciente de que ello le va a llevar a mal puerto. Pero incluso estando en una celda conserva ese orgullo de saberse consecuente con lo que defiende, jamás un perdedor. Otra cosa es cómo lo ven los lectores. A su pregunta yo diría que más que perdedores lo que abunda en el género son los tipos decepcionados. Es la decepción lo que nos hace empatizar con esos personajes.

Pese a todo lo vivido por Alfa es una persona honesta. ¿Es difícil serlo en ese mundo?

Lo más difícil es tomar la decisión de ser honesto bajo cualquier precio. La honestidad pura molesta a ciertas personas, a determinadas instituciones, aleccionadas para otro tipo de juego donde la honestidad no cabe.

En la novela hay una crítica al sistema penitenciario español. ¿Es difícil mejorar esas instituciones? ¿Son una escuela de delincuencia?

Creo que en “Golpes” se localiza antes una crítica a los retrasos en las instrucciones judiciales, o en cómo la sociedad gira la cara antes de saber cómo se limpia la mierda de las calles. No creo que haya criticado al sistema penitenciario, más bien he intentado hacer un retrato aproximado de lo que es un módulo de funcionarios dentro de ese sistema.

“No parece que haya interés efectivo en erradicar el narcotráfico por parte de Europa y las grandes potencias”

 

GolpesEl mundo del narcotráfico está muy presente en la novela. ¿Es una de las grandes lacras de nuestra sociedad?

Sí, y no parece que haya un interés efectivo en erradicarlo por parte de Europa y las grandes potencias.

¿La novela negra es el género literario social por excelencia?

A mi entender sí, pero eso no excluye a esos otros géneros en los que se pueda hacer un retrato de la sociedad tan acertado como las que suelen aparecer en el género negro.

La novela está escrita en primera persona. ¿Se encuentra más cómodo escribiendo así?

Todo lo contrario. No es la primera vez que hago uso de esa voz narrativa ya que para mí es todo un reto, sin embargo, a pesar de que sufro mucho durante la escritura , los resultados son gratificantes.

¿La novela negra pide esa forma de narrar?

Ni mucho menos. La novela negra es ante todo y sobre todo literatura, y esta no debe ser acotada en sus herramientas creativas.

La estructura es como la de un combate de boxeo. ¿Por qué lo planteó así?

Me di cuenta pronto que lo que Alfa me narraba no era más que un combate existencial y que ambos, mientras charlábamos, hacíamos mucho uso de la jerga pugilística. Tuve claro que la novela como combate que era, debería tener doce asaltos en lugar de capítulos y que la metáfora del boxeo debía ser la banda sonora de la historia.

¿Por qué cree que el boxeo lleva ya muchos años en horas bajas?

Cuestión de plataformas televisivas, supongo, como muchos otros deportes que han sido erradicados de la emisión en canales de máxima audiencia.

Jamás supeditaré la historia que quiero contar a un género, más bien lo contrario

¿Qué ha supuesto para usted ganar el Premio Letras de Mediterráneo?

Una ratificación del camino tomado, esa consulta a la brújula que te marca la dirección a la que has decidido ir.

¿Es la novela negra su género por excelencia

Si tuviera que elegir solo uno efectivamente es el género. Pero me muevo por otras lindes como lector y al final uno escribe la historia que quiere, lo de las etiquetas y clasificaciones viene después.

¿Piensa cambiar de registro?

Si de algo estoy seguro es que jamás supeditaré la historia que quiero contar a un género, más bien lo contrario. Aunque admito que mi mirada es ya de por sí bastante negra y es ella la que me conduce por esos territorios oscuros.

Para finalizar, ¿sería el leit motiv de su novela la búsqueda de la identidad?

En "Golpes" sin ninguna duda creo que sí. O al menos, eso intenté.

Puedes comprar el libro en: