Edición testing
19 de septiembre de 2019, 8:29:59
CRÍTICAS


“Una bala con mi nombre”, de Susana Rodríguez Lezaun

Por Javier Velasco Oliaga

Una bala con mi nombre” es la cuarta novela negra que publica la periodista y escritora navarra Susana Rodríguez Lezaun. Las tres anteriores novelas de Susana se había desarrollado en su tierra navarra, en esta ocasión ha decidido que la trama transcurra en Estados Unidos, lo cual es un acierto porque una trama como la ideada por esta autora se hubiese resentido si hubiese discurrido por nuestros lares.


La protagonista de esta novela es la restauradora del prestigioso Museo de Bellas Artes de Boston Zoe Bennett. Su vida transcurre de forma anodina y rutinaria desde su divorcio acaecido quince años atrás. A sus cuarenta años, es una mujer seria, solitaria y un tanto misógina que se refugia en su trabajo. En una tediosa fiesta del museo, a la que acude sola para conseguir donaciones, conoce a Noah Roberts, un jovencísimo y atractivo camarero buscavidas con el que, casi sin darse cuenta, inicia una alocada y tórrida relación.

Unas pocas noches después, Noah la convence para que visiten el taller de restauración cuando el museo ya ha cerrado sus puertas. Durante la visita son grabados por las cámaras de seguridad en una situación un tanto escandalosa. Horas más tarde, la tranquilidad de su vida estalla en mil pedazos para convertirse en un peligroso torbellino de avaricia y violencia.

La novela está narrada en primera persona por Zoe, en principio una persona ajena al mundo de la delincuencia. Extrañamente, se adapta perfectamente a su nueva condición y la protagonista parece sufrir una transformación revolucionaria en su personalidad. En la novela, nos encontramos con una Zoe llena de recursos que no dejará de sorprender al lector en cada una de sus páginas, dando un giro de 180 grados a su personalidad y aunque parezca que son los acontecimientos los que la arrastran, veremos poco a poco que es al revés.

Escrita la novela en capítulos cortos e impactantes, tiene una agilidad arrolladora. Ha conseguido Susana Rodríguez Lezaun un lenguaje muy diáfano y expeditivo. Muy a la manera de las grandes novelas de género de los años cuarentas y cincuentas de aquellos autores como Ross McDonald, Dashiell Hammet, Jim Thompson o Raymond Chandler. Incluso diría que el ambiente es muy parecido, sólo que actualizado a la nueva manera de vivir. Los estereotipos del género se mantienen, policías corruptos, hampones expeditivos y crueles, y buscavidas perdedores. A lo que hay que añadir una mujer de rompe y rasga, con una personalidad volcánica, que termina arrastrando a cualquier persona que se pone en su camino.

La pluma de Susana ha sabido sacar los rasgos más íntimos de los personajes de la novela. Todos están muy bien trabajados. Su literatura se caracteriza por lo concienzudo que describe a sus protagonistas. Si en la saga de David Vázquez, protagonista de sus tres anteriores novelas, vimos la precisión con la que le describe, en “Una bala con mi nombre” está igual de detallada la personalidad de Zoe Bennett, y de los otros personajes secundarios.

Al igual que la trama, que tiene varios giros copernicanos, lo cual le da a la novela una tensión in crescendo. Su estructura temporal es lineal, aunque el comienzo de la novela se hace con una escena que se sitúa casi al final de la trama. Un astuto truco para anticipar lo que le va a venir encima al lector y, por supuesto, a los protagonistas de tan alocado robo.

Estamos, pues, ante una excepcional novela negra que hará las delicias de todo buen lector del género. Una trama muy canalla, una protagonista igual de canalla que nos atrapa desde el comienzo y una escritora que ha publicado su novela más canalla hasta el momento. Una lástima si no nos volvemos a cruzar en el camino de Zoe Bennett, menos mal que siempre nos quedará el inspector David Vázquez.

Puedes comprar el libro en:

Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.todoliteratura.es