Edición testing
24 de agosto de 2019, 16:23:36
PRESENTACIONES


Marivi Ibarrola presenta su obra "Yo disparé en los 80"

Por Javier Velasco Oliaga

La actualidad literaria pasó la pasada noche por la fotógrafa riojana, Marivi Ibarrola, que presentó en Madrid, en el barrio de las Letras, su libro de fotografías Yo disparé en los 80. Publicado por la casa de discos Munster, es un recorrido por una década en la que la música era lo importante, en la que el buen rollo estaba establecido por las calles y salas de música de la capital y donde la movida lo contagiaba todo y a todos, hasta al venerable profesor devenido en alcalde la proclamaba a los cuatro vientos.


Sí, porque el viejo profesor no fue un buen alcalde pero supo conectar con los jóvenes, con la cultura y con los artistas. Una de esas artistas que pululaban por Madrid era la "fotógrafa de la movida", Ibarroleitor, como la llamaban algunos amigos que, por cierto, no pudieron dejar de asistir a su fiesta porque la presentación del libro fue una excusa para organizar una fiesta como la de entonces, con vino, buen vino, por supuesto rioja, como la artista, aderezado con jamón y chorizo, esos ya no eran de su tierra.

Hasta la castiza plaza del Matute se acercaron muchos de los que fotografió en aquella década prodigiosa y están en el libro, muchos de ellos también han escrito, pero no sus fotos sino otras. Eso ha sido una buena idea, dejar escribir sobre otros, no sobre uno mismo. En la fiesta estaban numerosos periodistas, desde Diego A. Manrique a Jesús Ordovás o el legendario corresponsal del Billboard, que años más viejo sigue teniendo la pinta de no enterarse de donde está y preguntando cuestiones fuera de contexto.

También numerosos músicos que han pasado por las páginas del libro hicieron acto de presencia, componentes de Los Bólidos, de Décima Víctima, de Malevaje, de..., el indómito Germán Coppini y otros músicos de muchos y muchos grupos que nos hicieron disfrutar de la mejor década del siglo anterior. Todos contentos, todos felices de verse, aunque ya hayan pasado muchos años y las canas y los kilos de más no perdonan, para algunos, claro está, porque otros se siguen conservando como si treinta años no hubiesen pasado.

En el libro están todos los que fueron y los que no están es que no fueron. Revisando las 89 fotografías, repasamos la historia musical y artística de una década. No solo hay músicos y periodistas; hay cineastas como Imanol Uribe con Imanol Arias, preciosa foto, hay fotógrafos como García-Alix y les contaré un secreto, en una de ellas está mi mujer. Todos fuimos testigos de ese periodo, crecimos en los 80, nos hicimos hombres y mujeres en esa época y compartimos muchos buenos momentos con esos protagonistas, porque algunos fueron nuestros amigos y otros lo siguen siendo.

Las fotografías son magistrales, lástima que el formato sea un poco más pequeño de lo que nos gustaría. La calidad de estas impresiones merecería un formato más grande, así que ya puede tomar nota la editorial, estirarse un poco y hacer un libro a la altura que Marivi se merece. La portada es increíble, Poch, el legendario cantante de Derribos Arias, con un casco, es realmente de lo mejor que hemos visto, aún le recuerdo gritándome al oído y volviéndome loco en el primer concierto de Gabinete Caligari en Rock-Ola: ¡Hey, aplaude, son geniales! No me dejaba oírlos, pero nos reíamos como hienas. A la semana me fui a la mili y a los dos meses Tejero dio el golpe de estado. La UCD descomponiéndose, y a nosotros no nos importaba nada, solo oír cantar a Jaime, Olor a carne quemada o Golpes, que por cierto, creo que recupera para sus próximos conciertos en solitario.

Jaime, Ferni y Edi también salen en las fotos, como Mecano, como los Summers, padre e hijo, como unos infantiles hermanos Urquijo de Los Secretos, como Alaska y todos sus Pegamoides, como el malogrado Eduardo Benavente, Ana Curra y Parálisis Permanente, como Antonio Vega y sus Nacha Pop, como Siniestro Total, como los grupos de las Hornadas Irritantes que luchaban contra los babosos, como tantos y tantos otros. Pero no quiero dejar de señalar al inventor del rock madrileño, al genial Pepe Risi de los Burning, aquellos que cantaban Que hace una chica como tú en un sitio como este, que el sin par Antonio Banderas destrozaba haciendo play-back en la película del mismo nombre, igual que Alejo Stivel y Leyva vuelven a destrozarla en su último disco.

Pepe Risi nos abandonó, pero sus canciones y sus solos de guitarra permanecen en nuestra memoria, ¿quién no recuerda Jim Dinamita, Madrid, Esto es un atraco nena o Mueve tus caderas? ¿Quién no recuerda sus conciertos? Los recordamos, como recordamos todos aquellos conciertos que muestran las fotos de Mariví, fotos en blanco y negro que reflejan a la perfección esa época, con sentimiento, con plasticidad, con autenticidad, porque Marivi es auténtica.

Estamos ante un libro que nadie que vivió esos acontecimientos puede dejar de comprar. Las fotografías que incluye son un fiel reflejo de una época que ya no volverá. Nunca volverán los ochenta, para desgracia nuestra, pero queda el recuerdo de la cámara de Marivi que nos ha hecho volver a sentir jóvenes. Gracias Marivi.

Puede comprar este libro en:

Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.todoliteratura.es