Edición testing
18 de febrero de 2020, 12:25:34
EXPOSICIONES

En el Paseo de Carruajes del Parque de El Retiro de Madrid


Buenas noticias para el planeta

Una exposición que resalta los efectos positivos de cuidar el planeta

Por José Belló Aliaga

En el Salón de Actos de la Biblioteca Eugenio Trias (Casa de Fieras de El Retiro), de Madrid, se ha presentado la exposición “Buenas noticias para el planeta”, instalada en el Paseo de Carruajes, patrocinada por Fundación AXA y realizada por Lunwerg, que reúne cincuenta y ocho impactantes imágenes de fotógrafos nacionales e internacionales, y recuerdan que a veces las buenas prácticas y los gestos comprometidos pueden ayudar a salvar el planeta.


En la presentación han intervenido Josep Alfonso, Director de la Fundación AXA, que presentó y coordinó el acto; Luis Ortiz, Director del Área Institucional del Grupo Planeta; el Comisario de la exposición, Joaquín Araújo y cerró la sesión, Caridad Melgarejo, Directora Conservadora de los Jardines del Buen Retiro, del Área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad.

La exposición
En la exposición, que podrá ser visitada hasta el día 25 de junio, apoyándose en espectaculares imágenes, se relatan varios casos de recuperación de especies que han pasado de estar en peligro de extinción a un nivel demográfico aceptable; de ríos que se habían declarado muertos y han sido resucitados; de paisajes que parecían lunares y han vuelto a estar llenos de vida.

También se incluyen ejemplos de cambios significativos de conducta en las personas y los gobiernos que han logrado cambios muy positivos para nuestro planeta. En suma, unas cuantas buenas noticias para la vida en general y para nosotros en particular.

Comisariada por el naturalista Joaquín Araújo, recuerda la importancia que cada gesto institucional o personal, por pequeño que sea puede tener en la conservación del entorno natural y el futuro de nuestro planeta.

Frente a la avalancha de las noticias relacionadas con los aspectos negativos, violentos y trágicos que alimentan la mayor parte de los contenidos periodísticos, en esta ocasión la ya tradicional exposición fotográfica sobre temas medioambientales que cada año patrocina la Fundación AXA en el Parque del Retiro, se centra en los suspiros de alivio, en los sorbos de agua fresca que suponen todos los ejemplos que se despliegan en esta exposición.

Las fotografías
Las fotografías destacan precisamente lo que se ha hecho correctamente para salvar espacios y especies, para lo que previamente ha sido necesario crear leyes, conocimiento y voluntades. En algunos casos ha bastado dejar que lo espontáneo siguiera siéndolo; en otros ha sido preciso indagar sobre los mecanismos menos conocidos del comportamiento de animales y plantas. Sin olvidar la movilización de ingentes recursos económicos que, conviene no olvidarlo, siempre acaban siendo rentables. Entre otros motivos porque los seres humanos, somos los más beneficiados de la salud del planeta, de su multiplicidad vital.

Una buena parte de estas acciones recogidas en la exposición se traduce en una ciencia mejorada y en una más eficaz y eficiente gestión de nuestro patrimonio natural.

Recuperación de especies
Es el campo de la recuperación de especies donde se han alcanzado mayores, más veteranos y aceptados logros. Frente a la mengua de las poblaciones de animales y plantas, frente al peligro de extinción de muchas especies, frente a empobrecimiento de nuestro primer patrimonio, la multiplicidad vital de este planeta, se han lanzado miles de botes salvavidas.

Investigaciones, legislación, vigilancia, protección, cría en cautividad, seguimiento, alimentación suplementaria… son acciones que han conseguido la recuperación de poblaciones de muchas especies.

Casos de éxito en la recuperación de espacios naturales
Del mismo modo que algunos paraísos fueron convertidos en pura catástrofe, podemos recorrer el camino en la dirección opuesta. Es el caso de ríos como el Támesis y el Sena, de estuarios como la ría de Bilbao, que pasaron de lugares sin vida, sucios y envenenados a todo lo contrario, aguas de nuevo vivaces.

Sucede lo mismo con canteras, minas a cielo abierto, vertederos, que de horrorosos socavones vacíos han pasado, en algunas ocasiones, a lagunas, arboledas, cultivos tradicionales e incluso parques y jardines de uso cotidiano. Somos, pues, capaces de, aliados con la enorme capacidad de cicatrización de la propia naturaleza, restaurar casi todo. Solo nos falta la voluntad de invertir en lo más productivo que existe: nuestra propia sensatez.

De las leyes internacionales a las acciones individuales
Los estilos de vida hoy generalizados resultan del todo incompatibles con la continuidad de especies y paisajes. Es más, atentan contra lo esencial para la vida. Cabe enfrentarse a tal desafío desde absolutamente todos los focos desde los que se genera tanta demolición. Los individuos y las empresas, los gobiernos y los tratados internacionales ya acometen en muy diferente grado de intensidad la formidable rectificación que demanda la realidad física del planeta, pero no menos nuestras sensibilidad y sensatez.

Cada persona, en la medida de sus capacidades, puede y debe acudir al rescate del planeta. La elección de formas de transporte poco o nada contaminantes. El estilo de alimentación o las elecciones a la hora de consumir destacan en el repertorio de las buenas noticias. Aspectos como el incremento del uso de la bicicleta y el transporte público. La opción por alimentos de la agricultura biológica o un creciente vegetarianismo en el mundo ya comienzan a pesar en el otro plato de la balanza. También lo hace el uso no agresivo del paisaje a la hora de divertirnos, descansar o hacer turismo.

Espacios protegidos
La acción legal a la hora de proteger ámbitos naturales y sus inquilinos corrobora los avances de los planteamientos proteccionistas. Pensemos en el salto que supone que en 140 años hayamos pasado de un solo parque nacional a 217.000 espacios protegidos en todo el mundo, lo que supone nada menos que el 15 % del planeta.

Con todo, son las leyes y acuerdos nacionales e internacionales, es decir los compromisos asumidos por los estados, los que deberían suponer el gran impulso para estos cambios. Su velocidad de cumplimiento es siempre menor de la que necesita la biosfera, pero nunca se ha arreglado nada si no identificamos y admitimos que existe esa enfermedad.
Autor de los vídeos y de las fotografías: José Belló Aliaga
Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.todoliteratura.es