Edición testing
18 de noviembre de 2019, 5:37:05
ACTUALIDAD


El 3 de noviembre se publica "El espíritu de la ciencia-ficción", otra novela inédita de Roberto Bolaño

¿Es lícito hacer negocios con la obra de un muerto que no quiso publicar en vida?


El próximo jueves, 3 de noviembre, Alfaguara publica "El espírítu de la ciencia-ficción", la recuperación póstuma de una novela inédita de Roberto Bolaño conservada en el archivo personal del autor. Se publica ahora como parte de la Biblioteca Roberto Bolaño, iniciada por Alfaguara el pasa­do septiembre con sus dos obras cumbre: Los detectives salvajes y 2666, que incluirá también los 21 títulos que conforman el actual corpus li­terario del autor chileno.



Escrita a comienzos de la década de los ochenta, El espíritu de la ciencia-ficción transcurre en México DF durante los años setenta y narra la vida de dos escritores jóvenes que intentan vivir de la literatura en una ciudad en la que todo lo importante parece suceder en ese momento mágico y efímero que separa la noche del día. La novela mezcla rasgos propios de la literatura realista con otros fantásticos de carácter onírico en la descripción de los sueños de uno de los protagonistas. Roberto Bolaño mencionó en varias ocasiones El espíritu de la ciencia-ficción en su correspon­dencia desde fechas tan tempranas como 1980. La novela está fechada en Blanes, en 1984. Se sabe que fue un proyecto que mantuvo con vida durante bastante tiempo, incluso después de ese año. Corresponde a la etapa en que escribió Mon­sieur Pain, Consejos de un discípulo de Morrison a un fanático de Joyce, escrita a cuatro manos con A. G. Porta, el cuento «El contorno del ojo» y La Universidad Desconocida, título este último que, de hecho, se incorpora en esta misma ficción como entidad fantasmal y motivo narrativo. Se trata de una novela que sigue su metodología de trabajo habitual previa al uso del ordenador: notas de escritura, borrador y redacción en limpio. Fue transcrita póstumamente.

Esta novela cobra especial rele­vancia porque marca cierto punto de inflexión en la obra del chileno, como una suerte de introduc­ción a los textos de madurez de su último periodo creativo, los productivos años de Blanes de 1985 a 2003 en los que compondría el gran caudal de su obra y sin duda sus mejores páginas. El es­píritu de la ciencia-ficción se inscribe en la misma línea narrativa de su otra novela más célebre, Los detectives salvajes, por la que recibiría el presti­gioso Premio Rómulo Gallegos en 1999. Antece­dente inmediato de esta novela que escribiría una década después, El espíritu de la ciencia-ficción puede leerse como una suerte de previa historia de adolescencia de aquellos salvajes sabuesos literarios. Los años de formación poética, de ini­ciación al sexo y de incipientes pesquisas detec­tivescas; en este caso no tras el paradero de la es­quiva y misteriosa escritora Cesárea Tinajero, sino en busca del origen o el porqué de la ebullición literaria del DF a mediados de los setenta, que se manifestaba en la existencia de innumerables talleres de poesía y, sobre todo, en la circulación de varios centenares (más de 600 en un solo año, c

Dos jóvenes poetas latinoamericanos, Jan y Remo, perdidos en una azotea de una ciudad monstruosa —el México DF de los años setenta—, obsesionados con la poesía y, sobre todo, con la ciencia-ficción, están dispuestos a ganarse la vida con la literatura. O ya de plano, a sacrificarla o a perder la cordura por ella. Una pesquisa de carácter literario, la rebeldía, el deseo, la iniciación sexual y los sueños se entrelazan en un relato fragmentado, plagado de historias a medio camino entre la postal onírica y la escena realista, para dar cuenta de la convulsa juventud de una generación sedienta de revolución, que intenta cumplir la vieja promesa de vanguardia de aunar arte y vida.

Esta novela cobra especial relevancia porque marca cierto punto de inflexión en la obra del chileno, como una suerte de introducción a los textos de madurez de su último periodo creativo, los productivos años de Blanes de 1985 a 2003 en los que compondría el gran caudal de su obra y sin duda sus mejores páginas. Así como Los sinsabores del verdadero policía, publicada también póstumamente (2010), reveló conexiones argumentales con la monumental y lograda pentalogía 2666 , publicada en 2004, pocos meses después de la muerte de Bolaño, El espíritu de la ciencia-ficción se inscribe en la misma línea narrativa de su otra novela más célebre, Los detectives salvajes , por la que recibiría el prestigioso Premio Rómulo Gallegos en 1999. Antecedente inmediato de esta novela que escribiría una década después, El espíritu de la ciencia-ficción puede leerse como una suerte de previa historia de adolescencia de aquellos salvajes sabuesos literarios. Los años de formación poética, de iniciación al sexo y de incipientes pesquisas detectivescas; en este caso no tras el paradero de la esquiva y misteriosa escritora Cesárea Tinajero, sino en busca del origen o del porqué de la ebullición literaria del DF a mediados de los setenta, que se manifestaba en la abundancia de innumerables talleres de poesía y, sobre todo, en la circulación de varios centenares (más de 600 en un solo año, constatan los protagonistas de esta novela) de publicaciones poéticas, entre revistas, fanzines y folios marginales. Y no sólo eso, sino que en El espíritu de la ciencia-ficción también se hallan en germen muchos de los motivos narrativos y líneas argumentales que Bolaño desarrollaría posteriormente en otros títulos, conformando así esa red interconectada de temas literarios que definen su obra. Por ejemplo, la obsesión y gran erudición de Remo —uno de los protagonistas y narrador de la novela en breves capítulos intercalados— por los juegos de guerra encuentra su correlación y desarrollo en otro título de Bolaño algo posterior: El Tercer Reich . O la ubicua y fantasmagórica Universidad Desconocida ya citada, en la que transcurre aquí una kafkiana ficción dentro de la ficción, es también el rótulo bajo cuyo emblema agruparía Bolaño su producción poética hasta sus últimos días.

En El espíritu de la ciencia-ficción se combinan varios géneros, el epistolar, el relato de iniciación en primera persona, la transcripción de una delirante entrevista periodística y el corrosivo humor tan particular e identificable del autor chileno. Todo ello da forma a una novela con una velada estructura en espiral. Una espiral con el que un Bolaño ya maduro y en completa posesión de sus mejores recursos narrativos atrapa al lector desde la primera línea y lo arrastra hacia el centro del vórtice sin contemplaciones. Y en el centro de ese torbellino, como sucedería con sus futuras novelas, se encuentra el misterio: el mismo espíritu de la ciencia-ficción o quizá el sentido de la vida. Un verdadero regalo para los seguidores del autor chileno y también para sus nuevos lectores. La parte final de la novela, titulada «Manifiesto mexicano», en la que Bolaño narra las experiencias amorosas de Remo y Laura y sus visitas a los baños públicos de la ciudad, fue incluida, en una versión revisada por el autor, en el manuscrito final de La Universidad Desconocida. Alfaguara ha recuperado aquí la versión original del texto tal y como en 1984 quedó integrado en El espíritu de la ciencia-ficción.

La edición se cierra con la sección «Apuntes de Roberto Bolaño para la escritura de El espíritu de la ciencia-ficción », en la que se incluyen algunas imágenes de los cuadernos de notas y del manuscrito último. Para cada uno de sus proyectos literarios, Roberto Bolaño anotó en libretas personales las ideas, los datos que le servían de documentación, el perfil de los personajes o las escenas que pensaba desarrollar en el manuscrito final y que tachaba en cuanto pasaban a formar parte de él. Listas de nombres, dibujos —que en ocasiones parecen hechos distraídamente durante el proceso creativo pero en otras están relacionados con la estructura o el argumento—, frases que acabaron formando parte de sus obras, juegos de palabras llenos de humor, esquemas y mapas conviven en los cuadernos con reflexiones sobre la vida cultural del momento, nombres, direcciones y teléfonos tomados al vuelo, índices de futuros libros, poemas, ideas sobre títulos y cálculos minuciosos sobre la extensión del manuscrito que tenía entre manos. Las anotaciones son muy detalladas y nos muestran cómo era el proceso de escritura de uno de los más importantes escritores contemporáneos en español: el intenso y meditado trabajo de construcción de una arquitectura narrativa que llevaba a cabo en cada una de sus obras.

Roberto Bolaño (Santiago de Chile, 1953 – Barcelona, 2003), narrador y poeta chileno, es autor de libros de cuentos ( Llamadas telefónicas, Putas asesinas, El gaucho insufrible, Diario de bar —en colaboración con A. G. Porta— y El secreto del mal ), novelas (Consejos de un discípulo de Morrison a un fanático de Joyce —en colaboración con A. G. Porta—, Monsieur Pain, La pista de hielo, La literatura nazi en América, Estrella distante, Los detectives salvajes, Amuleto, Nocturno de Chile, Amberes, Una novelita lumpen, 2666, El Tercer Reich, Los sinsabores del verdadero policía y El espíritu de la ciencia-ficción), poesía (Reinventar el amor, La Universidad Desconocida, Los perros románticos, El último salvaje y Tres) y libros de no ficción ( Entre paréntesis ). Entre sus numerosos premios y distinciones destacan el Premio Rómulo Gallegos y el Premio del Consejo Nacional del Libro de Chile por Los detectives salvajes y, de manera póstuma, el Premio Ciudad de Barcelona, el Premio Municipal Santiago de Chile o el National Books Critics Circle Award por 2666 . Su obra ha sido traducida a cerca de medio centenar de idiomas. Por amplísimo consenso Bolaño está considerado uno de los autores más importantes e influyentes de la literatura contemporánea en español.

Puedes comprar la novela en:


Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.todoliteratura.es