Edición testing
4 de agosto de 2020, 13:52:12
ENTREVISTAS


Juan Bolea: “La verdad, como tal, no existe”

Autor de "Sangre de liebre"
Por Javier Velasco Oliaga

Sangre de libre” es la segunda novela que Juan Bolea dedica al detective Florián Falomir. Tal ha sido el éxito de este peculiar investigador que Bolea ha querido seguir con este personaje que tiene la rara cualidad de no dejarnos nunca indiferentes. Con su bonhomía y sentido del humor, Flo conseguirá resolver nuevos y peliagudos casos, donde el humor juega un papel muy importante. ¡Qué duda cabe que con humor las penas son menos!


En esta ocasión, Falomir tendrá que vérselas con un sujeto que es un mentiroso compulsivo, pero que no tiene mala fe. Las indagaciones que realiza por orden de Lu Sangara le llevaran a resolver nuevos crímenes donde la inteligencia del detective se verá puesta a prueba, superando todos los inconvenientes que aparecen en la trama volverá a dar una lección de su buen hacer detectivesco.

Sangre de liebre” es la segunda novela del detective Florián Falomir. ¿Qué le gusta de este protagonista para dedicarle ya dos novelas?

Su humanidad, sentido del humor y empatía.

Tiene pensado seguir con la saga del detective Falomir.

Sí, mi propósito es llegar a una serie de al menos 6 novelas.

En esta ocasión, no aparece la inspectora Martina de Santo. ¿La ha jubilado o la ha dado unas vacaciones?

Martina de Santo está de año sabático. Volverá con nuevos casos.

Ambos son personajes muy diferentes, casi antagónicos. ¿Se volverán a reencontrar?

Es probable, porque entre ambos, desde el primer caso que compartieron, “El síndrome de Jerusalén” hubo muy buena química.

¿Cómo definiría a su protagonista el detective Florián Falomir?

Es un hombre real, de carne y hueso, con formación diplomática y militar. Ha sido agente del CNI y ahora acaba de abrir una agencia de detectives, en la que volcará sus experiencias y talentos. Se apasiona por los casos que investiga, al extremo de involucrarse personalmente.

¿Siguen existiendo personajes como él?

Sí, yo creo que sí.

En sus dos últimas novelas, Zaragoza juega un papel muy importante. Convierte a la ciudad en una protagonista más. Me imagino que no frecuentará todos los escenarios a los que va Flo. ¿Le gustaría perderse en su ciudad de adopción? De los sitios que frecuenta el protagonista, ¿cuál le gusta más?

Zaragoza es la ciudad de Florián Falomir, donde se le conoce por su apodo cariñoso, Flo. También es el escenario de sus casos. Flo se mueve sobre todo por el casco viejo. Es aficionado a las tascas, a tapear y charlar, hasta que entra un asunto nuevo y debe concentrarse en su solución.

¿Qué gustos comparte de Falomir? ¿Es un buen gastrónomo?

Falomir es mucho más comilón y mejor gastrónomo que yo.

"La función de la novela policíaca es seducir al lector con la brillantez y el ingenio de sus tramas"

En esta ocasión, el nuevo cliente de Falomir, Lu Sangara trastoca su vida, aunque realmente hace falta poco para hacerlo. ¿Le gusta retratar a vividores como el presunto artista?

Lu Sangara es uno de los personajes más inquietantes que he diseñado en mis novelas. Muy ambiguo, con un origen misterioso, transgrede constantemente las fronteras del bien y del mal sin que sepamos en qué lado se encuentra a cada momento.

¿Cómo maneja las pasiones en protagonista?

Las pasiones son parte del caso en curso de investigación. Flo presta extraordinaria atención a los sentimientos de sus clientes o adversarios, en la seguridad de que pueden resultar muy clarificadores.

La novela negra española adolece de falta de humor

Tanto el socio de Florián, Fermín Fortón, como Beni la secretaria, juegan un papel más importante que en la entrega anterior. ¿Es fundamental tener buenos personajes secundarios en una novela?

Sí, los personajes secundarios deben arropar y definir al protagonista, ayudándole a ampliar la complejidad y el teatro de sus tramas.

La mentira juega un papel fundamental en la misma. ¿Somos una sociedad mentirosa?

La verdad, como tal, no existe. Sólo es una mentira incompleta. Nuestra sociedad, también incompleta, se miente siempre para no verse reflejada en su triste realidad o verdad.

Hay en la novela una cierta crítica social hacia un tipo de empresario avaricioso como Abdón Chaure. ¿Es función de la novela negra ejercer esa crítica?

Creo que la función de la novela policíaca no es ejercer una crítica social, sino seducir al lector con la brillantez y el ingenio de sus tramas.

No podemos contar el final, pero hay que señalar que la resolución del caso casi ocurre en la última página. ¿Cómo consigue mantener la tensión hasta el final?

Porque es una exigencia ineludible del género.

¿La verosimilitud es fundamental para novelas de este género?

Todo, siendo escrupulosamente falso, debe parecer, en efecto, verdadero.

Para finalizar, ¿cómo encaja el humor y la ironía en la novela negra?

Muy bien. Creo que la novela negra española adolecía de falta de humor. Flo intenta venir a ocupar ese hueco.

Puedes comprar el libro en:

Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.todoliteratura.es