Edición testing
24 de noviembre de 2020, 12:28:18
ENTREVISTAS


Entrevista a Luis García Jambrina: “Algunos conquistadores fueron a América hacer fortuna y lo querían hacer sin dar un palo al agua”

Autor de “El manuscrito del aire”
Por Javier Velasco Oliaga

Cuando hace poco más de diez años Luis García Jambrina rescató a Fernando de Rojas, autor de La Celestina, como protagonista de una novela no sospechaba el éxito que iban a tener sus obras sobre tan enigmático escritor y famoso pesquisidor. Ahora llega una nueva entrega de su tetralogía “El manuscrito del aire” con el que da un salto a América para contar el comportamiento de los conquistadores en el nuevo continente y el choque entre culturas.


Su novela anterior, “El manuscrito de fuego”, se desarrollaba en 1532, en esta ocasión retrocede en el tiempo para irse al 1515, a los primeros años de los conquistadores españoles en la isla de La Española, donde cometieron diferentes abusos que los curas dominicos quisieron atajar, en especial Bartolomé de las Casas que se suma como protagonista a esta saga del escritor zamorano.

“La isla tiene una atmósfera especial, un aire que lo envuelve todo, de ahí el título de mi nueva novela”, dice el escritor nada más comenzar nuestra conversación. Enseguida García Jambrina entra en materia, se nota que es profesor y no le gusta perder el tiempo. “La novela habla también sobre la escritura y de los muchos tabúes que hay en ella. Hay muchos temas, como el del maltrato a los indígenas, que no gustan ser tratados. Yo procuro ser lo más ecuánime posible en todo lo que cuento”, afirma el autor.

“Las cuatro novelas publicadas son un serie literaria que se pueden leer de forma autónoma. Da igual por la que se empiece, todas forman parte de un mismo juego literario”, puntualiza el autor de “El manuscrito del aire”. Su última novela mantiene las constantes de las tres anteriores: un misterio en apariencia irresoluble y una espectacular recreación histórica, a las que se suma en esta ocasión una inusual historia de amor con una indígena de la isla, hay que tener en cuenta que Rojas está casado en Talavera de la Reina.

Sus novelas tienen un referente común que es el “Holmes crepuscular”. “Siempre me gustó la forma de abordar la literatura de Arthur Conan Doyle y mis novelas pretenden mantener ese espíritu de investigación que tenía el maestro inglés, aunque mis novelas son más negras que las suyas. Además, vuelvo a utilizar a Fernando de Rojas que tira mucho de mí. Cada vez me apetece más seguir con este personaje, para ver todo lo que se puede desarrollar. Procuro hacer un recorrido tanto de la vida de Rojas como de la historia de España en su momento más importante. Por eso, al terminar esta tetralogía, me gustaría acometer otra. Puede ser bueno eso de escribir de cuatro en cuatro”, nos avanza el novelista histórico.

“En esos tiempos había grandes figuras en España, pero siempre me gusta que tengan un cierto trasfondo literario porque creo que hay que ofrecer elementos reconocibles a los lectores, pero también novedosos”, evalúa Jambrina que sobre todo le gusta que sus novelas tengan un componente enigmático muy señalado. “Me gusta lo ambiguo y la literatura híbrida, pero siempre dentro del género policiaco", puntualiza.

“Europa y América eran dos mundos absolutamente diferentes”

Luis García Jambrina sostiene con toda la razón que “Europa y América eran dos mundos que no tenían nada que ver entre sí, absolutamente diferentes. He intentado contar en la novela cómo eran los taínos, habitantes de La Española, pero quería hacerlo con la mentalidad de la época. En un primer momento no hubo apenas violencia, los taínos eran totalmente pacíficos, no así los caribes –los otros habitantes de la isla- que eran violentos y despiadados. Fue en el encuentro con ellos cuando surgieron las batallas. El problema principal es que los españoles no los reconocieron como hombres igual que ellos, los quisieron someter a un régimen de esclavitud. Ya en el segundo viaje de Colón se armó una buen zapatiesta por este motivo”, recuerda.

He intentado mostrar las dos caras de la conquista de América

“Para escribir la novela, me he basado en la crítica que en la propia época realizaron los monjes dominicos. El rey mantuvo una posición muy ambigua cuando decretaba las leyes, los encomenderos hicieron lo que les daba la gana”, razona el escritor y añade “Bartolomé de las Casas llegó a la isla como encomendero y fue posteriormente cuando se hizo dominico. Así pues, vio con su propios ojos las injusticias que se cometieron”.

El autor zamorano quiere dejar claro dos cosas: “los personajes encomenderos son todos inventados, pero basados sobre lo que he leído en la documentación y algunos españoles fueron allí a hacer fortuna y si era posible sin dar un palo al agua”. “Lo que yo he intentado es mostrar las dos caras de la conquista de América. Fueron mitad héroes, mitad villanos”, subraya Jambrina con decisión y ecuanimidad.

En su opinión, “hay que conocer toda la verdad. Hay, desde luego, cosas de las que avergonzarse y hay otras que las tenemos que reivindicar como, por ejemplo, el sermón de Adviento, entre otras, que fue la base de la posterior declaración de los Derechos Humanos”.

La pretensión del autor al escribir la novela era que “la quería hacer muy emocional. La conquista fue un encontronazo entre dos culturas. Había un desconocimiento mutuo, por eso el romance amoroso entre los protagonistas me vino muy bien. Dos culturas diferentes, dos formas de amar distintas. Todo era muy impactante para ambas culturas. La curiosidad ayudó mucho en ese encuentro", apunta.

Para concluir, Luis García Jambrina quiere recalcar que “me gusta abordar mis novelas desde diferentes puntos de vista y de formas de narrar. Cabe desde la tragedia, pasando por la intriga, hasta el humor, que sirve para mantener una cierta distancia con los hechos. Hay que tener en cuenta que La Celestina, la obra de Rojas nuestro protagonista, está llena de humor”, finaliza.

Puedes comprar el libro en:

Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.todoliteratura.es