• Diario Digital | Viernes, 27 de Abril de 2018
  • Actualizado 08:41

El libro ilustrado, el cómic y la novela gráfica consiguen un repunte de la literatura infantil y juvenil en España

La literatura infantil y juvenil (LIJ) tiene aún dos asignaturas pendientes en España: la promoción de la lectura y la formación de nuevos lectores

El Anuario Iberoamericano sobre el libro Infantil y Juvenil 2017 es una iniciativa con la que la Fundación SM ofrece una panorámica de este sector durante los años 2015 y 2016 a través de dieciséis artículos realizados por especialistas de doce países iberoamericanos.

El libro ilustrado, el cómic y la novela gráfica consiguen un repunte de la literatura infantil y juvenil en España

En él se pone de manifiesto cómo se ha desarrollado el campo de las publicaciones infantiles y juveniles en los diez países en los que SM está presente: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, España, México, Perú, Puerto Rico y República Dominicana. Además, se hace también, por primera vez, un análisis de la situación en Estados Unidos, y un repaso del sector en Ecuador en los últimos veinticinco años.

La Fundación SM comenzó a publicar el anuario en 2004 con periodicidad anual, aunque solo con datos referidos a España. A partir de 2011 amplió su ámbito de análisis a Iberoamérica, publicándose cada dos años.

En el apartado español, el anuario 2017 evidencia cuáles son las tendencias en literatura infantil y juvenil. Una de las conclusiones más interesantes es la consolidación en el mercado del libro ilustrado, así como el cómic y la novela gráfica, ya que atraen a lectores sin edad concreta.

La fantasía continúa con éxito, con nuevos autores españoles que van suponiendo un relevo generacional, con publicaciones avaladas por éxitos cinematográficos y gran despliegue mediático. Triunfa también la novela realista con temas muy de actualidad, como el acoso o la integración.

La poesía y el teatro sobreviven de manera casi testimonial, aunque hay ejemplos que consiguen mantenerlos vivos, como la colección de ilustrados de SM Poesía. Al igual que el teatro, que tiene en los Clásicos de SM dos grandes obras españolas: Bodas de sangre y Tres sombreros de copa.

Victoria Fernández y Jesús Marchamalo son los especialistas que hacen un repaso en este anuario a la situación de la literatura infantil y juvenil en nuestro país. La primera es especialista en LIJ y directora de la revista Cuadernos de Literatura Infantil y Juvenil (CLIJ) desde 1988, y el segundo es periodista y autor de más de una docena de libros.

Este estudio deja claro que la industria editorial, y en concreto el sector del libro infantil y juvenil, ha resistido bien los peores años de la crisis, y ha remontado el vuelo en 2017 con dos asignaturas pendientes: la promoción de la lectura y la formación de nuevos lectores.

España es una de las potencias editoriales más sólidas del mundo. En 2015 se publicaron más de 80 000 títulos, de los cuales 12 705 eran de LIJ. El número de publicaciones aumentó un 2,1 % respecto a 2014.

Del total de libros LIJ publicados en 2015, 14 344 correspondían a novela, poesía y teatro; 18 109 eran libros de texto no universitarios, y 15 181 de Ciencias Sociales y Humanidades.

Actualmente en España hay 73 000 títulos de LIJ, una cifra que se ha doblado en quince años. Las lecturas relacionadas con el ámbito escolar son determinantes para mantener un alto nivel lector entre los jóvenes, a pesar de que a partir de los 13 años desciende el interés por la lectura.

Los jóvenes prefieren el libro tradicional al electrónico. Las impresiones son cada vez más cuidadas y se han enriquecido con ilustraciones. También la aparición de blogs y del fenómeno de los booktubers ha hecho que la difusión de los libros sea mayor, a través de sus recomendaciones virales.

En este volumen se recoge mucha información de cada país sobre autores, ilustradores, premios, tendencias, novedades, planes lectores, redes de bibliotecas, cifras de ventas, congresos, estudios, libros digitales… En definitiva, sobre todo aquello que puede interesar a los que trabajan en este sector y a expertos, estudiosos e investigadores de la LIJ.