Edición testing
13 de agosto de 2020, 11:42:26
PENSAMIENTO


"Diario de una travesía desde Cornhill hasta El Cairo", de William M. Thackeray

Por Hermenegildo Verdugo

La obra de William M. Thackeray, universalmente conocida por "La feria de las vanidades", es rica en tesoros poco conocidos por el lector medio, que convierten su producción literaria -junto con la de Charles Dickens- en la más representativa del realismo victoriano.


Entre estos tesoros sobresale su literatura de viajes, de gran riqueza tanto en la descripción de ciudades y paisajes como en las reflexiones que suscita en la imaginación de Thackeray todo lo que se encuentra en su camino.

En "Diario de una travesía", a Thackeray no le pueden las concesiones al romanticismo, ningún adanismo le reconcilia con la "naturaleza" de los pueblos que visita.

Su retrato de Lisboa, Cádiz, Gibraltar, Atenas, Constantinopla, Jerusalén o El Cairo es tan sincero como mordaz, y justamente ahí reside su gracia, que con seguridad sabrá apreciar el lector desprejuiciado.

«Esta mañana el sol sacó a todos los indispuestos de sus literas, y por suerte cesaron los indescriptibles quejidos y ruidos que salían de detrás de las puertas tan bien pintadas a ambos lados del camarote».
William Makepeace Thackeray (1811-1863) cultivó la literatura, el periodismo, la edición y la caricatura. Gracias a sus novelas, se convirtió en el competidor y rival principal de Charles Dickens, de quien le separaba profundas diferencias ideológicas y estéticas. Tal vez de su dedicación profesional provenga el humor, satírico y hasta cabría decir que inmisericorde, con el que describe los muchos países que visitó, comparados siempre, para bien y para mal, con la Inglaterra de su tiempo.

Puedes comprar el libro en:

Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.todoliteratura.es