Edición testing
5 de diciembre de 2019, 22:05:08
CRÍTICAS


“Cosas que brillan cuando están rotas” de Nuria Labari

Por Javier Velasco Oliaga

Cosas que brillan cuando están rotas” es la primera novela de la periodista y escritora Nuria Labari, publicada seis años después de su primer libro de relatos. Una larga cocción para una novela que ha sorprendido a los lectores que se han acercado a una historia diferente sobre el atentado del 11-M que sufrió la capital española.


El 11 de marzo de 2004 Madrid sufrió el peor ataque terrorista de su historia. En aquella época, la autora cántabra trabajaba como reportera en la sección de Internet del diario El Mundo. Las dos semanas siguientes se las pasó en la calle, en los hospitales, en la morgue. “Hacía frío en todas partes. Recuerdo ese frío porque nunca se fue del todo. La quiebra de sentido que fue el 11 de marzo para mí me obliga a regresar desde la ficción a aquellos días. Porque la memoria nos salva y el olvido es la mayor injusticia”, recuerda Nuria Labari.

A partir de un hecho real, la autora se mete en la piel de una periodista que pudo ser ella misma y comienza un ejercicio de reflexión sobre el atentado y sobre la vida en pareja. El marido de la protagonista, precisamente el día anterior al atentado, la había abandonado con su hija adolescente y habían partido hacia Berlín. Desde ese momento, dos realidades se contraponen y página a página se van alternandoo sin que entendieran realmente nada. Son unos náufragos a la deriva de sus relaciones personales.

La novela está escrita en primera persona por dos narradoras, madre e hija que van mostrando el panorama de sus vidas. En el texto podemos ver que lo que piensan una de otra, y es radicalmente distinto a lo que ellas mismas creen. Evidentemente, las dos mujeres conviven en un mismo hogar, pero apenas se conocen. Gracias a los acontecimientos que suceden a raiz del atentado se van conociendo y el padre hace de catalizador de ese encuentro.

Al padre lo conocemos, en la novela, gracias a los correos electrónicos que manda a su mujer y en donde podemos observar que el matrimonio ha dado paso a una rutina que él quiere romper y no sabe cómo. Sólo al final el padre expondrá, también en primera persona sus cavilaciones que hasta el momento han sido páginas de Excel.

A lo largo de la narración asistimos a la evolución de la adolescente Eva, verdadera protagonista de la novela. Es la que se muestra más madura de la familia. Una familia que está literalmente rota como casi todas las familias sin que se den cuenta o quizá sea el mundo el que esté roto. Entre estas dos realidades se mueve un texto que no pretende dar una solución, sino exponer una realidad que todos estamos viviendo en un mundo cada vez más roto y desestructurado.

En Berlín no están las respuestas y, probablemente, en ningún sitio las encontrarán. La vuelta al nido es la consecuencia lógica del periplo de sus protagonistas. Cosas que brillan cuando están rotas es una historia contada en el filo de la navaja, una crónica novelada que indaga en el dolor y en la maldad, pero también en el amor, la solidaridad y la esperanza. La misma que nos inspira la escritora para sus próximos textos.


Puedes comprar el libro en:

Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.todoliteratura.es