Edición testing
23 de octubre de 2019, 21:11:46
ENTREVISTAS


Entrevista al editor Salvador Moreno Valencia

"Alvaeno Ediciones busca a los lectores de la literatura de culto"


El editor y escritor Salvador Moreno Valencia tiene definido el objetivo principal de su sello literario Alvaeno Ediciones: "No interesan libros que hagan pensar al lector". En esta entrevista surgen temas como la alternativa que en un momento representó la editorial Anagrama; la situación de incomunicación entre escritores de América Latina y España; la saturación de la literatura de entretenimiento y la búsqueda de un nuevo puente literario entre América y Europa.


¿Cómo nace Alvaeno Ediciones?

Alvaeno nace de la necesidad de dar cabida a autores claves en la literatura de habla hispana.

¿Qué alternativa ofrece la editorial en el actual mercado del libro en español?

La alternativa que ofrecemos desde Alvaeno Ediciones es la de poner en escena a un determinado número de escritores que son rechazados, en su mayoría, por otras editoriales, en las que el objetivo principal es el comercial, dejando de un lado la calidad literaria, entre otros factores, por lo que un buen número de buenos escritores dejan de tener una opción para llegar a editar sus libros, y es ese grupo de escritores, de calidad indiscutible, el que nos ofrece, a nosotros como editorial, y al lector, la alternativa de encontrar otros contenidos, quizás menos mediáticos, o comerciales, pero sí más profundos, de más arraigo, de más calidad, incluso que muchos textos que otras "grandes" editoriales publican cada año.

¿La editorial pretende ser de culto o va dirigida al público en general?

Sin duda, la idea de la editorial es convertirse en una editorial de culto, no nos interesa el público en general, entre otras cosas porque sabemos que ese público, además de no entender el contenido de nuestros libros, ni siquiera le interesa porque prefiere textos que no lo hagan reflexionar o pensar, sino que solo lo entretengan, y nuestros libros, puede que entretengan, pero lo que más hacen es hacer pensar, acto este, el de pensar, tan peligroso como endémico en los tiempos que corren en los que se intenta abolir, de algún modo, el pensamiento crítico.

Se habla de cierta incomunicación existente entre la literatura que se produce entre los países de habla hispana. ¿Es usted consciente, como editor, de esta situación? ¿Pretende Alvaeno Ediciones ofrecer soluciones para enlazar lectores y autores entre países?

Sí, soy consciente de esa incomunicación existente, y por tanto creo que desde Alvaeno Ediciones tenemos que buscar, más bien, construir puentes entre esos países a través de la literatura para que desaparezca esa "incomunicación", con el fin de reforzar la literatura a nivel universal, o lo que es lo mismo, globalizarla, cosa esta, que curiosamente no ocurre a niveles de calidad literaria, porque bien sabemos que se globaliza una literatura de baja calidad, podemos llamarla de entretenimiento, más que otra cosa...; podemos ver ejemplos de libros globalizados que obedecen a los dictados del sistema capitalista, y bien sabemos que hay muchos títulos que no llegan a pasar más allá de tres cuadras de donde surgieron; y es ahí donde Alvaeno Ediciones apunta, a romper esas barreras que condenan a un libro y a su autor a ser meros comparsas de lo micro sin darles opciones de llegar a lo macro, porque las editoriales que detentan el poder en el mundo solo permiten la globalización de algunos títulos elegidos para tal fin, cuyos fines solo persiguen el adoctrinamiento tanto del escritor como del lector. Y es esto lo que desde Alvaeno Ediciones queremos combatir para que nuestros autores y sus obras no encuentren este tipo de barreras creadas para que sean siempre los mismos los que se beneficien a costa del sacrificio de la verdadera literatura, y cómo no, de su principal fin.

Desde España surgió para toda América Latina Anagrama como la editorial referencia de la literatura de culto, ¿se asume usted como parte de la escuela creada por el editor Jorge Herralde?

Sin duda, he sido fiel seguidor de Jorge Herralde, de sus títulos, de su política y línea editorial, porque creo que Anagrama fue una apuesta y un acierto de su editor Jorge, para dar cabida a esos "otros escritores" sobre los que sobrevuela el fantasma del malditismo.

¿Cuál es el criterio de selección para decidir que un determinado autor debe ser publicado?

En primer lugar tenemos un comité de lectura que nos pasa un informe de lectura de los manuscritos presentados. Si dicho informe es positivo lo pasamos al Consejo editorial, que es el que toma la decisión final de publicar o no la propuesta recibida según la calidad y originalidad de la obra.

¿Se puede ser escritor y editor sin morir en el intento?

Sí, claro, no tengo duda alguna, porque no se muere en aquello que se hace con pasión y amor, ya sea escribir o editar, o cualquier otra cosa. Creo que fue Sabater el que dijo que lo alejaran de aquellos que se muestran ante la vida con una actitud desapasionada, o apática...; y yo digo lo mismo, y digo, además, que no me gustan los pánfilos...

¿Hay literatura más allá de la literatura de entretenimiento?

Por supuesto, y el que no lo sepa, es como el que tiene ojos pero no sabe mirar, u oídos pero no sabe escuchar... Hay mucha LITERATURA, en mayúsculas, más allá de esa, podríamos decir, seudo-literatura, que no sirve, reitero, más que a los intereses del sistema establecido de los superfluo, de lo efímero, del usar y tirar, del no pensar, del no sentido crítico..., sí, hay LITERATURA mucho más allá de esa basura a la que llaman, equivocadamente literatura.

Entrevistas

Twitter: @Todoliteratura

Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.todoliteratura.es