• Diario Digital | Domingo, 15 de Julio de 2018
  • Actualizado 22:39

Concha Velasco y Arturo Fernández reciben la Butaca de Oro del Teatro Reina Victoria

Al acto asistió el ministro de Educación, Cultura y Deporte D. Iñigo Méndez de Vigo, uno de los pocos políticos interesados por el teatro

Se ha celebrado en el Teatro Reina Victoria la gala conmemorativa del centenario del teatro en el que se les hizo entrega de la Butaca de Oro del teatro a los actores Concha Velasco y Arturo Fernández, la gala contó con la presencia del ministro de Educación, Cultura y Deporte D. Iñigo Méndez de Vigo que recibió el primer ejemplar del libro sobre los cien años del teatro que ha escrito el cronista de la Villa Antonio Castro Jiménez.

Concha Velasco y Arturo Fernández reciben la Butaca de Oro del Teatro Reina Victoria

El libro permite conocer la trayectoria escénica y los géneros más importantes que se han representado. Autores, actores, empresarios, estrenos destacados… tienen sus capítulos en este volumen de trescientas páginas. La historia está profusamente ilustradas con decenas de fotografías procedentes de archivos como el Regional de la Comunidad de Madrid, Fundación Juan March o el diario ABC. Antonio Castro ha publicado la historia de otros teatros como el de Lara, Infanta Isabel o Alcázar.”

Han sido muchos los actos con los que el teatro ha conmemorado sus 100 años de historia. En esta ocasión, se entregaron las dos últimas de las butacas del teatro a los actores Concha Velasco y Arturo Fernández. Con estas dos nuevas entregas se llega a las 12 butacas con nombre propio en el patio del teatro después de que ya se le entregaran las suyas a Lola Herrera, María Luisa Merlo, María José Alfonso, Juan José Alonso Millán, Luis Varela, Manuel Zarzo, Jaime Azpilicueta, Marisol Ayuso, Victoria Vera y José Luis Pellicena.

La gala fue presentada por Carlos Sobera, actual propietario del teatro, que estuvo acompañado por su mujer Patricia Santamaría. El actor y empresario anunció que el ganador del certamen literario para jóvenes dramaturgos que el teatro convocó con motivo del centenario ha sido Íñigo Redondo. Un certamen que ha contado como jurado con el crítico teatral Juan Ignacio García Garzón, el productor Jesús Cimarro, y por los autores y directores teatrales Pep Antón Gómez Jiménez, Joseph O’Curneen y Juan Carlos Rubio.

La del 20 de junio ha sido una gala muy especial en la que el patio de butacas del Reina Victoria se llenó con los rostros de los actores y compañeros que han pasado en algún momento de su carrera por este teatro ya centenario. Además La Joven Compañía, bajo la dirección de José Luis Arellano representó dos números musicales que servirán de puente entre el pasado, el presente y el futuro del teatro en España, que en honor a la verdad estuvieron bastante flojos a la hora de cantar y algo mejor a la hora de bailar. También actúo el cómico Miguel Lago que nos dio una de cal y otra de arena, con varios comentarios machistas que causaron la indignación entre el público femenino asistente.

Arturo Fernández tomó la palabra para agradecer el premio obtenido y dijo que "los actores estamos tan acostumbrados a hablar con el texto de otro que cuando nos toca hacerlo por nosotros no es fácil, pero en esta ocasión, para dar las gracias, es muy sencillo". Calificó su profesión como "maravillosa" y dijo que todos los teatros son la "casa" de los actores; "pasamos más tiempo arriba de un escenario o en camerino que en nuestra propia casa, y estamos muy a gusto porque amamos por encima de todo nuestra profesión”. Se despidió con un peculiar “chatines” que bridó al público asistente.

Por su parte, Concha Velasco, dijo "querer, respetar y admirar" a Arturo Fernández. Agradeció a Carlos Sobera, presentador de la gala y propietario del edificio, que cambiase la anterior pintura verde de las paredes interiores del teatro, "color váter", por un tono burdeos, "color teatro", así como el cambio de las butacas.

El ministro Méndez de Vigo ha resaltado en su intervención el "valor" del teatro al recordar que, en ese mismo escenario, el 4 de abril de 1953, Miguel Mihura estrenó la versión teatral de 'Una mujer tranquila', único evento para el que, según de Vigo, el escritor "tenía ojos". Pese a que al mismo tiempo en el cine Capitol se estuviese proyectando por primera vez 'Bienvenido, Mister Marshall', película de la que Mihura era guionista. Méndez de Vigo ha agradecido el esfuerzo y su "amor al teatro", a quien ha deseado que "pronto" pueda "comprarse un jet privado", aludiendo a una entrevista en la que el presentador aseguraba que prefería arruinarse por comprarse un teatro que por comprarse un avión. De Vigo ha apuntado también que el Teatro Reina Victoria está "empezando una nueva vida", manteniendo aun así su carácter "audaz y añejo".

Al acto asistieron un puñado de grandes artistas, entre los que se encontraban Emma Ozores, Ana María Vidal, Emilio Linder, Guillermo Montesinos, Luis Varela, Marisol Ayuso, Victoria Vera, Marta Hazas, Javier Veiga, Manuel Zarzo, Manolo Cal, María Villarroya , Máximo Valverde, Pedro Ruiz, Enrique San Francisco, Raúl Sender y Rosa Valenty, entre otros.