Edición testing
22 de septiembre de 2020, 8:33:09
ENTREVISTAS


Entrevista a Ana Campoy: “Nunca existe la perfección. Antes o después se mete la pata en algo”

Autora de "Familia a la fuga. Cerrado por fantasmas"

Por Javier Velasco Oliaga

Evidentemente, el curriculum vitae de Ana Campoy está clasificado. Aun así, hemos podido encontrar alguna que otra información sobre ella. Parece ser que ha colaborado con algún servicio de información periodístico y bajo otra identidad o quizá no, ha escrito algún que otro libro para gente menuda. Creo que para despistar. También ha colaborado, casi sin querer, en la sección oculta infantil del Festival avilesino Celsius 232, antes de lograr su punto de ignición.


Sus aventuras con la Familia F., "Familia a la fuga" ya van por la tercera entrega, "Cerrado por fantasmas", y sotto voce nos dice que está dispuesta a continuar, que dicha familia tiene cuerda para rato mientras siga escondiéndose de sus malvados perseguidores de la agencia Mandíbula. Su historia puede seguir dando mucho juego para los amantes del espionaje, la intriga y el misterio, tan misterioso, que en esta ocasión se enfrentan, en una mansión maldita, a todos los fantasmas que en el mundo han existido.

Llegamos a un nuevo final de año y otra novela de la familia F. ¿Le queda cuerda para rato a esta singular familia?

Por el momento, la familia F. sigue huyendo de la malvada organización Mandíbula. No tiene más remedio que continuar en el programa de protección de testigos que le ofrece la Agencia de Asuntos Anónimos. Los lectores están encantados con la serie así que mucho me temo que esta situación va a continuar así bastante tiempo.

¿Va a seguir a un ritmo de dos volúmenes por año?

Eso depende más de la editorial que de mí, pero supongo que si seguimos a este ritmo de entusiasmo, nada lo impedirá.

Nuestra querida Familia a la Fuga regresa en esta ocasión con “Cerrado por fantasmas”, después de salir de la gran ciudad. ¿Dónde pasan más desapercibidos, en medio de una gran urbe o en un ambiente campestre?

Realmente la familia F. hace lo que puede. Es cierto que a medida que hay más libros, los F. le van pillando más el tranquillo a esto de esconderse. Pero, como todo en la vida, nunca existe la perfección. Antes o después se mete la pata en algo.

¿No les basta ser perseguidos por agentes especiales que ahora tienen que vérselas con fantasmas?

Es que la trama se va complicando. En este libro incidimos en algo importantísimo para la vida en general: no todo es lo que parece.

¿Cuál de todos ellos les perturba más a la familia F?

Yo creo que lo que más aterra a los F. es la constante presión a que algo salga mal. El miedo a que algo malo ocurra. Lo bueno es que, poco a poco, tienen que aprender a vivir a pesar de ello. Siempre es bueno minimizar lo malo y tratar de centrarse en los momentos buenos.

“El humor es el mejor escudo en el mundo en el que vivimos”

¿Cómo logran solventar los problemas que les plantean estos nuevos enemigos?

Con buen humor, supongo. El humor es el mejor escudo en el mundo en el que vivimos.

¿Sin humor serían una presa más fácil?

Por descontado. El humor ayuda a relativizarlo todo. Estar constantemente en tensión no es bueno para nadie. El ingenio se atasca.

Este nuevo libro, ¿tiene influencias de la novela policiaca decimonónica?

Supongo que todo lo que escribo tiene influencia de muchas cosas. Confieso que el género negro me atrae desde siempre. En mi anterior colección, Alfred & Agatha, el misterio era fundamental. Supongo que tiendo a que haya cierta intriga también en Familia a la fuga.

¿Qué aporta un escenario gótico y solitario a la trama? ¿Complica las situaciones?

El escenario es importantísimo en Familia a la fuga. En este caso hemos pasado de una gran ciudad llena de gente a un hotel cerrado y solitario. El contraste entre los distintos lugares y el modo que tienen los personajes de irse adaptando es una de las cosas más divertidas de la serie.

En el libro hay una marcada conciencia ecológica. ¿Nos falta dicha conciencia al ciudadano en general?

Estamos en ello. Solo hay que mirar alrededor y darse cuenta de todo lo que está pasando. Curiosamente creo que son precisamente a los adultos a los que más cuesta convencer. La mayoría de los niños y jóvenes están totalmente implicados.

¿Saben los niños entretenerse en su tiempo libre sin tanta tecnología?

Los niños imitan desde que nacen lo que ven en los adultos. Más bien cabría plantearse si la sociedad está demasiado zambullida en las pantallas. Cada vez se ven menos libros en el metro, aunque eso no significa que no se lea. Creo que hay tiempo para todo. Y que la tecnología es útil si sabemos cómo utilizarla.

¿Qué protagonismo tienen los mayores, los abuelos, en el libro?

En Familia a la fuga tienen una gran importancia. Ginebra, la abuela, es una persona muy peculiar. Siempre he pensado en mis abuelos como personas muy sabias, que habían vivido muchas vidas y que les había dado tiempo a hacer muchas cosas. Eran como un cajón de anécdotas lleno de datos. Y quise llevar eso al extremo al crear a Ginebra. Tiene más vidas que un gato.

Los niños imitan desde que nacen lo que ven en los adultos

¿Tiene precio el consejo de nuestros mayores?

La experiencia es una sabiduría que se gana con los años. Supongo que los seres humanos reaccionamos de manera parecida en la vida. A base de ver la misma fórmula repetida una y otra vez, es más fácil prever cuál va a ser la reacción de alguien. Los abuelos no solo han pasado por donde nosotros. Es que han visto a muchísima más gente pasar también. Saben identificarlo todo.

El libro vuelve a estar ilustrado por Álex Alonso. ¿Han congeniado tan bien cómo se percibe en el libro?

Álex y yo hemos conseguido formar un equipo perfectamente coordinado. Sus ilustraciones aportan incluso a los giros de trama del texto. Ha llegado un punto en el que texto e imagen se complementan. Me divierto mucho trabajando con él.

Ahora, incluye un cómic central en 3D. ¿Qué aporta el cómic a la trama? ¿Y las ilustraciones en 3D?

El cómic en 3D fue idea de Álex. Siempre tiene propuestas estupendas y, en este caso, como ilustrador, le apetecía regalar un añadido a los lectores. Digamos que el cómic es un capitulito central que funciona de extra, y la idea es que se disfrute con las gafas 3D que regalamos también con el libro. La trama gana profundidad ¡literalmente!

¿Cuál será el siguiente paso?

Es curioso porque esta colección siempre sorprende. Yo firmo con que todo vaya tan bien como hasta ahora, aunque de momento estoy centrada en la escritura de la cuarta entrega. ¡No damos abasto!

¿Los protagonistas de Familia a la Fuga continuarán creciendo al mismo ritmo que sus lectores?

La idea es que se mantengan en su franja de edad. Una de las cosas que pretendemos transmitir con este libro es que la literatura infantil y juvenil es literatura para todos los públicos. No solo porque es así de base, sino porque los protagonistas de Familia a la fuga son de todas las edades.

¿Dónde podremos encontrarlos en el próximo libro?

Ya sabéis que no puedo revelar mucho de las ubicaciones de los F. Existe el riesgo de que puedan capturarlos. Aunque sí os diré que el próximo será un viaje muy movido y muy sorprendente.

¿Los retos se irán complicando cuanto más tiempo sigan como testigos protegidos?

Supongo que así será. Veremos qué les depara el destino. Aunque como autora me resulta fascinante crear universos que no paran de crecer y de desarrollarse. Con la familia F. no es para menos ¡Aún queda Familia a la fuga para rato!

Puedes comprar sus libros en:

Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.todoliteratura.es