• Diario Digital | Martes, 21 de Agosto de 2018
  • Actualizado 00:22

CATARATA, MADRID, 2017, 176 PÁGINAS

"Los idus de octubre. Reflexiones sobre la crisis de la socialdemocracia y el futuro del PSOE", de Josep Borrell

Josep Borrell nos ofrece una obra en la que a partir de la crisis, que mutó en profunda división, vivida por el PSOE en octubre de 2016 con respecto a la investidura de Mariano Rajoy, hace una radiografía del momento complejo por el que transitaba entonces la socialdemocracia y del que aún no se ha recuperado por completo.

"Los idus de octubre. Reflexiones sobre la crisis de la socialdemocracia y el futuro del PSOE", de Josep Borrell

En Europa la mencionada ideología ocupaba posiciones de gobierno en algunos países importantes (Alemania), si bien producto de coaliciones con partidos de derecha en las cuales era el socio menor. En otros Estados miembros de la UE como Grecia, formaciones históricas como el PASOK habían desaparecido fagocitadas por Syriza (representante del populismo de izquierda), de ahí que el autor alerte sobre los peligros de Podemos en España, pues la finalidad de la formación encabezada por Pablo Iglesias sería barrer al PSOE.

portada Borrell​El actual Ministro español de Asuntos Exteriores parte de una premisa innegociable: los malos resultados electorales cosechados por el PSOE en las elecciones generales de 2015 y 2016 no cabía achacarlos en exclusiva al candidato (Pedro Sánchez) sino que hundían sus raíces en causas algo más lejanas el tiempo. En este sentido subraya la gestión de Rodríguez Zapatero, en particular durante su segundo mandato (2008-2011): “en materia de negacionismo de las crisis, Zapatero tiene ya una cierta experiencia no precisamente positiva. No parece que en el pasado acertara con la crisis económica que asoló España y que se negó a reconocer hasta que le obligaron y se nos cayeron las políticas de austeridad encima” (p. 33).

En consecuencia, no se ceba con la figura de Pedro Sánchez, pese a haber obtenido los peores resultados del PSOE en unas elecciones generales desde el regreso de la democracia a España. Borrell da nombres y apellidos, señala responsables y elimina ciertos mantras que se han instalado en el imaginario colectivo. Dicho con otras palabras: defiende que la hemorragia de votos sufrida por su partido se inició en 2011 (bajo el liderazgo de Pérez Rubalcaba) en un momento en el que, además, Podemos aún no existía.

Asimismo, refleja cómo los socialistas españoles llevaron a cabo innumerables luchas cainitas, como se desprende de la sucesión de secretarios generales (Rodríguez Zapatero, Rubalcaba, Sánchez) a la que debe sumarse los nombres de quienes aspiraron a tal cargo (Chacón, Madina y, más recientemente, López y Díaz) cada uno con su propio proyecto político, no siempre compatible con el del rival. Además, cabe añadir que las relaciones entre PSOE y PSC se guiaron más por el conflicto que por la cooperación, como refrendaron las diversas soluciones propuestas para la “cuestión catalana”.

Con todo ello, el asunto principal que permea por toda la obra alude a los hechos que generaron la destitución de Pedro Sánchez como Secretario General del PSOE en octubre de 2016. ¿Tenía acordado un pacto de gobierno, el llamado “gobierno Frankenstein”, con Podemos y los partidos nacionalistas/separatistas? Borrell rechaza que así fuera y proporciona los nombres de quienes filtraron esa noticia. Al respecto, hace reiteradas alusiones a la obra de Jordi Sevilla (Vetos, pinzas y errores. ¿Por qué no fue posible un gobierno del cambio?) ya que avala el punto de vista sostenido en Los idus de octubre.

Para Borrell el error del PSOE en aquél momento radicó en no haber sido claro a la hora de optar por una postura concreta hacia la investidura de Rajoy: facilitarla sí, pero a cambio de exigir determinadas contraprestaciones, en forma de políticas concretas, afines al ideario socialista. Por ello, lamenta lo que finalmente sucedió, es decir, lo que denomina abstención “sin nada a cambio”, que contradecía el tan cacareado “no es no”.

A partir de ahí, lanza pinceladas de lo que ocurrió inmediatamente después en su partido con la presentación de candidaturas para la secretaría general (votación que no cubre en la obra), razonando los motivos de su apoyo a Pedro Sánchez frente a los otros dos candidatos (Susana Díaz y Patxi López). Dichas razones, simplificando, podrían resumirse en las siguientes: (Sánchez) ha identificado las razones de la crisis de la socialdemocracia (debilitamiento ideológico ante el paradigma neoliberal), defiende alianzas progresistas y es partidario de amplios acuerdos para la reforma de la Constitución de 1978.

En definitiva, una obra escrita sin prejuicios y ajena a la corrección política. Borrell hace una crítica aguda de la trayectoria del socialismo español en la última década, proponiendo soluciones a las diferentes problemáticas planteadas. Ahora está manos del lector y del observador determinar en qué medida se concretan las mismas, tras la llegada al gobierno de Pedro Sánchez con el apoyo de unos socios con unas agendas de objetivos heterogéneas y no siempre orientadas al interés general, algunas de las cuales además casan mal con la trayectoria tanto del PSOE como del propio autor.

Puedes comprar el libro en: