Edición testing
29 de julio de 2021, 0:51:41
PENSAMIENTO


Stéphane Hessel presenta en Madrid su libro ¡Indignaos!

Por Javier Velasco Oliaga

Ha venido a Madrid para presentar ¡Indignaos! su autor Stéphane Hessel, todo un fenómeno literario en Francia y en toda Europa. Hace un alegato contra la indiferencia, sobre todo de los jóvenes, y a favor de la insurrección pacífica y la no violencia.


Hessel ha sido acompañado en la presentación por el economista y escritor español José Luis Sanpedro, que ha escrito un prólogo tan interesante como el propio libro. En total la obra no sobrepasa las 60 páginas, pero se ha convertido en el número 1 en las listas de ventas francesas, superando en estos momentos el millón setecientos mil de libros vendidos, un auténtico acontecimiento para una sociedad adormecida por los medios de comunicación.

En España, el libro ya ha superado las 105.000 copias, lo que supone que son ya cuatro las ediciones publicadas, a lo que hay que añadir las ediciones en catalán, gallego y euskera. El editor español del libro Ramón Perelló se felicitó por el camino que está llevando el libro y la editora francesa, Sylvie Crossman señaló que "estamos en el comienzo de un despertar de las conciencias", que no debe parar en este momento en el que nos azota la crisis económica.

Ambos escritores, autor y prologuista, tienen la friolera de 93 años, y sorprende la lucidez con la que se expresan y el inconformismo que tienen a su edad y, lo mejor es que quieren contagiar a los jóvenes de ese inconformismo para que reaccionen y puedan contribuir a crear un mundo mejor.

"Comprendí inmediatamente el interés y la importancia del texto del señor Hessel y la necesidad de que reaccionemos ante la situación que vivimos, que no es una situación de crisis financiera, sino de una cultura y de un sistema de vida", afirmó el conocido economista español y añadió que "los valores humanos están degradados, tales como la libertad, la enseñanza. Se ha desmontado la Universidad, que era una universidad para el saber y se ha convertido en una escuela politécnica que está enfocada al hacer en vez de al saber y que está dirigida por los financieros que son los que gobiernan Europa".

Tras estas sabias reflexiones tomó la palabra el autor, que fue en su juventud miembro de la resistencia francesa en la Segunda Guerra Mundial y estuvo preso en el campo de concentración de Buchenwald, donde salvo la vida de milagro al cambiar su identidad con otro preso y allí conoció a su amigo el escritor español Jorge Semprún, paradigma de Quijote para él.

"La cultura española es muy querida por mí ya que ha creado a las primeras personas que lucharon por la libertad y tuvieron, durante la Guerra Civil, un gobierno en el que se incluyeron varios libertarios", señaló Hessel. Tras estas palabras agradeció la acogida que se le ha dispensado y empezó a desmenuzar su pensamiento. Lo primero que destacó fue el alto grado de abstención que hay en las elecciones hoy en día, "los jóvenes deberían comprometerse con esta lucha y aumentar su participación en las elecciones".

Pasó revista a toda la actualidad política, el aumento del voto del Frente Nacional francés, de la que dijo que espera que fuese una cuestión circunstancial y que no había subido realmente tanto, de la guerra de Libia de la que cree que es necesario que se encuentre una solución no violenta o por lo menos lo menos violenta posible. Para los jóvenes pide que se escuche su voz para que así aumente el compromiso de ellos alterando los principios del sistema que afortunadamente está en decadencia, según su opinión.

Otra de las posibles soluciones es aceptar la pluralidad de culturas y religiones, "que se acepte el islamismo por parte de los europeos, y que los musulmanes acepten el cristianismo", sugirió, aunque cree que ya en ambos lados del Mediterráneo se están tendiendo puentes para el entendimiento de ambas religiones y civilizaciones.

Para el pensador francés la economía es una cuestión fundamental, "la fuerza financiera intenta ocupar cada vez más espacio, la privatización de las empresas nos lo está demostrando día a día, y no es el camino correcto, al igual que pienso que Europa tampoco puede permitirse una revolución totalitaria. Para mí la solución sería conformar una democracita social, socialista, a la que se unirían los partidos verdes y entonces podremos construir una Europa mejor", afirmó categórico.

Sampedro abundó en el excesivo poder del dinero, "la crisis financiera es responsabilidad de los bancos y curiosamente los primeros que han salido de la crisis han sido estas instituciones, que siguen teniendo paraísos fiscales y los gobiernos no hacen nada por sacarlos a la luz", dijo el escritor. Los dos unieron sus voces para terminar diciendo que "hoy somos más responsables que cualquiera, porque estamos más informados que otros y es nuestro deber señalar los errores para corregirlos".

Parece mentira que dos personas nacidas en 1917 se encuentren con una lucidez tan abrumadora. Los años no sólo no pasan por ellos, sino que pasan para mejorar su pensamiento y tienen una valentía con la que señalan los problemas de una sociedad caduca y adormecida. Ambos están de acuerdo en señalar que la educación es la pieza fundamental de nuestra sociedad. Y como termina el libro diciendo: Crear es resistir. Resistir es crear. Creemos y resistamos, estas personas se lo merecen.

Puede comprar el libro en:

Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.todoliteratura.es