Edición testing
21 de octubre de 2019, 2:17:24
CRÍTICAS


"Las horas oscuras", de Juan Francisco Ferrándiz

Por Francisco Jiménez de Cisneros

La editorial Grijalbo ha publicado "Las horas oscuras", novela con la que el escritor alicantino Juan Francisco Ferrándiz ha dado el paso al panorama internacional tras haber publicado con anterioridad su libro Secretum Templi, escrito en valenciano. Este libro nos relata la historia de un peculiar grupo de monjes en su lucha por la conservación de la sabiduría tanto cristiana como pagana.


Cuentan los ancianos que hace mucho, mucho tiempo, cuando el mundo se estremecía por temor al inminente fin del milenio, un forastero llegó a las brumosas tierras de Irlanda con una misteriosa misión. Dicen que ese hombre, un monje atormentado y valeroso llamado Brian de Liébana, huía de unos malvados caballeros de tez pálida y alma oscura, cuyo nombre nadie osa pronunciar en voz alta sin santiguarse...

Los más viejos afirman que Brian y sus compañeros, sabios religiosos venidos de todo el continente, se atrevieron a reconstruir el monasterio de San Columbano, antaño escenario de una cruel matanza. Y aunque algunos juran que profanar esas ruinas supuso el inicio de todas las desgracias, otros opinan que fue la presencia intramuros de una hermosa mujer celta, lo que desató la ira de Dios... Pero si hay algo que nadie niega en esa isla de cielo gris y abruptas costas es que la muerte consiguió traspasar los muros del monasterio y extenderse por los senderos del bosque cual preludio del apocalipsis. Que una mano asesina, certera e impía, se cobró la vida de muchos inocentes, y que, durante largos meses, druidas y monjes, nobles y plebeyos vivieron atrapados bajo un denso manto de miedo y de sospechas...

Como podemos ver, Las horas oscuras nos traslada a un momento en el que una parte considerable de la humanidad pensaba que nos acercábamos inexorablemente al fin del mundo al cumplirse el primer milenio del nacimiento de Cristo. Esto ha provocado que la guerra entre el bien y el mal se haya acelerado y recrudecido. El bien viene representado por la hermandad de monjes de San Columbano, que deberían ser de los pocos miembros de la Iglesia por aquella época que eran respetuosos con la sabiduría del resto de culturas y luchaban fervientemente por su conservación y por evitar su pérdida.

Son los depositarios de una gran cantidad de libros procedentes de todo el mundo y de una gran sabiduría. El principal representante de estos monjes es el protagonista de la novela, Brian de Liébana, el personaje mejor construido de la obra, con un origen misterioso, pero puro de corazón, aunque bastante belicoso cuando se trata de defender sus ideales, sus sentimientos o la justicia. Éste es el único clérigo en el que el autor profundiza en cuanto a su construcción, forma de ser, etc y la novela podría haber dado más de sí si hubiéramos conocido algo mejor al resto de la comunidad de San Columbano.

La trama se construye como una gran historia épica en la que el enfrentamiento entre el bien y el mal, como ya avanzábamos antes, está ganando una dimensión cada vez más aterradora, algo que el autor ha aprovechado para darle un pequeño toque de ficción que le sienta bastante bien al argumento, ya que introduce intriga pero no nos aleja de la realidad y que se centra fundamentalmente en los strigoi, grandes antagonistas de esta historia y que parecen poseer poderes procedentes del mismísimo infierno, aunque esta pequeña ilusión se crea gracias a su gran capacidad para intimidar y a su confianza total en sí mismos y sus acciones.

Por tanto, estamos ante una historia llena de intriga y que se caracteriza por un ritmo que alterna episodios de gran rapidez narrativa con otros de desarrollo más lento, por lo que estos cambios dan lugar a una trama dinámica que no se queda encasquillada en un mismo tono de principio a fin. Por otro lado, hay que destacar que el escenario de la acción, una zona recóndita de Irlanda, es ideal para esta trama al tratarse de un lugar aislado y de preciosos parajes y en el que la cultura cristiana convive en armonía con las antiguas costumbres celtas, lo que originó una sociedad ciertamente particular en comparación con la de otras naciones europeas.

En definitiva, "Las horas oscuras" es una novela en la que el abad Brian de Liébana y los monjes del monasterio de San Columbano, situado en el agreste y mágico paisaje irlandés, tendrán que enfrentarse al misterioso poder de las fuerzas del mal mientras el mundo ve con temor la inminente llegada del año 1000.


Puede comprar el libro en:

Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.todoliteratura.es