• Diario Digital | Jueves, 21 de Junio de 2018
  • Actualizado 19:58

PRESENTACIÓN DE SU NOVELA “TRILOGÍA DE LA GUERRA”, PREMIO BIBLIOTECA BREVE 2018

Agustín Fernández Mayo: “Tengo claro lo que es el terrorismo, lo que no tengo claro es lo que es la guerra”

Todas las obras de Agustín Fernández Mayo suelen crear una expectación inusitada, “Trilogía de la guerra” no podía ser menos ya que, además, ha conseguido el Premio Biblioteca Breve 2018.

Agustín Fernández Mayo: “Tengo claro lo que es el terrorismo, lo que no tengo claro es lo que es la guerra”

Con esta novela entra en el circuito de premios de la editorial Planeta, después de fichar al autor de la decaída y decrépita Alfaguara. Y eso que su literatura no es precisamente fácil, como vuelve a demostrar con esta nueva novela. “Trilogía de la guerra” son tres novelas en una, con argumentos muy diferenciados, pero con un punto de unión: la guerra. “Yo tengo claro lo que es el terrorismo, lo que no tengo tan claro es que es la guerra”, afirmó el escritor gallego en rueda de prensa.

“He estado más de cinco años trabajando en ella. Como siempre hago, no partí de una estructura previa, se fue escribiendo sin plantearme nada más allá de mis propias inquietudes creativa y vitales, se fue haciendo a medida que mi día a día doméstico y mis viajes avanzaban conmigo”, expuso el escritor coruñés afincado en Palma de Mallorca y añadió “si el mundo es un organismo vivo, creo que mis ficciones también deben tener esa misma estructura”.

Agustín Fernández Mayo explicó minuciosamente las tres partes de su galardonada novela. “La novela surgió en un viaje que hice a la isla de San Simón -en la costa gallega- que fue un campo de concentración en la guerra civil y en la posguerra, anteriormente fue una leprosería y refugio de piratas. Allí siento como están todos los muertos”. Y de la historia de esos muertos surgen todos los muertos que en el mundo han habido por las guerras. Esas que no sabe para qué sirven.

Las guerras, por definición, son legales. Hay que declararlas formalmente y aprobarlas

La segunda historia cuenta el aterrizaje del Apolo 11 en la Luna desde la perspectiva de un cuarto astronauta que no sale en ninguna foto porque era el encargado de grabar las películas y hacer las fotografías. En la tercera, una mujer pasea por las playas de Normandía y allí piensa en las personas que enviaron a morir allí que fueron más de 100.000 militares, todos ellos varones en esos días en que pasea por allí ocurre el referéndum del Brexit. “Todas estas cosas son metáforas que intentan dar una explicación de lo que significa la violencia y las guerras”, señala con su voz ronca y rotunda.

“Las guerras, por definición, son legales. Hay que declararlas formalmente y aprobarlas en los parlamentos, pero quería abundar en la violencia que linda con el terrorismo”, apunta con tono mordaz. “En mi novela no intento llegar a ninguna tesis formal”, subraya el escritor, músico y experto en audiovisuales. Todo un hombre del Renacimiento tecnológico. “He querido escribir una novela totalmente orgánica donde todo esté interrelacionado, aunque trate de diferentes siglos”, expresa juicioso.

“La literatura ha de vivir de la especificidad de la palabra”

Agustín Fernández Mayo es un escritor que cuando escribe no sufre, "así me salen bastante fluidas. Esta novela, creo que es fácil de leer y de seguir. Lo que no me gusta, es que digan que una novela es muy visual o cinematográfica. Para eso, está el cine que lo hacen mucho mejor que los escritores. La literatura ha de vivir de la especificidad de la palabra”, precisa de manera solemne e intuitiva.

Agustín Fdez. Mayo - V“Lo que yo le pido a una novela no es que sea verdad o mentira lo que cuente, lo que le pido es que sea coherente con ella misma y con lo que plantea y que no se contradiga a sí misma”, asevera rotundo y continúa diciendo “yo no escribo para la gente. Yo escribo para mí mismo, para crear un cosmos propio y entenderlo”. Además, opina que “la realidad no es única. La realidad se construye con el lenguaje”.

En la novela también tienen cabida varios personajes históricos que han influido en la literatura del escritor gallego. “Poeta en Nueva York de Federico García Lorca es parte fundamental de la trama de todo el libro. Por otra parte, W. G. Sebald y David Lynch son dos referencias, como si en mi cabeza se hubieran unido para narrar todo eso. El triángulo, Sebald, Lynch y Dalí creo que de algún modo ha operado en toda esta novela. Presente por ejemplo en ese personaje que cada día va a la bahía de Nueva York a observa cómo en un remolino en el agua emergen toda clase de objetos que al instante son engullidos para aparecer otros”, razona el escritor.

Para terminar, elucubra sobre el término actual de la postverdad, “creo que es algo negativo cuando se construye para generar acontecimientos negativo, pero es bueno cuando se quiere traer algo bueno”, concluye Agustín Fernández Mayo.

Agustín Fernández Mallo nació en La Coruña en 1967. Es licenciado en Ciencias Físicas. En el año 2000 acuñó el término Poesía Pospoética —conexiones entre la literatura y las ciencias—, del que son fruto sus poemarios. Se inició con la publicación de  Yo siempre regreso a los pezones y al punto 7 del Tractatus en 2001 y le siguieron Creta lateral travelling, Joan Fontaine odisea y Carne de píxel. Con "Postpoesía, hacia un nuevo paradigma", fue finalista del Premio Anagrama de Ensayo 2009.

En 2006 publicó su primera novela "Nocilla Dream". Tuvo un gran éxito de crítica y de público, especialmente por la nueva apuesta que significaba. A raíz de su obra Nocilla Dream se empezó a acuñar el término Generación Nocilla para todo ese grupo de autores, la mayoría amigos entre ellos, como Jorge Carrión, Eloy Fernández Porta, Vicente Luis Mora o Juan Francisco Ferré. A partir de la publicación de la antología Mutantes el término derivó en Generación Mutante, aunque básicamente hacen referencia a los mismos autores.

Le siguió la publicación de "Nocilla Experience" en 2008 y "Nocilla Lab". En 2011 publicó El hacedor (de Borges), Remake. que tuvo que retirar por presiones de la viuda del escritor argentino.

Forma parte, junto con Eloy Fernández Porta, del dúo de spoken word: «Afterpop Fernández & Fernández».

Si bien trabaja como físico, también colabora con las revistas culturales Lateral, Contrastes, La Bolsa de Pipas, La fábrica y Anónima.

Ha sido incluido como autor destacado en el libro Spanish fiction in the digital age, antología de Christine Henseler editada por Palgrave Macmillan.

Con Juan Feliu forma el dúo musical Frida Laponia, que en 2012 grabó el CD Pacas go downtown.​ Fernández Mallo también ha filmado una serie de cortometrajes (entre 2 y 9 minutos) que se pueden descargar desde su blog

Puedes comprar el libro en: