• Diario Digital | Viernes, 22 de Junio de 2018
  • Actualizado 01:38

Mircea Cărtărescu inaugura la Feria del Libro de Madrid con un discurso sobre la “utopía de la lectura”

“Los seres humanos no saben, literalmente, leer y en poco tiempo tampoco sabrán, literalmente, escribir. Vivimos la melancolía del ocaso de la antigüedad, la ruina de una civilización, quizá la propia ruina del hombre. Tal vez nos definan como “los últimos autores” porque hemos sido los últimos lectores verdaderos. Y a pesar de todo ello, la literatura debe seguir adelante”. Estas palabras han formado parte de la intervención del escritor y poeta rumano Mircea Cărtărescu en la inauguración de la Feria del Libro de Madrid 2018.

Inauguración Feria del Libro de Madrid
Inauguración Feria del Libro de Madrid
Mircea Cărtărescu inaugura la Feria del Libro de Madrid con un discurso sobre la “utopía de la lectura”

Mircea Cărtărescu, considerado como uno de los mejores escritores europeos de la actualidad, ha reflexionado sobre el oficio de escribir, sobre el papel de la poesía en el mundo actual, sobre la evolución del lector a lo largo de su vida y sobre la utopía de vivir en la literatura, que nos ofrece instantes que se vuelven eternos.

Ante los asistentes que han llenado el Pabellón Bankia de Actividades Culturales y con la introducción del periodista Winston Manrique, Cărtărescu ha puesto primero el foco de su discurso en los escritores, a los que ha catalogado como a un edificio de varias alturas en el que el primer piso está ocupado por aquellos “profesionales para los que la escritura es un oficio”; el segundo por los escritores-artistas cuya lectura “puede provocarte el estremecimiento de la médula espinal, ese orgasmo final que es el objetivo de los catadores refinados” y el tercero, “por encima de estos dos, un escalón de una altura abrumadora, insalvable para la mayoría”. “Para llegar a la cumbre de la catedral de la literatura, a lo más alto del campanario, no hay vía de acceso. Tienes que haber nacido allí”, ha añadido. Para el poeta en la palabra religión radica todo el secreto de la literatura: “La gran literatura no se basa en la construcción, ni en los temas, tampoco en el arte de las palabras. Ella toca el límite del límite de la humanidad, más allá del cual nos rodea un dios infinito”, ha expresado.

Igualmente ha dedicado parte de su discurso a hablar de la poesía, género que él mismo cultiva. “No se puede imaginar una presencia más ausente, una grandeza más humilde, un terror más tierno. Nadie parece ponerle precio y, sin embargo, no existe nada más valioso. Solo la encontramos en las librerías si tenemos la paciencia de llegar hasta las últimas estanterías del fondo. Los poetas no tienen ya estatuas, como en el siglo XIX, ni reputación, como en el siglo XX. Obsesionadas por las ventas y la rentabilidad, las editoriales huyen de la poesía como alma que lleva el diablo. No se puede imaginar hoy en día un destino más dramático que el del poeta consagrado por completo al arte”, ha comentado. No obstante, ha recalcado que, aún a pesar de la situación de la poesía que está “humillada y disuelta en el tejido social, casi desaparecida como profesión y como arte, sigue siendo omnipresente y ubicua como el aire que nos rodea. Porque, antes que una fórmula y una técnica literaria, la poesía es un modo de vida y una forma de mirar el mundo”.

Sobre la lectura

“Llega un momento en que, tras engullir toneladas de libros con un apetito pantagruélico, se te revela que no lees al azar. Es el momento en que la lectura se interioriza, se confunde con tu mente y con tu cuerpo y en que, paulatinamente, los libros se elevan de nuevo, se recolocan y establecen huecos entre sí hasta que el montón se convierte en un edificio”, ha expresado el escritor. Para el rumano nada puede sustituir a la lectura. “Es el más acabado modo de construirte a ti mismo como una persona verdadera: sabia y sensible y sensual. Y un buen libro, inolvidable, que te persigue siempre no porque recuerdes su acción, sino porque cambia tu forma de pensar, es una experiencia viva y embriagadora como la droga o como una visión mística”.

Asimismo, ha dejado entrever en sus palabras la magia de la literatura que permite a los lectores vivir otra realidad diferente a la auténtica. Por eso, Cărtărescu busca el Libro con mayúsculas, que pueda guiar a un lector durante toda su vida y le permita vivir su vida a través de la literatura. La lectura da momentos que se vuelven perpetuos y que demuestran que un instante es más importante que la eternidad. Según su propia experiencia, el drama de su vida empezó “cuando en lugar del Libro me vi obligado a vivir la realidad”.

Lamentablemente, para el poeta ese sentimiento de vivir la literatura no es extensible a los tiempos actuales. “Me temo que de ahora en adelante nadie vivirá en los libros, como lo han hecho mi generación y las generaciones precedentes. Y que la utopía de la lectura quedará por ahí, en una colina apartada, como un gran laberinto en ruinas”.

Primeras firmas, apertura de casetas y actividades infantiles

La Feria del Libro de Madrid, a pesar de la lluvia de la mañana y de la última hora y de la imposibilidad de celebrar la inauguración oficial con autoridades, ha disfrutado de una jornada llena de movimiento. “La lluvia ha deslucido el inicio, pero se han abierto las casetas a la hora prevista y por la tarde, ya con mejor tiempo, la sociedad madrileña ha contestado y ha llenado la Feria desde las 18:00”, ha comentado Manuel Gil, director de la Feria, quien asegura que el sector está preparado para afrontar los próximos días con buenas previsiones.

A lo largo del día, el Paseo de Coches de El Retiro ha vivido un constante flujo de visitantes que han podido encontrar en su camino un total de 363 casetas, repartidas entre 31 organismos oficiales, 13 distribuidores, 113 librerías y 206 editoriales, en las que se han realizado las primeras firmas de la cita. Igualmente, han comenzado las actividades del Pabellón Infantil con varias propuestas dirigidas a los más pequeños de la casa. El espacio infantil ha abierto con el concierto “Leer, cantar y soñar con nanas”, una de las muchas actividades relacionadas con música van a llevarse a cabo durante los días de la Feria. “Este año tenemos programadas muchas propuestas de música. Es muy importante para nosotros esa vinculación de la literatura cantada con la cultura infantil de calidad”, ha expresado Raquel López, responsable de la programación del Pabellón Infantil. López, además, ha explicado que este año el espacio es un bosque en el que prima “la participación”. “En esta edición, queremos que haya mucha participación. Hemos planteado el espacio como un bosque que por fuera puede parecer tupido, pero que es un bosque abierto”, ha expresado.