Edición testing
16 de octubre de 2019, 16:39:34
CRÍTICAS


Una elección del disco del año más que dudosa


Si a eso es a lo más que puede llegar la televisión pública, estamos apañados. La elección del disco del año que nos ofreció Televisión Española fue patética, vergonzosa y teledirigida. Y no sólo éstos son los adjetivos que lo pueden definir, hay muchos más y, por desgracia, ninguno bueno.


Si el disco del año es el de David Bisbal, Sin mirar atrás, eso quiere decir que el panorama musical español está moribundo. Disco plano, que nos ofrece más de lo mismo. Es un disco para sus incondicionales fans sin ningún aliciente ni nada novedoso: en resumen, un disco totalmente prescindible. Le aconsejamos que se siga relajando viendo películas porno, a ver si así le vuelve la inspiración compositiva. Y lo peor es que hay gente que le vota, personas que no deben ver más allá de unos rizos dorados.

El programa de televisión fue una bazofia enlatada donde las preferencias de las multinacionales discográficas marcaron un proceso de selección zafio y teledirigido, en el que los intereses comerciales fueron defendidos por una televisión pública rancia y sin criterio de calidad, donde unos artistas fueron primados en beneficio de otros que fueron totalmente ignorados. Por el plató pasaron algunos de estos cantantes, como el propio Bisbal, Manuel Carrasco o Carlos Baute, que a la postre fueron los más votados y las presentadoras les llenaron de piropos trasnochados y poco documentados.

Sin embargo, artistas como Raphael, Shakira, Ainoha Arteta o Fito y los Filipaldis fueron menospreciados y ni siquiera fueron invitados a defender sus opciones, ni tuvieron valedores ni padrinos. ¡Menudo papelón el de la televisión pública que rema a favor de las multinacionales más potentes! Bochornoso espectáculo. Una elección seria, daría, por lo menos, igualdad de oportunidades a todos los participantes. En TVE, cuatro de ellos, ni siquiera tuvieron oportunidad de presentar su trabajo.

Aparte de esto, fueron clamorosas algunas ausencias, el último disco de Alejandro Sanz, el de Luz Casal, el de Quique González,el de Barricada, el de India Martínez, el de Mamut, el de Efecto Mariposa, el de… Tantos y tantos trabajos que fueron menospreciados, que la lista se haría interminable. ¿Quiénes fueron los responsables de la selección? Quienes fueran deben de estar sordos y sólo guiarse por criterios de imagen o de casa discográfica.

Entre los presentes, los tres más dignos y que estaban a la altura de esa selección son los de Fito y los Fitipaldis, que no se dignaron a invitarlos, quizá porque no creen en esas clasificaciones, o quizá porque el rock siga siendo menospreciado en nuestro país a favor del horterismo más rampante. La otra es una señora de la música que se fue del grupo que la catapultó a lo más alto del panorama musical porque el protagonismo del compositor de las canciones la encorsetaba de tal manera que era mejor empezar una carrera en solitario, esta es Amaia Montero, que ha compuesto un primer álbum sorprendente, lleno de calidad y que augura una larga carrera.

Su intervención en directo cantando un tema de Mecano nos dejó sorprendidos y fascinados. También la intervención de Malú en directo fue portentosa e impresionante: lo mejor del programa, y no entendemos cómo su último disco ha sido menospreciado. Sin embargo, la actuación de Chenoa dejó mucho que desear, es mejor dejar de interpretar una canción que no se ha trabajado debidamente, que hacer el ridículo más espantoso, se la veía muy forzada. Mención aparte merece Virginia, la cantante de Labuat, cuyo CD ha sido el más vendido de un artista novel, que ha debutado con un trabajo original, bien producido y excelentemente ejecutado por The Pinker Tones.

Y quien se tendría que haber llevado el gato al agua es el grupo multiétnico Macaco, formado por argentinos, colombianos, venezolanos, brasileños y catalanes. Éste sí ejecuta una música novedosa, original, moderna y de un gran potencial de crecimiento, mezcla de estilos ragga, hip hop e influencias latinas y de Manu Chao, comandados por Dani “Loco” poseedor de una voz original y diferente.

Quien vio el programa y no pertenece a ningún club de fans de los artistas más votados, no puede, por menos, que sentirse molesto por la manipulación de la televisión pública, porque sigue basándose en razones comerciales en vez de en criterios de calidad, porque sigue ignorando músicas alternativas como Mamut, Vetusta Morla y tantos grupos originales y modernos y también sentirse defraudado por la falta de músicas autóctonas y del mundo como Carlos Núñez. En fin, faltó calidad, imaginación y riesgo, sobró comercialidad, maniqueísmo y originalidad.

Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.todoliteratura.es