Edición testing
14 de agosto de 2020, 2:10:48
CRÍTICAS


“El mar de octubre”, de Francisco Silvera

Ediciones AKAL
Por Paco Huelva

El doctor en filosofía, profesor, narrador y músico Francisco Silvera, pareciera haber encontrado la caja de Pandora y se ha dejado caer, nuevamente, con una agradable sorpresa; en este caso abordando una “nouvelle” de serie negra: “El mar de Octubre”, publicada en Ediciones AKAL.


Es autor de “Las apoteosis”, “Libro de las taxidermias”, “Libro de los humores”, “Libro del ensoñamiento”, “Álbum blanco”, “Tenebrario”, “De la luz y tres prosas granadinas”, “Mar de historias”, “La gloria del mundo”, “Obra y edición en J.R. Jiménez. El poema en vivo”, “Libro de los silencios" (Premio de la Crítica de Andalucía en 2.019), “Pintar el aire”, “Las criaturas”, además de prologar y editar la obra del poeta granadino Antonio Carvajal con el texto “Alzar el vuelo”, y de codirigir, junto con el también profesor Javier Blasco: “Obras de J.R. Jiménez”.

Me he dado el placer de leer casi todas sus obras y, cada entrega, Francisco Silvera se me ofrece con un distinto sesgo de esa multitud de fisonomías que todo ser humano dispone -hablo de lo literario, en este caso-, y expondré algunas de esas “epataciones” que tanto me interesan como lector: por el medido y ajustado uso de la palabra; por la recuperación intencionada -porque ya es una constante en su decir- de terminologías en desuso, muchas de ellas de una definitoria belleza y que, sin embargo, se perdieron por las esquinas de los usos modales; por la concreción; por la presencia pasional y cadencial de la música en todos sus textos; por la poda que hace de lo superfluo y por la libertad que deja al leyente para que interprete lo escrito, entre otras causas.

Pero, vayamos a “El mar de octubre”, que es lo que nos concierta aquí. Como se dijo, se trata de una “nouvelle”, ese material narrativo que Cortázar definiera como “un género a caballo entre el cuento y la novela”, y que tanto utilizara él mismo, así como Philip Roth, Nabokov, Dostoyevski, Bolaño, Don de Lillo y tantos otros.

Si el lector pasa el primer capítulo de este libro, donde se narra escuetamente un peculiar homicidio, no tendrá solución alguna: habrá de llegar inexorablemente a su resolución.

Ambientada en Barcelona, Huelva y la Bretaña francesa, Francisco Silvera en “El mar de Octubre” disecciona la turbiedad de ese subsuelo existente por debajo de la normalidad, y que forma parte de lo que somos como sociedades avanzadas y cultas, aunque nos neguemos a aceptarlo o intentemos ignorarlo: la existencia de policías corruptos; el movimiento de la droga y sus nefastas consecuencias; un cementerio marino cercano a una base militar, que es utilizado para deshacerse de lo que estorba; familias rotas por la ausencia, por la escasez o por la indigencia; trata de personas; lucha entre bandas rivales; asesinatos urdidos por personas “respetables y de prestigio”…

En fin, una novela negra, cuyo tempo es controlado de manera hábil por el narrador, con capítulos muy cortos, acompasados por la música -siempre presente-, y que deja un regusto a regalía en el paladar del lector.

Lea “El mar de octubre”, porque la vida es sendero, y no se vuelve.

Puedes comprar el libro en:

Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.todoliteratura.es