Edición testing
18 de septiembre de 2019, 11:24:59
PRESENTACIONES


Se presenta “La huella del mal” en Atapuerca, escenario de la novela de Manuel Ríos San Martín

“Alrededor del fuego nace la ficción narrativa”

Por Javier Velasco Oliaga

Visitando con sus hijos el yacimiento de Atapuerca a Manuel Ríos San Martín se le ocurrió la trama de “La huella del mal”, su segundo y original thriller; que acaba de publicar la editorial Planeta, como una de sus propuestas más sólidas para la Feria del Libro de Madrid y para el próximo verano que está al caer.


“Iba con mis tres hijos por Atapuerca cuando vimos una de las reproducciones de un enterramiento prehistórico, la mujer enterrada hacia el este, significado de vida, yacía en posición casi fetal y me pregunté: ¿qué pasaría si en vez de ser una figura fuese una mujer de verdad? Hay tenía una novela. Eso ocurrió hace seis años y tardé cuatro en comenzar a escribirla”, cuenta Manuel Ríos San Martín durante el recorrido que hicimos por el yacimiento de Atapuerca de la mano del autor y de David Canales “socializador del conocimiento”, lo que viene a ser un monitor de las excavaciones en sus propias palabras.

En los dos últimos años Manuel ha dedicado muchas horas a documentarse sobre el yacimiento arqueológico y a escribir la novela. “Con José María Bermúdez de Castro he tenido muchísimas conversaciones y le he consultado todas mis dudas”, reconoce el autor. Fue precisamente este prestigioso paleoantropólogo el que recibió a los medios de comunicación en el Centro de Recepción de Visitantes de Ibeas de Juarros. “En Atapuerca encontramos al primer ser humano europeo, que tiene una edad aproximada a más un millón de años”, no recuerda el profesor.

El yacimiento de Atapuerca lleva operativo desde 1967, pero no fue hasta 1997 cuando fue reconocido por el premio Príncipe de Asturias por los trabajos realizados en el 92. “Atapuerca es un lugar perfecto para la vida y para los paleontólogos. Tiene una biodiversidad riquísima", explica José Mª Bermúdez de Castro. El profesor continúa contando que son más de 70 personas las que trabajan en Atapuerca todo el año y que en la temporada de verano, que ahora comienza, y que dura unas seis semanas trabajan otros 150 investigadores de 26 nacionalidades diferentes. “Yo, como los jugadores de fútbol cuando dicen que se retiraran en su club, me retiraré en Atapuerca”, señala con sentido del humor el investigador madrileño.

Podríamos definir la novela “La huella del mal” como una de las novelas policíacas más atípicas del actual panorama español, ya que combina una historia de temática contemporánea con una ambientación no ya histórica, sino prehistórica. En una ubicación por donde hace más de un millón de años se paseaban hipopótamos y rinocerontes con su consabida pachorra prehistórica.

Es pues, “La huella del mal” un thriller policíaco con una investigación original, escenarios atractivos, con un estilo directo, ritmo, tensión narrativa… Y con la capacidad de haber sabido encajar dentro de una novela de estas características una lectura filosófica. En este plano didáctico, el autor incentiva la curiosidad del lector al diseccionar el bien y el mal que anida en nosotros.

“Me gusta saber hacia dónde voy y cómo llegar hasta allí”

Y ambientado en Atapuerca, yacimiento arqueológico que el autor describe con todo lujo de detalles, demostrando en cada página la amplísima documentación que ha tenido que manejar para escribir la novela. “Para escribir la novela me ha valido de una pizarra donde he ido colocando cientos de post it. Soy de los autores que escribe con mapa. Me gusta saber hacia donde voy y como llegar hasta allí”, expone de manera clara el autor.

En opinión del antiguo guionista de éxito, “lo que nos hace realmente humanos es la empatía. La novela creo que tiene mucho de filosófica porque he querido dar respuestas a enigmas que nos solemos plantear, como la aparición del mal en los humanos o el canibalismo, si fue por necesidad o por crueldad”. El lector se va a encontrar un thriller que no es sólo acción, aunque tenerla la tiene. “La novela da un giro espectacular hacia su mitad. Algo ocurre que no puedo desvelar”, anticipa el autor con una sonrisa de oreja a oreja.

Lo que no s hace realmente humanos es la empatía

Manuel Ríos San Martín continuó relatando situaciones de su novela según llegábamos a los diferentes escenarios de su libro, como la trinchera del ferrocarril o el CAREX, al llegar a la reproducción de una especie de poblado prehistórico, con dolmen incluido, el monitor David Canales decide que nos va a mostrar cómo hacer fuego sin nuestros mecheros. Dos palitos bastan para crear un fuego que en palabras de Manuel dio origen a la historia. “Alrededor del fuego nace la narrativa. Se sentaban alrededor del mismo para contarse historias que han pasado de padres a hijos durante milenios”, concluye el escritor en nuestro periplo por Atapuerca, antes de ir a degustar en el restaurante Landa las delicias gastronómicas de la tierra burgalesa.

Manuel Ríos San Martín ha trabajado en importantes productoras de televisión como Globomedia, BocaBoca y Diagonal, en las que ha ejercido de productor ejecutivo, director o guionista de series de televisión como Médico de familia, Menudo es mi padre,Compañeros, Mis adorables vecinos, Soy el solitario, Raphael, Rescatando a Sara o Sin identidad. Actualmente trabaja con la productora BTF Media, para la que está desarrollando un biopic sobre el cantante Joaquín Sabina que dirigirá Fernando León de Aranoa. Anteriormente, publicó el thriller "Círculos".

Puedes comprar el libro en:

Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.todoliteratura.es