Edición testing
8 de agosto de 2020, 2:58:21
ENTREVISTAS


Sonsoles Ónega nos ofrece "Mil besos prohibidos"

Por Javier Carrascosa

Sonsoles Ónega, Madrid, 1977, ha desarrollado su carrera profesional en distintos canales de televisión. En CNN+ y Cuatro hizo crónica de tribunales y desde 2008 hasta 2018 fue la corresponsal parlamentaria de Informativos Tele5. Desde junio de 2018 presenta el programa Ya es mediodía en Telecinco. Además colabora en Herrera en COPE y en La linterna de Ángel Expósito. Autora de cinco novelas, Después del amor recibió el Premio de novela Fernando Lara 2017.


Mil besos prohibidos, sugerente titulo para una novela

Sobre todo ha adquirido un nuevo significado en estos tiempos de besos y abrazos prohibidos. Una casualidad… ¡casi profética!

¿Hay besos que no son prohibidos?

¡Naturalmente! Los besos permitidos, los que no sacuden las vidas de los que besan y se besan, los que no tienen que sortear obstáculos para consumarse.

¿Hay historias de amor que no deberíamos recordar?

Si son de amor siempre deben ser recordadas. Hay que olvidar aquellas que acarrean dolor o maltrato. Aquellas en las que solo queda el regusto amargo del sufrimiento.

La Gran Vía como escenario principal ¿Qué motivo te llevo a elegir esta calle y no otra de Madrid?

Es un capricho personal y una rendición absoluta ante un escenario tan evocador. Llevaba tiempo rondándome la necesidad de hacerlo y por fin ha llegado con esta novela.

¿Como has construido la trama de una historia de amor extraordinario, donde los protagonistas se revelan contra su mayor obstáculo: la fuerza de la pasión?

Las historias siempre las construyo en un folio en blanco o, mejor dicho, en un cuaderno que inauguro en cada nueva novela. Me apetecía mucho recrear un amor interrumpido, explorar esas costuras a punto de estallar en personajes que han sido condenados a la distancia, pero no al olvido.

Me apetecía mucho recrear un amor interrumpido, explorar esas costuras a punto de estallar en personajes que han sido condenados a la distancia

¿Algún personaje de está novela tiene algo de ti?

Costanza tiene de mí ese vicio, a veces poco sano, de endulzar el pasado más de la cuenta. Creo que nos pasa a todos… Creemos que la vida vivida fue mejor o más intensa que la vida presente.

Que fue antes ¿la pasión de la escritura o el periodismo?

Escribía antes de ejercer el periodismo, así que supongo que la escritura estuvo antes, pero me he criado en un ambiente familiar en el que el periodismo era el centro de nuestras vidas. Ambas pasiones se cultivaron al mismo tiempo.

¿La historia de los protagonistas puede tener semejanza con tú vida?

No… Es cierto que todos tenemos un primer amor al que recurrimos de cuando en cuando. Pero solo en eso me parezco a ellos.

¿Una vez acabada la obra las dejado que la leyera alguien de tu entorno para que te diera su opinión?

Solo mis editoras han leído los manuscritos antes de ser publicados. No me gusta molestar a mi entorno con los primeros folios.

Ahora que ya está en las librerías, si pudieras ¿rescribirías algún capitulo de la novela?

No lo había pensado… la verdad. Dudé mucho con el desenlace. No sabía si Costanza o el padre Mauro merecían algún tipo de castigo por su empeño, en ocasiones enfermizo, por resucitar su historia, pero al final se impuso la necesidad que todos tenemos de ser “razonablemente felices”.

El libro trata de la historia de amor que Costanza y Mauro vivieron veinte años atrás. ¿Se puede considerar como una novela nostálgica?

Es una novela que hurga en la memoria, en sus trampas, en su extraño laberinto, y la nostalgia suele revestir aquellos recuerdos que tejen nuestras vidas.

¿Que proyectos literarios tienes en mente?

Estoy empezando a trabajar en la siguiente novela, pero de momento ¡no he puesto ni los andamios! Estoy en ese maravillo proceso de recolección de ideas.

Puedes comprar el libro en:

Todoliteratura.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.todoliteratura.es