Edición testing
20 de octubre de 2019, 11:03:08
CRÍTICAS


"El lago en las pupilas" de Luis Goytisolo

Por Javier Velasco Oliaga


2012 ha sido un año muy importante para Luis Goytisolo y para su obra. Si hace unos meses, el autor barcelonés, vio culminada una de sus viejas aspiraciones que era reunir en un solo volumen su tetralogía "Antagonía", con la que la editorial Anagrama celebró sus 500 títulos de la colección Narrativas Hispánicas, ahora es la editorial Siruela la que edita su última obra titulada "El lago en las pupilas".



En "El lago en las pupilas" confluyen cuatro líneas narrativas que intentan justificar el pasado de los cuatro protagonistas

Antagonía fue publicada volumen a volumen por Seix Barral. Después fue Alfaguara la que la publicó en dos tomos para desembocar en la edición de Anagrama, prologada por el periodista y crítico literario Ignacio Echevarría. El Premio Nobel de Literatura Claude Simon la considera como una de las grandes novelas del siglo XX, junto a En busca del tiempo perdido y El cuarteto de Alejandría.

El lago en las pupilas es una novela corta, que no menor, de Luis Goytisolo, dividida en cuatro capítulos y con cuatro protagonistas diferentes. Gloria y Marcel coinciden en Riofrío, un pequeño pueblo de montaña que en el pasado no escapó a las turbulencias de una guerra civil. Gloria regenta un pequeño hotel rural en dicha población y Marcel viaja hasta allí para buscar a un médico español que huyó hasta su ciudad Locarno después de la guerra civil.

El tercer protagonista es Richard, un periodista que cubre la información relativa a una cumbre económica que tiene lugar en la exclusiva localidad suiza de Locarno, mientras mantiene una relación erótica que es trasunto de otra que se mantuvo en ese mismo lugar en los años sesenta, y que fue la raíz de los problemas que están atormentando a Gloria y a Marcel.

El Moro, hoy un respetable empresario, es el cuarto protagonista y el más original. Ocupa el tiempo de su jubilación en redactar unas memorias que han de limpiar su controvertido papel en la Guerra Civil Española en Riofrío.

Cuatro líneas narrativas que se entrecruzan y complementan dando lugar a un relato cargado tanto de humor como de desasosiego, de afilados perfiles y altamente sugestivo. Y es precisamente en esas líneas narrativas donde radica la principal virtud de la novela. Cada capítulo está dedicado a uno de los protagonistas. En el primero la protagonista es Gloria. Escrito en tercera persona, van apareciendo sus recuerdos de Locarno y también van apareciendo paulatinamente los otros tres protagonistas.

El segundo protagonista es Richard, el periodista deportivo de la ciudad suiza que también se da cita en Riofrío. La narración va de una ciudad a otra, en un juego de ida y vuelta que sirve para explicar la evolución de los personajes principales, que viven en un lugar, pero echan de menos el otro donde han vivido y en el que se han formado como personas. Su llegada al pueblo de las montañas se produce gracias a la búsqueda de sus orígenes, "uno sabe bien lo que busca y a quién busca", dice en un momento de la obra, pero pese a esa certidumbre la investigación puede ser fallida, y lo es; han pasado muchos años desde el conflicto que asoló nuestras tierras y los recuerdos se desvanecen. Unos porque prefieren olvidarlos y, otros, porque prefieren manipular esos recuerdos para así dar sentido a una vida incompleta y vana.

"Mi padre dice que mientras duró, parecía que siempre fuera invierno", le dice un lugareño a Richar en una conversación en el Ateneo del pueblo. Para algunos siempre fue invierno en su vida. Los protagonistas se decantan de manera sutil por la forma en que entienden lo vivido. Richard es asiduo al Ateneo, Marcel es asiduo al Casino, esta simple peculiaridad nos dice cuáles son los orígenes de uno y de otro.

El tercer protagonista es El Moro, uno de los caciques del lugar, que está escribiendo sus memorias con noventa y tantos años. Poco le queda por vivir, y puede escribir sus recuerdos sin necesidad de dar cuenta a nadie. Es el único protagonista que narra en primera persona, tanto en su capítulo como cuando en el siguiente, el cuarto, cuyo protagonista es Marcel, interviene para explicar lo que ha sido su vida. Todos comparten una vida en blanco y negro, una vida que se mueve entre dos ciudades que les ha impregnado una forma de ser y de vivir. Ambas son poblaciones tradicionales, en una se vive con libertad, en otra con miedo. Parecen distintas, pero guardan muchas similitudes que los protagonistas describen pero que no llegan a concluir, quizá porque la vida es tan abierta que la visión de cuatro personas no llega a cubrir todo el abanico posible de visionado. Es el lector el que tiene que sacar sus propias conclusiones.

Luis Goytisolo (Barcelona, 1935) alcanzó la fama con su primera novela, Las afueras, y su nombre se ha convertido en uno de los de mayor prestigio de la narrativa contemporánea. Es autor de obras fundamentales como Antagonía, Fábulas, Estatua con palomas (Siruela, 2009), Diario de 360º (Siruela, 2010), Liberación, Oído atento a los pájaros y Cosas que pasan (Siruela, 2009). Miembro de la Real Academia Española, ha obtenido, entre otros premios, el Nacional de Literatura y el de la Crítica.


Puede comprar el libro en:

IberLibro.com - 140 millones de libros nuevos, antiguos, agotados y de ocasión

Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.todoliteratura.es