Edición testing
10 de agosto de 2020, 1:57:12
ENTREVISTAS


Entrevista a Jordi Solé, “El género negro nos gusta porque toca temas cercanos desde una perspectiva que creemos lejana, pero que está ahí...”

Autor de "El Tigre y la Duquesa"
Por Hermenegildo Verdugo

Jordi Solé (Sabadell, 1966) fue periodista (y lector profesional de guiones cinematográficos), pero en algún momento entendió que las historias que quería contar necesitaban más imaginación y menos testimonio. Y eso que es difícil superar la realidad cuando se trata de la banda de ladrones conocida como Pink Panthers, protagonistas de su última novela, "El Tigre y la Duquesa" (HarperCollins Ibérica).


Tu protagonista se llama Elsa Giralt. La presencia de las mujeres policía en las tramas del género negro es cada vez más habitual. ¿Cómo se elige a un protagonista de un sexo o de otro?

¡Buena pregunta! Supongo que la propia elaboración de la trama te lleva a que el protagonista sea hombre o mujer. En este caso, al partir todo del hallazgo de una joven asesinada, me pareció que el celo de la protagonista sería más creíble si se añadía este plus de conciencia de género.

En la novela comparece el grupo de ladrones de joyas bautizado por la Interpol como “Pink Panthers”. El nombre suena simpático, pero ellos no lo son…

No, en absoluto. La mayoría son antiguos militares o milicianos, veteranos de la Guerra de los Balcanes, que todos recordamos como fue. Lo que pasa es que son tan buenos en lo que hacen, tan espectaculares, tan de película que uno no puede por menos que quedarse pasmado cuando descubre sus “hazañas". No es admiración, pero digamos que sí reconocimiento a una labor indiscutiblemente bien hecha. Y también ayuda que toda la violencia que despliegan en sus “trabajos” sea contra cosas y no contra personas. Vamos, que son como los de Fast & Furious, pero sin efectos especiales…

¿Cuál es su atractivo, digamos, literario? Porque creo que ha habido series, películas, cómics… pero, hasta ahora, ninguna novela con ellos de protagonistas.

Pues ese que te decía: que hacen cosas que parecen imposibles. Cuando lees que un solo hombre entró en una feria en Cannes y se llevó… ¡100 millones de euros! en joyas, pues tienes que ponerte la mandíbula en su sitio con las dos manos. O que son capaces de entrar a tiros en una cárcel suiza y sacar a uno de sus compañeros presos ahí, sin matar ni herir a nadie. Hitchcock ya decía que, si el villano estaba conseguido, solía ser mucho más interesante que el héroe. Pues estos son un rato interesantes.

Eres periodista, ¿te has cruzado con los Pink Panthers en desempeño profesional?

¡Ya me hubiese gustado! Pero no. De hecho, hace casi diez años que casi no ejerzo de periodista y me dedico a la ficción. Pero te aseguro que habría hecho un reportaje fabuloso.

Barcelona es una ciudad muy presente en el género negro. ¿Qué la hace tan atractiva?

A ver, aquí no voy a ser imparcial porqué Barcelona es mi casa y la quiero. Pero es una ciudad con mucha historia. Sólo en el siglo XX, durante la I Guerra Mundial fue un campo de batalla para los espías de ambas potencias; luego, escenario de la guerra sucia entre los pistoleros de la patronal y los de los sindicatos. Después, la lucha antifranquista. O sea, que nos va la marcha. Y luego, por otro lado, es un escenario fabuloso desde el punto de vista meramente estético. Pero repito: no soy imparcial. Una sugerencia: ¡venid a conocerla con vuestros propios ojos y entenderéis por qué!

¿A qué atribuyes el éxito del género negro entre los lectores españoles?

Españoles y de todas partes, ¿no? El negro es un género que nos gusta a todos porque toca temas que nos son cercanos, desde una perspectiva que queremos creer que es lejana pero que en realidad está ahí mismo. Al otro lado de la calle. Y cruzar de una acera a otra es más fácil de lo que parece. “Simpathy for the Devil”, simpatía por el diablo, que decían los Stones.

Tú también has publicado novela histórica, otro género que tuvo su momento de gloria. ¿Nos movemos por oleadas?

Los lectores no lo sé. Yo, como autor, me muevo por lo que me apetece hacer. Por la historia que en ese momento tengo en mente y quiero o puedo contar. Esta novela la llevaba dentro desde hace al menos cinco años, pero luego surgieron otros proyectos, encargos, cosas, y tuvo que esperar su turno, como en el peluquero. Pero si hacemos caso a mi agente, que es una crack de esto, creo que sí, que nos movemos por modas.

Hay autores, pienso en Sánchez Piñol, que tienen un éxito arrollador en catalán que no se traduce al mercado en castellano. ¿Nos estamos perdiendo mucha y buena literatura?

Déjame ir un poco más lejos: dime casos de autores catalanes, que escriban en catalán, vendan mucho en catalán y tengan el mismo éxito en castellano. Te sobran con los dedos de una mano. ¿Tan diferentes somos unos de otros? Ahora se insiste mucho en que no, pero cosas como esta parecería que dicen otra cosa. Es una pregunta muy buena, que debería responder alguien con más criterio e información que yo.

Supongo que, para un autor, cada novela es un paso, un reto. ¿Qué esperas de esta?

Que obtenga lo que se merece. Con eso me conformo. Pero si puedo pedir… ¿qué tal ser la nueva Dolores Redondo?

Puedes comprar el libro en:

Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.todoliteratura.es