Edición testing
14 de octubre de 2019, 17:41:06
ENTREVISTAS


Entrevista a Hanya Yanagihara, autora de “Tan poca vida”

“Quiero que el lector se sienta incómodo con la lectura de mi libro”

Por Javier Velasco Oliaga

Con su novela “Tan poca vida”, la escritora neoyorkina, natural de Hawai, Hanya Yanagihara ha ganado todos los premios literarios de la ciudad de los rascacielos. Con tan solo dos novelas ha llegado al Olimpo de los escritores y desde lo alto de los rascacielos puede ver el futuro resplandeciente que se muestra ante sus ojos. “El título no tiene un doble sentido. Todas las vidas son tan grandes e importantes como pueda serlo otra cualquiera”, nos dice desde el ático del hotel donde está alojada en su visita a Madrid.


Nada más comenzar a hablar, Hanya Yanagihara va al meollo de su novela. “Quiero que el lector se sienta incómodo con la lectura de mi libro, que piense que va a ser una cosa y sea otra. Es verdad que empieza como una novela coral, una novela muy de este siglo, pero se van reduciendo los protagonistas paulatinamente hasta que Jude se hace con la trama, aun así, el lector se sentirá dequilibrado en la tercera parte de la novela”, explica de manera minuciosa la escritora estadounidense.

La novela narra la vida de cuatro amigos, de diferentes sexualidades y etnias que estudian en la ciudad de Nueva York, hasta aquí todo muy normal, una nueva historia de profesionales que quieren trepar en sus ocupaciones, pero cómo lo ha contado la autora difiere de lo que hemos leído últimamente. “Creo que mi novela comienza de un color claro y termina muy oscuro, quería que la lectura fuera liviana al comienzo para terminar con una narración desasosegante”, expresa la escritora hawaiana.

“En mi novela todo es excesivo, en cierta forma se parece a la narrativa de Charles Dickens y sus novelas Grandes esperanzas o David Copperfield, esta última me gusta muchísimo; sus personajes, como los míos, luchan contra lo que les depara el destino. Tienen un matiz de ambición”, señala Hanya Yanagihara. La novela refleja la lucha de estos protagonistas para encontrar su lugar en el mundo comenzando desde la adolescencia pero sin olvidar los problemas que han tenido en la infancia, sobre todo en el caso de Jude, atormentado desde niño por un trauma que le dificulta conectar con las personas. “Para ello, he utilizado saltos del presente al pasado en un mismo párrafo, para dar una sensación más traumática”, menciona.

En su opinión, algunas personas que sufren estas situaciones traumáticas, abusos sexuales en la infancia, algo que ha dado mucho que hablar en Gran Bretaña e Irlanda, “son capaces de acomodarse a la vida nueva y correr un velo sobre el pasado. Jude al ser víctima del abuso se queda sin algo muy importante que no sabe exactamente que es pero que hace que cambie su comportamiento. Esos daños suelen ser muy sutiles en algunas personas, en otras es casi imposible de superar”, apunta Hanya Yanagihara.

Para la autora de “Tan poca vida”, Nueva York es un personaje más de la novela “que aparece y desaparece. Pretendía hacer un estudio psicológico de la ciudad, su vida social y las ambiciones de las personas que viven en ella, por eso creo que mi novela sólo se podía ubicar aquí”, señala la autora que ha querido dar una visión diferente a la que otros autores, como Tom Wolfe, han dado de la ciudad.

Si tuviera que escoger un personaje favorito de la novela, se decantaría por J.B. “es el más profundo, el que cuenta las mejores bromas y, al final, es el que se desarrolla más. Tiene un don de gentes para la amistad y es una persona amigable que siempre quiere ayudar”, describe la escritora americana.

“Desde un principio siempre quise hacer una novela muy estructurada. Precisamente lo que escribí primero fue el final. Conocía el desarrollo de Jude, su viaje emocional. Sabía cómo iba a terminar su historia. La novela tiene la misma estructura que una sinfonía, que en vez de estar compuesta de tres o cuatro movimientos, tiene siete, donde se van turnando las partes vigorosas con las más lentas, los adagios. Siendo una novela cargada de sentimientos”, desgrana con pasión.

Para escribir la novela estuvo un par de meses documentándose, hablando con personas que conocía en los ámbitos del derecho corporativo, de profesores de universidad y del mundo de las matemáticas. “Un amigo matemático me ayudó mucho en este campo, casi me escribió esas páginas. Las matemáticas como el derecho tienen respuestas para todo”, expresa.

Otros de los personajes importantes de la novela es Harold, “es el padre que no tuvo Jude. Sabía que lo necesitaba y que lo echaba en falta. Pese a ello, siempre desconfiaba de él y no es hasta el final cuando realmente lo comprende y ve que sus intenciones han sido siempre buenas”, cuenta la escritora. “No era mi intención hacer del libro un tratado terapéutico y tampoco creo que sea una novela sobre la responsabilidad”, observa con decisión.

Para Hanya Yanagihara ha sido una sorpresa la buena acogida que ha tenido la novela en Reino Unido y Australia. “Casi mejor que en Estados Unidos”, reconoce. Ahora la novela se publica en España, Polonia, Holanda y Portugal y en unos meses lo hará en Alemania e Italia. “Lo que me gusta es que mi novela la lean con pasión en todos estos países y que les inspiren”, comenta.

La autora espera que, en breve, se concrete una oferta para hacer una serie de televisión. “Ya se está escribiendo el guión. Se va a desarrollar con el mismo ritmo que tiene la novela y estará cerrada”, concluye la escritora amante de autores como John Banville, Hilary Mantel y Kazuo Ishiguro.

Puedes comprar el libro en:

Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.todoliteratura.es