Edición testing
18 de agosto de 2019, 9:28:25
PRESENTACIONES


Carolina Molina presenta "El último romántico" lejos de Granada

Por Javier Velasco Oliaga

El último romántico” es la nueva novela de la escritora madrileña Carolina Molina que acaba de presentar en la Librería Lé de Madrid, ha sido acompañada en el acto por el editor de su obra el granadino Miguel Sánchez que continúa la labor de su padre en la editorial que lleva su nombre y que está radicada en Granada.


El protagonista de la novela es el periodista Max Cid, un personaje a medio camino entre el protagonista novelesco de Ramón María del Valle Inclán y el célebre guerrero que conquistó Valencia. En una época en la que ya no quedan románticos, Max Cid lleva una cruzada personal para salvar monumentos, tanto de la piqueta de la especulación y destrucción de edificios históricos como de obras que se han perdido por la negligencia de las autoridades administrativas.

Esta es la primera novela, de las muchas que ha escrito Carolina Molina, que ha comenzado a plasmarla en Granada. “Comencé a hacerlo durante un congreso de jornadas de novela histórica en 2012, solo que la novela me ha costado mucho y he escrito otras cosas entre medias”, reconoce la autora en la presentación de su libro ante un aforo interesado en el tema de la novela. “Ha sido una novela de muy difícil gestación”, subraya.

“En 1890 hubo un incendio en la Alhambra muy cruento, se perdieron piezas de gran valor. Granada ha tenido mala suerte en el sentido histórico, ya que la mala gestión política y administrativa ha hecho que se perdiesen algunos monumentos muy importantes. Si no cuidamos los monumentos los podemos perder y eso es irreparable desde cualquier punto de vista”, explica la autora madrileña que siente una pasión especial por la Alhambra porque como dice poco después “¿qué pasaría si nos quedásemos sin la Alhambra”.

Si no cuidamos los monumentos los podemos perder

La novela se desarrolla durante la coronación como poeta nacional de José de Zorrilla, en aquella época ya mayor y con graves problemas económicos. El escritor sentía una predilección especial por la ciudad de la vega del Genil, era la población que más nombraba en sus libros. Además de Zorrilla, en la novela aparecen muchos personajes históricos. “Cada capítulo está dedicado a uno de ellos”, apunta la autora. A dicha coronación poética estaba prevista la asistencia de la reina Isabel II y el príncipe de Asturias, “pero el niño se puso malito de camino a la ciudad nazarí y tuvieron que volverse a la capital”, cuenta la autora de “Guardianes de la Alhambra”.

“En el libro hay muchos diálogos que expresan lo que piensan y sienten los personajes. Son fundamentales en la trama de una buena obra”, opina la escritora madrileña en la presentación y añade “he querido añadir algún personaje discapacitado, ya que no suelen aparecer en las novelas y creo que se lo merecen”.

Para el editor Miguel González, “El último romántico es una novela de gran rigor histórico donde todo cuadra a la perfección. Para mí, los libros tienen vida propia”. Además, apuntó que “la novela es de muy fácil lectura, se lee de corrido ya que tiene mucha agilidad tanto en la trama como en los diálogos. Me maravilló el gran conocimiento que tiene Carolina tanto de la psicología femenina como masculina”.

Para rematar la presentación, Carolina Molina quiso señalar que “en la novela me meto con todas las instituciones, tanto políticas, administrativas o culturales”, finalizó. Y no es de extrañar porque realmente no están a la altura, los ciudadanos nos merecemos una mejor gestión de la vida cultural y, por supuesto, de nuestro patrimonio cultural, uno de los tres mayores del mundo.

Puedes comprar el libro en:

Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.todoliteratura.es